Ayotzinapa en Veracruz

•El secuestro y asesinato de unas chicas en Poza Rica, Xalapa y Veracruz la misma semana, produjo tanto coraje social, de tal forma que algunos ciudadanos hablaban del Ayotzinapa de Arturo Bermúdez (el responsable de preservar la seguridad en la vida y los bienes) y Luis Ángel Bravo Contreras (de investigar los hechos y aplicar justica, antes, mucho antes de que se convierta en impunidad)

El feminicidio en Veracruz se está convirtiendo, puede mudar en el Ayotzinapa de Veracruz y que por lo pronto han rebasado al secretario de Seguridad Pública y al Fiscal.

Por ejemplo, el viernes 8 de mayo, cuando trascendiera el crimen de Columba Campillo, de 16 años, luego de que el miércoles 6, fuera levantada en el bulevar, se registró una histeria en el Instituto del Valle de México, antes Villa Rica, donde estudiaban.

Los padres de las chicas de secundaria y el bachillerato, y hasta de la universidad, se desplazaron desde sus casas, incluso, desde otras regiones de Veracruz, para llegar lo más pronto posible a la escuela y llevarse a sus hijas.

De algún modo se reprodujo aquella sicosis de que cuando en el año 2011 circularan en las redes sociales que estaban raptando a niños de escuelas primarias y la ciudad jarocha fue una locura de los padres corriendo a las escuelas por sus hijos.

Tal cual, y con la chica secuestrada y ultrajada de manera multitudinaria en el CONALEP de Xalapa, y Melissa, la universitaria de la UDICA desaparecida, y la chica secuestrada en Poza Rica, en la misma semana, hubo quienes aseguraban que Veracruz ya tenía su Ayotzinapa.

Incluso, el mismo viernes en la tarde se registró la primera marcha pacífica por Columba en el puerto jarocho y ayer domingo en la tarde otra más del asta bandera del bulevar a la estación del Acuario.

La misma psicosis que cuando el incendio en la guardería ABC, de Sonora, y cuyo resultado fuera la derrota del candidato priista a gobernador.

La inseguridad llevada al extremo, en el otro lado de la imaginación, donde los infantes como el caso de Karime Alejandra en Coatzacoalcos, y los estudiantes de primaria y secundaria y bachillerato, sobre todo, mujeres, tienen un precio para el secuestro y el rescate, y de paso, quizá, acaso, la violación.

EL FISCAL ATRAPADO EN BANDAZOS

Así, y digamos para evitar que el Ayotzinapa de Arturo Bermúdez y Luis Angel Bravo Contreras siguiera multiplicándose en tierra fértil, el Fiscal ha tenido unos bandazos en las últimas horas, unas cuantas luego de que el cadáver de Columba apareciera en un lote baldío.

Primer bandazo: la filtración de que atrás del crimen estaban los narcos.

Segundo bandazo: que la hipótesis de los malosos estaba descartada y ahora eran unos juniors integrantes de La banda de los Porkys, entre unos, el hijito de un político renombrado en el sexenio de Agustín Acosta Lagunes.

Tercer bandazo: que tal teoría se descartaba y era el entorno familiar.

Cuarto bandazo: que eran un expolicía y una amiga de la mamá de Columba, la señora Paloma, conocida en Veracruz por su restaurante en Cardel, de nombre La higuera blanca, donde con sus hermanas, todas guapas, guapísimas dice un cronista, eran las meseras.

Quinto bandazo: que la autora intelectual es una señora, también guapa, de nombre Ileana, oh paradoja, familiar de la tuitera Maruchi Bravo Pagola.

Y antes, mucho antes de que el hecho fuera trascendido a plenitud se hablaba ya de que se trataba de una venganza del Fiscal contra Maruchi.

Sexto bandazo: que fue una banda de secuestradores que iba por otra persona en el bulevar; pero vieron a Columba, les gustó y se la llevaron.

Demasiada, excesiva prisa, cuando, bueno, una investigación policiaca tarda, y más, para comprobar los hechos, pues, incluso, y de por medio, hacia el llamado final del día ocurre que el político se va de la boca y luego necesita retractarse.

Se entiende: por aquí trascendió que Columba había sido asesinada, el CDE del PAN ordenó aumentar el número del spot aquel de que Aquí no pasa naaada en Telever, incluso, y hasta durante el noticiero estelar del señor Rogerio Pano cuando entrevistaba al Fiscal sobre el asunto donde cometiera más bandazos, entre ellos, culpar de la violencia en la tierra jarocha a las redes sociales y a los portales de noticias cuando, en todo caso, él mismo es responsable a partir del creciente tsunami de impunidad.

El politólogo Carlos Ronzón Verónica lo describe de la siguiente manera:

Por culpa del Fiscal, en Veracruz los muertos mueren dos veces o más: primero, cuando los criminalizan; segundo, cuando la justicia los vuelve a matar evidenciando la forma de su fallecimiento y hasta inculpando al núcleo familiar.

Todo parece estar claro: atrás del secuestro y crimen de Columba queda descartada la presencia de los malosos y la banda de los Porkys, lo cual, además, resulta una paradoja el revire y se estarían perfilando otras razones.

Pero el Fiscal ha dado excesivos bandazos y más le vale cumplir con la ley y convencer a la población electoral con hechos concretos y específicos, pues con tales amigos, ningún enemigo necesita el gobernador.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir