Barrer escaleras en medio

Postigo

Por José García Sánchez

El lío de los malos cálculos en la Auditoría Superior de la Federación ya tuvo su primera baja, se trata de Agustín Caso Raphael, auditor Especial de Desempeño de dicha dependencia, egresado del ITAM, profesor titular de esa institución de la materia de Historia del Análisis Económico desde 1990, es decir, coincidió con Luis Videgaray, éste se graduó en 1994. Debieron conocerse, ser amigos o correligionarios, nadie lo sabe hasta el momento.

Los mandos medios que protegió Calderón durante su administración en una especie de servicio profesional de carrera elitista y por decreto, son un ariete en la política actual, a grado tal que el despido de Caso Raphael pudiera no ser sólo una coincidencia sino una reincidencia partidista.

Caso Raphael ha trabajado toda su vida en la administración pública, editorialista de El Economista, lo mismo en Pemex, que en Conasupo, Secretaría de Energía, Gobernación, Hacienda en el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, entre otros.

La transparencia debe imperar en ese caso y darse a conocer sobre dónde empiezan y terminan las responsabilidades de quienes son obligados a dejar su cargo. Se trata de un personaje que cubre las necesidades de un periodo político anterior al presente, lo que debe saberse es si ese compromiso con su profesionalismo tiene consigna o simplemente hubo un erro. En cualquiera de los dos casos está bajo sospecha.

Ante el arrepentimiento del titular de la Auditoría Superior de la Federación, David Colmenares Páramo, anunció en su comparecencia en la Cámara de diputados, que se creó un grupo especial para revisar las 13 auditorías practicadas sobre la cancelación del llamado Nuevo Aeropuerto Internacional de México y no caer en los errores presentados en su informe.

No hubo mayor comentario sobre este despido, pero algo debió haber de culpa puesto que nadie habló de violación de derechos laborales o de injusticias. Los mandos medios no deciden pero sí pueden determinar el rumbo de una dependencia, donde el ex presidente consideró que hacía falta garantizar puestos y cargos de por vida a sus amigos. Por eso la barrida de las escaleras implica también este tipo de limpieza que ahora muestra su peor cara, sobre todo habiendo relaciones tan peligrosas como sucede en este caso y ver si es así o sólo es un chivo expiatorio, el caso fue que lo despidieron.

La confianza entre los servidores públicos se basa en los hechos y no en las recomendaciones, que por mucho tiempo fueron el mejor buscador de talentos que echaron a perder el país. Así, la administración pública se convirtió en un verdadero desastre lleno de recomendados que no cubrían el perfil pero gozaban de la amistad de los poderosos. La descomposición en el interior de las instituciones que tanto defienden los del pasado, muestra, una vez más, sus verdaderos intereses y objetivos.

La lealtad en un cambio de régimen como el que se vive es el factor más vulnerable de burocracia, sobre todo en los niveles medios, que es donde se ha descuidado la 4T, en las diferentes dependencias de gobierno. La calidad del trabajo de los operadores de las funciones de cada dependencia también debe ser evaluada.

El ejemplo de lo que sucede en la auditoría debe alertar a más de una dependencia del gobierno sobre el peligro que se corre al tener al enemigo dentro de casa.

 

00
Compartir