Caso Bringas: la escritura y el fraude

Hay malas noticias para Manuel Bringas Burelo y su abogadazo, Samuel Fernando Muñoz de la Rosa, alias San Samuel, santo patrono de los derechos humanos: su fraude ha quedado al descubierto.

Una escritura pública revela que los hermanos Bringas Burelo ya no cuentan con un metro de tierra y, en consecuencia, la venta de terrenos en Los Almendros y Tierra Nueva, fraguada como invasiones, fraccionamiento indebido y cobro a colonos —unos incautos, otros vivales—, en cómodos pagos, constituye una grave violación a la ley.

Elaborada por el notario público número 25, ubicado en el municipio de Nanchital, Miguel Arturo Yuen Ricárdez, la escritura 596 establece que la Sucesión Bringas se extinguió el 14 de noviembre de 2011. De entonces a la fecha, todas la operaciones realizadas por Manuel Bringas constituyen fraude.

Consta en el documento que los cuatro hermanos Bringas —Manuel, Raúl, Bernardo y María Dolores— comparecieron ante el fedatario y realizaron una rectificación de la escritura pública que en su momento amparó el predio de 12 mil hectáreas. En ella admitieron no tener un metro más que vender.

Dicha rectificación de la escritura número 7,142, elaborada hace casi 21 años por el entonces notario 7, Enrique Lara Echeverría, con la cual reclamaron sus derechos sobre más de la mitad del área urbana de Coatzacoalcos, da por terminada la disputa con el gobierno de Veracruz, que siempre alegó que la tierra de la Sucesión Bringas se había agotado.

Refiere la cláusula primera:

Los hermanos Bringas Burelo, entre ellos Manuel, el Conde de Bringas, “bajo protesta de decir verdad, manifestamos que al día de hoy no existen bienes inmuebles que formen parte del acervo hereditario de la Sucesión de los extintos María Dolores o María Bolwin, Baldwin o Boldwin viuda de Bringas y Manuel Bringas Baldwin, aunado a que como consta en el certificado de búsqueda de propiedad por persona (…) no hemos realizado ninguna adjudicación de algún bien inmueble como consecuencia del expediente 2117/1991 del Juzgado Segundo de Primera Instancia de Coatzacoalcos, Veracruz de Ignacio de la Llave.

“Como consecuencia de ello, al no existir bienes inmuebles que conformen el acervo hereditario, legitimados por el testimonio judicial que nos declara únicos y universales herederos, hemos decidido dar por terminada la presente sucesión intestamentaria de los señores María Dolores o María Bolwin, Baldwin o Boldwin viuda de Bringas y Manuel Bringas Baldwin, y no nos reservamos acción alguna que ejercer sobre cualquier otro predio que se llegase a presumir como parte de la masa hereditaria materia de esta sucesión”.

Categórico y contundente.

En la cláusula tercera se ratifica la extinción de la sucesión:

Los cuatro hermanos Bringas Burelo, incluido Manuel, “expresan definitivamente dar por terminada la sucesión a bienes” de la abuela María Dolores y de su padre, Manuel Bringas Baldwin.

Manuel Bringas Burelo, cuyo abogado Samuel de la Rosa, asegura que fue obligado a vender su parte en la operación con Construplaneación, S.A. de C.V. —10 millones de los 40 millones de pesos recibidos—, en enero de 2011, aunque presentó denuncia alguna, acreditó su personalidad señalando ser nativo de Coatzacoalcos, nacido el 26 de septiembre de 1958, casado, con domicilio en Ponciano Arriaga número 110, colonia Esfuerzo de los Hermanos del Trabajo. Se identificó ante el notario Miguel Yuen Ricárdez con la credencial de elector 0000074090544.

El notario certificó que los hermanos Bringas Burelo, incluido Manuel, leyeron la escritura, ratificaron su dicho, estamparon su firma y les fue impresa su huella dactilar.

La escritura donde consta la extinción de la Sucesión Bringas y la aceptación de que no había un metro mas que repartir o vender, fue inscrita con el número 198 en el Registro Público de la Propiedad de Coatzacoalcos, el 28 de noviembre de 2011.

Vetusto, corrido, mañoso, Manuel Bringas Burelo vocifera hoy ser dueño de una amplia extensión de tierra, que desde hace tres años y cuatro meses no existe. Eso es fraude.

Dice el autoproclamado Conde de Bringas que es dueño del predio Los Almendros y por eso auspicia una invasión, fracciona de manera indebida, introduce luz sin aclarar su procedencia, coloca postelería con la omisión cómplice del ayuntamiento de Coatzacoalcos y vende pedazos de tierra en cómodos pagos.

Lo que no dice es que sobre ese predio no tiene derecho alguno, vendido en 40 millones de pesos a Construplaneación, S.A. de C.V., 10 millones de los cuales fueron para su peculio. La venta a colonos mediante engaño es fraude.

Aplica el mismo modus operandi en Tierra Nueva, a un costa del Palacio de Justicia Federal. Vendió su parte al constructor Oscar de la Cruz. Recibió 300 mil pesos y suscribió una escritura pública en que consta que el título del dueño de Vivienda Industrializada de Coatzacoalcos era genuino, que se eximía de reclamo futuro y que carecía de derechos para proceder legalmente. Sin embargo, lo hizo. Eso es fraude.

Su hermano Bernardo Bringas procede igual. Vendió en su momento a Oscar de la Cruz, renunció a cualquier derecho para acudir a instancias legales y admitió que el título del constructor era legítimo.

Del 14 de noviembre a la fecha, Manuel Bringas, asesorado por el abogadazo Samuel Fernando Muñoz de la Rosa, ha acudido a agencias del Ministerio Público, juzgados civiles y penales, juzgados federales, tribunales colegiados de circuito, ayuntamientos, oficinas del Registro Público de la Propiedad, oficinas de catastro, tesorerías, y se ha ostentado como lo que no es: propietario de terrenos de la Sucesión Bringas, que ya no existe.

Su delito es grave. Rinde declaraciones falsas ante la autoridad.

Sin ser dueño de nada, el Conde de Bringas se ostenta como propietario de un predio que dejó de ser suyo desde el 14 de noviembre de 2011, ante la fe del notario público 25 de Nanchital, Miguel Arturo Yuen Jiménez.

San Samuel Muñoz, el abogado cuya cédula profesional no aparece, el catedrático universitario, se ufana de decir que no le importa si los Bringas son dueños de la tierra. Así, se involucra con un pastor evangélico, Benito Cruz, líder del Centro Evangelístico de Coatza, y a través de su sobrina Yolanda —“la que se anda tirando al plato”— trasquilan a invasores a quienes les venden que han llegado a la tierra prometida.

Es mayúscula la infamia del Conde de Bringas y San Samuel de los Trastupijes. Engañan a los invasores, lo mismo en Los Almendros que en Tierra Nueva. Usan una escritura que ya no tiene efectos legales. Ocultan que el 14 de noviembre de 2011, Manuel Bringas dejó de ser dueño del predio que aún oferta. Y se embolsan millones de pesos.

Al gobierno lo burlan. Consta en denuncias, juicios civiles y penales, juicios de amparo, trámites ante Catastro y Tesorería, en el mismo Registro Público de la Propiedad, la intención manifiesta de Manuel Bringas y su abogadazo Samuel Muñoz de la Rosa de ostentarse como propietario y representante de una sucesión intestamentaria que ya se extinguió. Eso es falsedad de declaraciones ante la autoridad.

Dice mucho la escritura 596. Es la prueba del fraude. Evidencia la condición delictiva del Conde de Bringas y San Samuel, el santo patrono de los derechos humanos.

Todo un caso. Tienen 25 denuncias encima. Vienen otras más.

(Con información de mussiocardenas.com)

00
Compartir