AMLO consolida el poder y desenmascara a la oposición

Por: José Lima Cobos*

Pese a la campaña sucia que emprendieron, no el PRI, PRD Y PAN, en contra de Andrés Manuel López Obrador, sino los fuertes intereses económicos que se niegan a morir, encabezados por las televisoras y los bandidos de “cuello blanco” que están al acecho para atracar y saquear al país -además de las trasnacionales beneficiadas en los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto-, el presidente se consolida y, si bien no cuenta con el instrumento de control político y militar de un Estado Mayor presidencial  poderosísimo, la fortaleza la sustenta en la honestidad, reflejada en la austeridad republicana.

No me quiero imaginar qué sería de México ahora si López Obrador no hubiera llegado a la Presidencia de la República y ante la crisis de la pandemia, si no pone dique a la corrupción y exige el cobro de los impuestos a los que no pagaban antes, que son y fueron cientos de millones de pesos, pues hay que reconocer que el país estaba quebrado y en estos momentos tendríamos un endeudamiento endemoniado; sin embargo, tuvimos la capacidad de capotear la situación y  por la capacidad e inteligencia, como se manejaron las cosas, podemos decir y presumir que ya empezamos a ser un país de respeto.

Las circunstancias actuales han puesto de relieve el grado de corrupción e impunidad que  prevalecía y –creamos o no- todavía existe, dado que no es fácil destruir la fuerza de las alianzas económicas existentes que el talón de Aquiles de cualquier sistema político, por más que se piensa que llegando al gobierno  se tiene el poder, no es cierto, habida cuenta que la fuerza económica está en las manos de unos cuantos que medran dentro del gobierno y deciden el futuro a su favor, y que pueden llevar a un gobierno a su tumba, así se ha visto en latinoamericana y miremos como se vive.

Si se investiga a fondo lo acontecido en el proceso electoral reciente, se va a evidenciar a qué nivel de perversidad se llegó para debilitar al gobierno; sin embargo, las respuestas puntuales del presidente  de la república no se dejaron esperar, es decir, jamás guardó silencio y mantuvo el activismo digno de un gobernante que piensa en el futuro del país y su bienestar, porque la alianza consolidada con los tres partidos más fuertes del país -que fueron los mismos que firmaron la destrucción de Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad para desaparecer lo que históricamente llena de  orgullo, como es la nacionalización de esos recursos para beneficio del país por parte de los presidentes Lázaro Cárdenas y López Mateos- venían con todo, y lo demostraron, solo que olvidaron que hay honestidad y pulcritud extrema en la acción gubernamental, y que sacó a flote la epidemia, y más que nada la elección del 6 de junio que deja en evidencia a la alianza conservadora encabezada por el PRIAN.

No existe duda que se iba o se fue con todo contra el gobierno, tan es así que festinaron sus pírricos triunfos con alarde de mejor causa, pero lo importante es  que confesaron y se quitaron las máscaras, no de judas sino de auténticos atracadores y bribones en contra de la nación, y ahora toca la oportunidad para, sin venganza, hacer que se respeten aquellas leyes que no dañan la economía nacional y que se enfrente con rigor republicano a establecer las bases para una auténtica transformación social, haciendo que a los involucrados en los crimines de Estado cometidos contra la nación se les castigue y, aunque ya están en la cárcel algunos, creemos que todavía es una minoría ridícula y que faltan más.

La tibieza o lentitud en el actuar para castigar a todos los responsables se le puede revertir a la nación, pues una nauyaca herida es más peligrosa, por eso, ante la próxima consulta para castigar a todos los causantes de la falta de medicamentos, hospitales, carreteras, escuelas, encarecimiento de la luz, gasolina, diesel, alimentos y demás enseres para la subsistencia humana, en fin, la pobreza descomunal del país tiene que castigarse o, por lo menos, que se regrese lo robado.

No hay satisfacción social, solo repudio y enojo con que la maestra Elba Esther Gordillo, Deschamps, Collado, Fox, Zedillo, Salinas, Calderón, Peña, y los que recibieron sobornos para enajenar los bienes de la nación, deambulen placenteramente o tengan bienes en el extranjero, mientras millones de mexicanos viven en la más execrable miseria.  

Al consolidar López Obrador el poder de la nación con doce gubernaturas, sin el alarde de la oposición y los medios de comunicación porque ganaron nueve alcaldías en la Ciudad de México, habla de la desesperación por su desastre, pues el objetivo estaba en ganar la Cámara de Diputados, de manera que pudieran manejar los moches y hundir al país, objetivo claro y de la mayor perversidad.

limacobos@hotmail.com

Twtter@limacobos1

00
Compartir