Cancelar la evaluación para calmar a la CNTE es cinismo, o un error de Peña Nieto, dice The Economist

El semanario británico The Economist critica hoy al gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto por establecer un mal ejemplo y ceder a maestros “sin ley”. Dice que si la cancelación de la evaluación fue para aplacar a los maestros durante las elecciones, eso es cinismo; y si no fue así, la administración está socavando la que muchos consideraron la única reforma importante.

Pero los maestros no parecen haberse aplacado, sino todo lo contrario: las protestas (llamadas “boicot”) han avanzado ya a cuatro estados de la República Mexicana.

El semanario dice que la cancelación de facto –con la suspensión de la evaluación– de la Reforma Educativa mete nerviosismo al resto de las reformas impulsadas por este gobierno.

En medio de las protestas y “montajes” de los maestros rebeldes, el gobierno mexicano ha hecho una apuesta arriesgada, dice el prestigiado medio con sede en Londres. The Economist recuerda cómo el pasado 29 de mayo, pocos días antes de las elecciones legislativas previstas para el 7 de junio, quedó “indefinidamente suspendida” la parte más importante de la histórica Reforma Educativa impulsada por Peña Nieto.

“Funcionarios ‘susurran’ a los medios que con esta medida están tratando de garantizar que el día de la votación no existan problemas y que revertirán su decisión después de las elecciones”. Si eso es cierto, enfatiza el medio británico, el gobierno está siendo profundamente cínico. Si no es así, se está socavando lo que algunos consideran la política más importante del Presidente priista, y que violaría la ley.

Actuando como un estudiante culpable de alguna travesura, la Secretaría de Educación Pública (SEP) emitió un comunicado lacónico, de sólo 33 palabras, diciendo que suspendía los exámenes para evaluar a los maestros, dice The Economist.

Los exámenes de evaluación se celebrarían por primera vez en julio, como parte de la Reforma Educativa aprobada por el Congreso en el año 2013. Durante dos años, el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ha argumentado que las pruebas docentes son el eje central de la reforma constitucional, que eliminarían finalmente a los malos maestros de las escuelas, que cuentan con un “lamentable” bajo rendimiento.

¿La explicación de este cambio repentino? Había “nuevos elementos a tener en cuenta”, decía el comunicado de la SEP.

A EPN LE SALIÓ “EL CHIRRIÓN POR EL PALITO”

Funcionarios consultados por el semanario británico aseguran que el anuncio fue un intento de aplacar a los maestros de la Coordinadora de Trabajadores de la Educación (CNTE), los maestros más radicales, que detestan la idea de la aplicación de la prueba, y han amenazado con boicotear las elecciones en las cuales se elegirán 500 diputados, nueve gobernadores y cientos de alcaldes en la estados del sur (Guerrero, Oaxaca, Michoacán) donde tienen influencia.

“Es temporal”, dijo un funcionario a The Economist, y agregó que había un “99 por ciento de posibilidades” de que la medida podría ser revertida después de la elección. Pero la CNTE vio directamente a través de la estratagema, asegura el medio británico. En lugar de calmarse, ha intensificado sus protestas.

El 1 de junio la CNTE puso en marcha una huelga indefinida que ha mantenido más de 1 millón de niños sin clases. Los miembros de la Coordinadora también han ocupado las oficinas electorales en el estado de Oaxaca, quemado decenas de miles de papeletas y se apoderaron de estaciones de gasolina, a la par de que amenazan con cerrar los aeropuertos.

Una de las principales demandas de la CNTE es que los 43 alumnos que desaparecieron el año pasado en el estado vecino de Guerrero regresen con vida y con sus familias, aunque el gobierno insiste en que fueron asesinados el año pasado por la Policía a sueldo de narcotraficantes.

El sindicato también quiere que toda la Reforma Educativa sea abolida.

“Sabíamos desde el principio que la promesa acerca de quitar las evaluaciones sería temporal”, dijo Mohamed Otaqui, el portavoz de los maestros en Oaxaca, donde la CNTE es más militante. Otaqui agregó a The Economist que a menos que el gobierno acceda a todas sus demandas en los próximos días, van a “detener las elecciones tengan lugar en Oaxaca.”

Además de la posibilidad persistente de perturbación electoral, indica el semanario británico, el gobierno de Peña Nieto se enfrenta a acusaciones de que está quebrantando las leyes que promulgó. Al suspender las pruebas, aunque sólo sea temporalmente, enfureció al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), un organismo autónomo al cual se le dio un mandato constitucional como parte de la Reforma Educativa.

El INEE acusó a la SEP de violar la Constitución, la invasión de su competencia y ser una amenaza para su autonomía. Además, un grupo de organizaciones no gubernamentales y otras instituciones vinculadas a la INEE han dado como plazo límite a Peña Nieto, hasta el día después de las elecciones para levantar la suspensión de la prueba a los maestros.

Pero incluso si lo hace (levantar la suspensión), el movimiento será perjudicial, según los analistas con los que habló The Economist. Con la medida de Peña y su gobierno, se puso en duda sobre la autonomía de otros órganos independientes creados por el Congreso para garantizar la plena aplicación de las 11 reformas promovidas por el Presidente priista desde 2012, tales como los nuevos reguladores de energía y los de telecomunicaciones.

“Genera incertidumbre sobre el resto de las reformas”, dijo GEA-ISA, una firma encuestadora, en un informe fechado el 2 de junio. También podría alentar a otros grupos de interés para hacerle frente a las reformas, agregó.

La más ambiciosas de sus reformas: la de inversión privada en la industria petrolera, parece estar yendo bien. Pero, dice el semanario británico, incluso los “aventureros” inversionistas petroleros, estarán nerviosos al ver que el gobierno de Peña Nieto actúa de forma displicente sobre la aplicación de las leyes de las cuales él se ha otorgado el crédito correspondiente respecto a su creación.

CONGRESO EXIGE QUE NO SE SUSPENDA

Este mismo día, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión exigió a la SEP y a las instituciones de educación pública de los estados, que no suspendan el proceso de evaluación para el ingreso, promoción y permanencia de docentes en educación básica y media superior.

El punto de acuerdo avalado por todas las fuerzas políticas pide que se cumpla a cabalidad el mandato de evaluación establecido en la Ley del Servicio Profesional Docente y con las fechas difundidas por el INEE.

Los senadores y diputados acordaron que las propuestas presentadas durante el debate y que constituyeron siete puntos de acuerdo más, se remitieran a la Segunda Comisión de la Permanente para que la próxima semana sean analizados.

Entre los temas que se destacan es la solicitud está llamar a comparecer Emilio Chuayffet ante las comisiones de la Permanente para que explique las razones de suspender indefinidamente el proceso de evaluación para los maestros.

(Con información de Sin Embargo)

00
Compartir