Bloqueo a Pepe Yunes, Fuego amigo en WTC

•Hasta con su mamá arrasaron

1

En el tercer informe senatorial de Pepe Yunes todo indica existió fuego amigo.

Por ejemplo, en el acceso de los invitados al recinto oficial en el WTC de Boca del Río el domingo 29 de noviembre.

Bastaría referir que a la mamá del senador le impidieron el paso.

Felipe Amadeo Flores Espinosa, ex de todo en Veracruz menos gobernador, tampoco pudo entrar.

Incluso, algunos directores de medios fueron vetados.

Es más, unas tres mil, cuatro mil personas de diferentes municipios que se habían trasladado desde sus pueblos se quedaron afuera.

Un ratote ahí permanecieron, con la esperanza de que un gigante custodiando la entrada se apiadara.

Luego, molestos, se retiraron.

Unas veces, el gigante aquel ofreció como pretexto que por medidas de seguridad en la protección civil la puerta había sido cerrada.

No obstante, el senador rindió su informe como torero en tarde de luces porque hubo miles de personas, políticos y militancia priista y simpatizantes por su candidatura priista a gobernador en el interior del WTC.

Según las versiones, un funcionario de la Secretaría de Protección Civil bloqueó el acceso.

Y en Protección Civil del gabinete duartista despachan como jefes máximos los hectorizados Yolanda Gutiérrez Carlín y Harry Jackson.

¿Significaría, entonces, que oficiosos con Yunes Landa, los hectorizados habrían bloqueado el tercer informe de Pepe Yunes?

¿Y/o se entendería que el bloqueo provino desde adentro del aparato gubernamental duartista?

2

Desde el sábado 28, la dirección de Acción Social y la Secretaría de Protección Civil se adueñaron del recinto del WTC donde se efectuaría el informe del senador.

Ellos se encargaron del operativo, luego de que el gobernador tal cual se lo ofreció a Pepe Yunes en el rancho “San Julián”, de Perote, durante la comelitona presidida por el presidente del CEN del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

Todo, en nombre de la civilidad y la cortesía política y, por supuesto, en un gesto de buena voluntad alrededor de la unidad partidista.

No obstante, hasta donde se sabe, el senador pagó el alquiler del salón del WTC con recibito de por medio.

Así, Protección Civil quedó al frente de la misión encomendada y cuando al día siguiente se dio el informe, igual como sucede con el Estado Mayor Presidencial cuando el Jefe Máximo anda de gira en el interior del país, ellos se encargaron de la seguridad.

Y, por supuesto, de la puerta.

¿El bloqueo, entonces, se habría dado para, digamos, evidenciar la respuesta social del priismo ante Pepe Yunes?

¿Provocar grandes vacíos en el espacio gigantesco del salón?

¿Fastidiar a la gente para evitar su acceso y por tanto, encorajinarla en contra del senador, luego de viajar tantas horas de sus pueblos a Boca del Río para quedarse afuera?

¿Fuego amigo, fuego enemigo, parte y parte?

3

En otros tiempos, ante bloqueos así, las huestes priistas entraban al evento porque entraban.

Así fuera a base de madrazos. Un zipizape. Un reality-show. La nota de sabor.

Ahora, y por fortuna, la prudencia se impuso en los brigadistas a cargo de los autobuses y mejor se retiraron.

Tres, cuatro mil personas afuera del WTC eran suficientes para armar un desmadre.

4

Todavía peor:

En otras ocasiones, la seguridad permite que los autobuses transportando a las huestes priistas se estacionen enfrente y alrededor del WTC.

Incluso, en su estacionamiento.

Ahora, nada de eso.

Por ejemplo, uno de los coordinadores de la movilización alquiló el gigantesco patio de Ilang Ilang para estacionarse, luego de dejar a la gente enfrente del edificio, en tanto otros se ubicaron en Mocambo, atrás del hotel del mismo nombre, casi casi frente a la playa.

El caso es que el hecho y la circunstancia dejaron un tufillo a una mano meciendo la cuna.

5

Habría, no obstante, de referirse otra circunstancia:

Ni un centavo invirtió el senador en su tercer informe, a excepción del pago del alquiler del WTC.

Las miles de personas asistentes fueron aportadas sin ningún cargo al gobierno de Veracruz, por el contrario, absorbidos los gastos por los amigos de Pepe Yunes, entre ellos, muchos, muchísimos presidentes municipales y líderes sociales, incluidos los productores, a quienes ha beneficiado con recursos federales, depositados en forma directa en sus cuentas bancarias para sus programas de beneficio común.

Tal cual, algunos perversos tipo Joseph Fouché dirían, entonces, que el duartismo bloqueó el informe porque el senador se habría manejado de manera libre, libre como es para tomar decisiones.

No obstante, sería una jalada, pues luego de la comelitona en San Julián, Javier Duarte informó a Pepe Yunes que asistiría al informe en el WTC y Pepe le dio las gracias, muchas gracias, muchísimas gracias, porque con su presencia en el rancho bastaba.

Por eso, la cortesía del senador con el gobernador diciendo que con su presencia enaltecía la unidad partidista.

Si así fue, entonces, una mano negra intervino para el bloqueo.

El hecho existió tal cual, y como dice el politólogo Carlos Ronzón Verónica, en un proceso sucesorio donde se disputa la gubernatura, todos los sucesos, todas las palabras, todos los gestos son simbólicos, y por tanto, llevan chanfle.

El colmo: prohibir la entrada a la mamá del senador.

Está bien que las guardias pretorianas han de ser implacables e inflexibles, pero una cosita es mamar y otra colgarse.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir