Andrés, el rapero de la Rafael Lucio que murió en los separos de la policía

Andrés era querido en el barrio de la Rafael Lucio, primero porque su música de rap, luego porque era serigrafista y diseñador, de los buenos, recuerdan sus amigos y familiares.

Era conocido como el Crazy área 238 en el barrio, pero también por ser el compa que ayudaba a los jóvenes del barrio para tratar de salir de las adiciones.

Un cartel a la entrada de la casa de Andrés advierte de las medidas por la contingencia del Covid-19, pero eso no impide que familiares y amigos se concentren en una pequeña sala donde está el féretro del joven.

“El no merecía morir así,  era buen compa, yo lo veía en el crucero en las mañana, siempre me decía «Vatos, Dios los bendiga, dense un vuelta por el grupo, ahí los esperamos, Dios lo puede todo”, cuenta un joven que limpia parabrisas en Lázaro Cárdenas entre lágrimas mientras recuerda a Andrés.

Apenas hace 8 días se había convertido en padre por quinta vez, tenía 33 años, era alto, de complexión robusta y sano, por eso su familia duda de la versión de la policía que dice que murió de un infarto fulminante tras ser detenido e ingresado a los separos del Cuartel San José.

Andrés Navarro era popular entre los jóvenes del barrio y entre los raperos de Xalapa; tenía su marca, Adonai Clothing Xalapa, era un diseñador nato, en sus planes estaba estudiar la carrera de diseño en la universidad.

Hasta su funeral han llegado decenas de sus seguidores y jóvenes del barrio de pandillas que él ayudaba, luego de que el mismo fuera pandillero en su juventud, y lo dejará tras convertirse al cristianismo y acudir a grupos de doble AA.

Sobre su féretro está una fotografía de él con la leyenda «Dios contigo, hoy y siempre”.  A unos metros está la cocina y junto un pequeño cuarto que da al patio, es el pequeño taller de serigrafía de Andrés.

Su familia cuenta que era un joven talentoso, diseñaba en computadora y hacía también vinilos para decorar automóviles, imprimía camisetas y gorras de diseños propios que eran muy cotizadas entre sus amigos.

Hay dudas de la versión policiaca 

La familia de  Andrés Navarro duda de la versión policiaca que informa que murió de un infarto al miocardio fulminante con múltiples traumatismos, tras ser ingresado a los separos del Cuartel San José  de la policía estatal por alterar el orden público.

Los hechos al parecer ocurrieron el sábado y la familia a la fecha no tiene la necropsia de ley, sólo les fue entregado un dictamen médico preliminar. Al reconocer el cuerpo, la familia documentó que Andrés tenía diversos golpes en el cuerpo y uno en la cabeza.

La última vez que vieron a Andrés fue el sábado a las 10:30 de la mañana cuando salió de su casa a entregar unos vinilos de auto al fraccionamiento Jacarandas, tras reportarlo como desaparecido, el domingo al mediodía dos patrullas llegaron hasta el domicilio de la familia a tomar datos, y dos horas después, la Fiscalía General del Estado informó a la familia que el joven había muerto de un infarto.

El  sábado alrededor de las 10:30 de la mañana, Andrés Navarro salió de su casa en la colonia Rafael Lucio a colocar unos vinilos a un auto, dos horas después transmitió en vivo desde el fraccionamiento Jacarandas.  Informó que había una patrulla y que algo raro pasaba “ cualquier cosa si desaparezco, ya mandé la dirección” “si alguien está viendo este video, manden una patrulla al parecer me quieren secuestrar.. pero Dios todo lo puede”.

Lo siguiente que se puede ver, es un video que circula en redes sociales donde Andrés está acorralado, en las manos tiene un bat, y unos diez policías tratan de calmarlo mientra grita “ me quieren secuestrar”, alguien graba, pero cuando los policías se avientan encima de él, un policía pide dejar de grabar.

Lo que sigue después es poco claro para la familia, fue ingresado a los separos del cuartel de San José de Seguridad Pública, pero desde ahí no hubo comunicación con la familia y tampoco hay registro de su ingreso, pues las cámaras de seguridad de la zona no funcionan.

El cuerpo de Andrés les fue entregado a la familia el domingo alrededor a las 9:30 de la noche. “No fueron para avisar, no nos avisaron, lo entregaron sin pertenencias, sin celular, solo el cuerpo”, cuenta la familia.

La familia ha iniciado un proceso jurídico con un abogado para deslindar responsabilidades, saber qué fue lo que ocurrido en realidad y ha interpuesto también una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

En redes sociales, la Secretaría de Seguridad Pública informó que pondrá a disposición de la autoridad competente los reportes policiacos e informes policiales para las investigaciones y trámites de ley luego del fallecimiento del joven.

 

 

 

Con información de AVC

00
Compartir