Bolivia, brutal represión y muerte (Segunda de tres partes)

ESCENARIOS

Por Francisco Blanco Calderón

La abierta participación de Estados Unidos, a través de la OEA, y sus países satélites de descarada afiliación neoliberal, la Colombia de Duque-Uribe, perdió provincias y alcaldías en el reciente proceso electoral y hoy convulsionada con protestas sociales. Ecuador radicalizado por la entrega de Moreno al FMI. Chile, “hasta la madre” del pinochetismo decadente, pero por eso los dejan tuertos o ciegos. Brasil con Tremer encarcelado, Bolsonaro en decadencia y ahora Lula libre. La Argentina de Macri arrojada a la basura de la historia. Tres de los países apuntalados por la CIA-OEA para expulsar a los que han impedido la libre y absoluta explotación de sus recursos naturales. Todo ello se evidenció con el tuit de Donald Trump donde festina la renuncia de Evo Morales y pronostica a Venezuela y Nicaragua de su próxima caída.

El golpismo ha sido la estrategia de conservar el poder para la exterminación de pueblos originarios y los recursos dados por la naturaleza. Arrebatar la energía, los alimentos, el agua, la tierra, las playas y sus costas, la selva y sus bosques, ha sido la consigna colonizadora de los invasores del ayer, del hoy y del mañana.

Hoy Bolivia, convulsionada por la violencia institucional, reprime a contingentes de indígenas desarmados, pero dotados coraje y rabia contra el poder político.  Represión a marchistas, quema de autobuses, destrucción y saqueo de viviendas. Hasta hoy cientos, miles de heridos, encarcelados y rebasan decenas muertos.

El informe de la Misión de Observación Electoral de la OEA sobre las elecciones, en el que reiteró las críticas al proceso electoral boliviano y sugirió repetirlo, dado que “los cambios en la tendencia del conteo rápido eran difíciles de explicar y no coincidían con las otras medidas disponibles” fue lo que detonó movilizaciones, destrucción y saqueo de viviendas, amenazas a dirigentes políticos, gobernadores, alcaldes, legisladores para abandonar sus cargos.

Sin embargo, un informe del Center for Economic and Policy Research (CEPR) y otros dos organismos internacionales, desmienten la versión de la OEA de que el recuento de votos no mostró el triunfo del MAS-IPSP, ya que los resultados del conteo rápido “son consistentes con una proyección del resultado final que señala como inmediato ganador a (Evo) Morales con una victoria de más de 10 puntos porcentuales”. (La Jornada.12.11.19)

Allá, el medio digital boliviano Erbol filtró una serie de 16 audios que muestran a líderes de la oposición con funcionarios de Estados Unidos, Colombia y de la embajada estadounidense en los preparativos de un golpe de Estado contra Evo Morales, dos meses antes de las elecciones. El golpe fue coordinado desde la Embajada de los Estados Unidos, y con el apoyo de los senadores norteamericanos Ted Cruz, Marco Rubio y Bob Menéndez, quienes mantendrían contacto directo con la oposición en Bolivia a fin de lograr un eventual cambio de régimen en el país sudamericano.

El aspirante presidencial por el Partido Demócrata, Bernie Sanders, afirmó que la intervención militar en el proceso de Bolivia deja claro que se trató de un golpe de Estado, luego que el reportero Jorge Ramos le cuestionara sobre la validez de los comicios.  Sanders aseguró que “Evo Morales hizo un muy buen trabajo… pero, al final del día, fue la milicia quien intervino y cuando la milicia interviene eso se llama golpe de Estado”. Las palabras de Sanders fueron replicadas en redes sociales por medios internacionales.

Su Dios en el dólar americano. Sus biblias en los golpistas bolivianos, manejado por medios, jerarcas católicos, empresarios, y las blancas y consumistas clases medias; son los poderes fácticos del brazo del crimen organizado que, como nunca, imbricados en la visión fascista, racista y corrupta de hoy. La fe, el dinero y el control de conciencias se enlazan para diseñar un futuro domesticado, sumiso sordo, ciego y mudo ante la injusticia, la rapiña de recursos para preservar un estado de derecho ajustado a los intereses trasnacionales y a la voracidad de los gobiernos locales.

El litio es la codiciada presea del golpe a Bolivia, inducido y financiado por el gobierno de Trump y los evangélicos, el trofeo aventajará en la industrialización del oro blanco; a final de cuentas EEUU se queda con todo, mientras China y Rusia lo comparten con el pueblo boliviano para consolidar su desarrollo.

Dos antecedentes fílmicos, en que actúa Gael García Bernal: “También la Lluvia”, en el 2010, coincidente con el arribo de Evo Morales a la presidencia; y “Sal y Fuego”, junto a Michael Shannon, donde se analizan los riesgos de la explotación del salar de Uyuni, donde se ubican los yacimientos de litio más grandes del mundo, el oro blanco, con 21 millones de toneladas descubiertas recientemente. Indispensable en las nuevas tecnologías para vehículos eléctricos, computadoras portátiles, telefonía celular están directamente vinculadas con el litio.

Recordemos que en la conquista se extrajo todo el oro y la plata del cerro El Potosí para la corona española, aunque el beneficiario directo fue la Gran Bretaña que impulsó la revolución industrial. Hoy, la extracción del oro del futuro, el litio, ubicado en el salar de Uyuni, beneficiará directamente a las grandes empresas automotrices norteamericanas ya en decadencia, a la floreciente industria de telecomunicaciones y telefonía digital en forma directa. Claro, con el moche a la presidenta golpista, a los recién designados ministros y titulares de las fuerzas armadas. Kaliman, el general que pidió la renuncia a Evo, se fue a Estados Unidos con un millón de dólares en compensación. Derrama que llegara a los medios domesticados y a los jerarcas eclesiásticos “vende biblias”. Todos ellos felices, aunque ya el pueblo se ha levantado en masa para expulsar a los traidores y vende patrias.

PARA VERLA “DE CAJON”

Santiago, Italia. Filme de Nanni Moretti. Extraordinario documental sobre el fatídico 11 de septiembre de 1973. Bombardeo al Palacio de la Moneda y asesinato a Salvador Allende. Italia, junto con México, fueron los países que acogieron a decenas de intelectuales, artistas, académicos y científicos chilenos, quienes enriquecieron el desarrollo de la ciencia, tecnología y el arte de las universidades públicas. Oportuno testimonio que cobra gran vigencia con el golpe de Estado a Bolivia y las movilizaciones en Colombia, Ecuador y Chile. El asilo político es la alternativa para rescatar el conocimiento y la sapiencia de hombres expulsados por la ambición de acaparar el petróleo, el cobre y el litio. Italia y México, entonces presididos por Giovanni Leone y Luis Echeverría. Documental exhibido a través de RqTV, a través del dispositivo BOX Mxq PRO-4 K.

Nota: Tercera y última parte: ¿Y ACÁ? LOS JINETES APOCALÍPTICOS Y SUS PESTES.

00
Compartir