Busca Bolsonaro terminar con el uso del cubrebocas en Brasil, pese a la expansión de la variante Delta

 El presidente de BrasilJair Bolsonaro, dijo este lunes que pedirá a su ministro de Salud que fije una fecha para terminar con el uso del cubrebocas como medio para reducir la transmisión de Covid-19 en el país.

Los cubrebocas se han convertido en un tema político en Brasil, con Bolsonaro quejándose contra su uso y negándose con frecuencia a llevar uno en público a pesar de la obligación legal de hacerlo.

En una entrevista radiofónica, el presidente argumentó que, dado que gran parte de la población ya está vacunada o se ha contagiado el virus, los cubrebocas no son necesarios.

Sin embargo, los epidemiólogos afirman que es demasiado pronto para tomar esa medida, especialmente debido al aumento de la variante Delta en Brasil. Aunque casi 60% de la población ha recibido la primera dosis, sólo el 25% está totalmente vacunado.

Bolsonaro dijo que también había encargado un estudio sobre los cubrebocas con el objetivo de recomendar el fin de su uso generalizado.

Brasil suma 574 mil 848 muertos por coronavirus, el segundo país con mayor cantidad de decesos y sólo por detrás de Estados Unidos. Según los epidemiólogos, esto se ha visto impulsado por la falta de medidas nacionales coordinadas de distanciamiento social.

El pasado 5 de agosto, los gobiernos regionales de los nueve estados del noreste de Brasil anunciaron la suspensión provisional del contrato que habían firmado con el Instituto Gamaleya y el Fondo Soberano de Rusia para importar 37 millones de dosis de la vacuna Sputnik V contra la Covid-19.

El Fondo Soberano Ruso informó que las dosis que serían enviadas a Brasil serán distribuidas en MéxicoArgentina Bolivia.

La suspensión obedeció a que las autoridades sanitarias brasileñas aprobaron el uso de la Sputnik V con varias restricciones y a que el Ministerio de Salud no incluyó esta vacuna en su campaña nacional de inoculación.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) autorizó en junio la importación de las vacunas rusas Sputnik-V, pero tan sólo de “algunos lotes específicos” y de forma “excepcional y temporal”.

El órgano regulador estableció una serie de “condiciones” para el uso de la fórmula rusa en Brasil y limitó su aplicación a 1% de la población en cada uno de los estados del noreste.

La suspensión del contrato fue anunciada en un comunicado por el Consorcio Nordeste, el foro que agrupa a los gobernadores de los nueve estados del nordeste de Brasil, los más pobres del país. La pausa se produjo en momentos en que se esperaba la entrega del primer lote con un millón de vacunas ante las “nuevas limitaciones impuestas por la Anvisa, la no inclusión de la vacuna en el Plan Nacional de Inmunización y la falta de licencia para la importación”.

 

 

 

 

Con información de EFE y Reuters

00
Compartir