Ay, Andrés, otra vez de gira

Por Jorge Curiel H.

Este lunes comienza el mes de junio y con él la gira de Andrés, una más de las contradicciones que han caracterizado su mandato.  Aunque el semáforo sigue en color rojo –semáforo que creó el actual gobierno y al que le asignó los colores rojo, naranja, amarillo y verde para establecer lo grave de la pandemia- Andrés, como es y ha sido siempre su costumbre, comenzará una gira para dar el banderazo de salida a las obras del Tren Maya, viajando por carretera y visitando los estados de Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Veracruz.  Está confirmado por la oficina de la presidencia que en cada uno de los lugares que visitará realizará un acto, eso sí, con todas las medidas necesarias para mantener la sana distancia y evitar posibles reproches ante tal imprudencia.  Pareciera que la sed de elogios y esa enorme necesidad de recuperar su cada vez más escasa popularidad, está haciendo que Andrés cometa error tras error y esta vez, además, un error sazonado con imprudencia.

Según los últimos datos, y a decir de los expertos, los contagios siguen en aumento y pareciera que no cesarán en las próximas semanas; sin embargo, el Gobierno Federal comete una enorme estupidez permitiendo que el presidente realice esta gira, primero que nada denota un desconocimiento total de la gravedad que representa la contingencia provocada por el COVID-19, el número de contagios y muertes que esta pandemia ha causado, y en segundo lugar, la enorme preocupación de Andrés por su popularidad, ya que sabe que él es producto de propaganda y no de propuesta, y al carecer todavía en su segundo año de gobierno de la segunda necesita alimentar la primera para mantenerse, como dicen los mercadólogos, en el “top of mind” de los consumidores.

Por lo pronto, en Cancún, que es el primer lugar que visitará Andrés en su gira, la noticia de su llegada ha causado más descontento que expectativa, provocando en la población varias manifestaciones que al unísono gritan a voz y pancarta #AMLOVeteYa, lo mismo en calles y avenidas de la ciudad que en las redes sociales.

Espero que tanto el Gobierno Federal, como Andrés, quien lo preside, entiendan la gravedad del desacato. La gente interpreta sus mensajes y siguen sus acciones, es una equivocación dar el mensaje de que la pandemia ha cedido.

Andrés, la gente te sigue y la gente creerá que lo peor ha pasado, cuando los datos dicen todo lo contrario.

Estoy a sus órdenes para cualquier comentario sobre esta columna en: 

jcurielh@gmail.com

00
Compartir