AMLO y los riesgos que corre al no tener alianzas en 2018

Las elecciones del 4 de junio dejaron en claro que las alianzas electorales pueden ser muy competitivas y hasta llevar al triunfo. En el Estado de México, Coahuila y Nayarit ganaron los abanderados de coaliciones; y en Veracruz el bloque PAN-PRD se llevó 106 municipios. Con este contexto la mayoría de los partidos están evaluando ir coaligados en 2018; sin embargo Andrés Manuel López Obrador ya le cerró la puerta a sus posibles aliados. 

Durante el Congreso Nacional Extraordinario de Morena, Andrés Manuel aseguró que la única alianza posible en 2018 será con los ciudadanos y que “por congruencia, no podía marchar junto con partidos al servicio del régimen como el PRI, PAN, PRD, Verde, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza”. 

¿AMLO estaría cumpliendo amenazas?

Parece que López Obrador está dispuesto a cumplir las amenazas que lanzó a los partidos de izquierda durante las más recientes campañas electorales: “Sus candidatos deben declinar por los de Morena, de lo contrario se olvidan de una alianza con nosotros en 2018”. 

Los ultimátums de Andrés Manuel al PRD, Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo se convirtieron en cosa de todos los días, igual que las negativas del Sol Azteca, solo los petistas cedieron a las presiones del líder de Morena. 

En el caso del PT es comprensible que sucumbiera ante el tabasqueño, pues debe obtener los votos necesarios para mantener su registro y la unión con Morena el próximo año le garantiza su sobrevivencia. 

Por su parte, PRI y PAN saben que requieren de una alianza con los partidos pequeños si quieren ganar la Presidencia de la República. Mientras que el PRD, resultó fortalecido de los comicios en el Estado de México, y venderá cara su compañía electoral, el acercamiento más importante que ha tenido hasta ahora es con Acción Nacional. 

pan_prd_notas7220517.jpg

¿AMLO necesita de otros partidos?

Priistas, panistas y perredistas saben que nos les alcanza para competir solos en la elección presidencial, pero al parecer Andrés Manuel comienza a creer que a él sí, y que basta con que sume el apoyo del PT. 

Si bien López Obrador encabeza las encuestas de cara a los comicios de 2018, la verdad es que para ganar por un amplio margen requeriría de ir en bloque con otros partidos. 

Hasta el momento la estrategia del tabasqueño para debilitar a otros partidos, principalmente al PRD, ha sido quitarles militancia. Morena se ha nutrido de legisladores de extracción perredista en el Senado, donde dejó a la bancada del PRD en los huesos. Mientras que en estados como Coahuila, Nayarit y Veracruz los expriistas son los que acaparan las filas de Morena. 

¿Al PRD le conviene alianza con Morena?

En enero de 2017 parecía que el PRD agonizaba y que la única cura era una alianza con Morena, aunque después de los comicios del 4 de junio, en los que se renovó la gubernatura del Estado de México, Juan Zepeda tuvo un buen desempeño y mostró que los perredistas son capaces de rearticularse, tal como lo señala Fernando Dworak, colaborador de Político.mx.

El PRD se dio cuenta de que no le conviene negociar una alianza con Morena, pues Andrés Manuel impondría sus intereses y dejaría en desventaja a los amarillos; quienes correrían el riesgo de perder la Ciudad de México, su principal bastión y cuya jefatura de Gobierno también se renovará en 2018. 

Los analistas auguran que una megacoalición sería la que podría llevar o alejar a Andrés Manuel a Los Pinos en 2018, el tiempo para pensar en posibles alianzas es ahora, pues en septiembre inicia el proceso electoral y comenzarán a definirse los candidatos. 

Político MX

00
Compartir