Arranca el proceso para destituir al gobernador Javier Duarte en Veracruz

• Entre los probables relevos: José Yunes, Amadeo Flores o Jorge Carballo
• El País confirma: operación de Estado para excarcelar a Humberto Moreira

Ayer se echó a andar la maquinaria para destituir al Javier Duarte de Ochoa.

Comenzó con consultas para actuar en doble vía:

1.- El mecanismo para hacerlo a un lado.

Y 2.- determinar a quién se pone en su lugar.

Complicado todo, dadas las condiciones de Veracruz desde cualquier ángulo: ingobernabilidad, malos manejos presupuestarios, violencia institucionalizada, ataques a comunicadores, persecución de opositores, crisis administrativa.

Desgobierno, pues.

La operación es dirigida desde el Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde despacha Manlio Fabio Beltrones, con la autorización superior.

Y la autorización, ya se sabe, es la Presidencia de la República.

Además del oficio de Beltrones, Enrique Peña Nieto tiene un operador de altísima lealtad en el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, quien da seguimiento a todos los actores.

Usted tuvo un avance el pasado jueves 18 de febrero, donde hablamos de las preocupaciones en el mando político del país.

Escribimos:

“Tanta preocupación ha pasado a una siguiente etapa: ¿qué hacer con el gobernador Javier Duarte para atemperar las pasiones en aquella entidad del Golfo de México?

“Y por el ánimo observado, no se sorprenda usted si en días –digamos cinco–, se decide actuar para intentar recuperar la gobernabilidad, fortalecer la seguridad pública y garantizar elecciones pacíficas.

“Ya se verá cómo se actúa.

“Los escenarios bajo análisis son variados:

“El menor podría ser un llamado a cuentas para evitar torpedeo en las campañas, habida cuenta de su animadversión con el priista Héctor Yunes y los escándalos previsibles del panista Miguel Ángel Yunes.

“Una intermedia sería pedirle amablemente organizar su salida con algunas consideraciones, equivalentes a poner un interino cercano, no ser perseguido por sus estelas de deuda, inseguridad, arbitrariedad y persecución de opositores.

“La última, la más extrema, sería enfermarlo bajo amenaza de un proceso por las denuncias en su contra.

“Ninguna de esas vías es deseable para un gobernador en problemas.

“Días difíciles para Javier Duarte”.

JOSE YUNES, AMADEO FLORES O JORGE CARBALLO

Hasta ahí el escenario de la semana pasada.

Ahora el reto es encontrar un hombre conciliador, capaz de regresar a Veracruz a la gobernabilidad, comunicar con priístas y opositores –“Javier Duarte no se entiende con nadie”, me dijeron ayer- y garantizar un proceso electoral institucionalizado, en orden.

No hay mucho.

Aun cuando Duarte de Ochoa aceptara humildemente irse, no puede impulsar a su secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, porque heredaría el desprestigio y equivaldría a heredar los malos modos para la etapa sucesoria.

El ideal sería el senador José Francisco Yunes, aspirante dejado en el camino por el candidato Héctor Yunes, muy popular y primer enlistado para las votaciones de 2018.

Aquí está el problema: no renunciará a un futuro gubernativo de seis años.

Considerado así, en el horizonte quedarían dos a la vista:

-Felipe Amadeo Flores Espinosa, presidente estatal del PRI, ex diputado y con larga carrera administrativa en el estado.

-Jorge Carballo Salinas, coordinador de los diputados federales de Veracruz, aunque desde ya blanco de algunas críticas.

Por: José Ureña/ “Teléfono Rojo”

00
Compartir