Avanzamos por generaciones

Un financiero en Júpiter

Por Rodrigo Curiel

Como sociedad, nuestro desarrollo es generacional.

Vamos avanzando a través de los años, sólo basta con revisar la historia.

Un buen lugar para empezar es el teléfono celular.

Todo empezó seis mil años A.C., en Mesopotamia, cuando por accidente se descubrió en la arena un mineral con el que empezamos a hacer vasijas de vidrio, después adornos para casas y más tarde lentes, telescopios, etc.

Otra gran invención fue el teléfono, inventado en 1876 por Alexander Graham Bell.

Y así, ocho mil años más tarde, y gracias a un conjunto de ingenieros, empresarios y científicos, tenemos teléfonos celulares hechos de vidrio, con mayor capacidad que las computadoras que mandaron el Apollo 11 a la Luna en julio de 1969.

La mayoría de las cosas que hemos inventado como especie; automóvil, medicinas, aviones, rascacielos… han sido el resultado de un conjunto de mentes brillantes a través de los años.

Sólo hay un lugar donde parece que no hemos avanzado: el sistema jurídico. Las sociedades modernas, en pro de la democracia, hemos permitido a nuestros “representantes” aprobar una cantidad de leyes absurdas.

Bien decía el gran historiador Cornelio Tácito: Corruptissima republica, plurimae leges» (La república es más corrupta mientras más leyes tiene).

Y eso es justo lo que tenemos hoy, sistemas jurídicos imposibles de comprender para el ciudadano común y corriente, que benefician a las clases más acomodadas creando realidades paralelas.

Espero que no nos tome, como al teléfono celular, otros ocho mil años para tener un sistema jurídico casi perfecto y justo para todos.

Quedo a sus órdenes para cualquier cosa en:

Email: financiero.jupiter@gmail.com

Twitter: @curiel_rodrigo

00
Compartir