Caso Rubén Espinosa: Javier Duarte bajo sospecha

A su familia, a sus amigos, a medios de prensa nacional e internacional, Rubén Espinosa les expresaba el acoso y las amenazas de Javier Duarte, el nivel de agresión, la intolerancia que intimida y que termina con la vida. Traslucía miedo. Huía del gobernador. Se había vuelto un “fotógrafo incómodo”.

Su muerte pone bajo sospecha al gobernador de Veracruz, por su vena fascista, por ser proclive a la represión, por el uso del aparato de poder para enfrentar a sus críticos, por la brutalidad policíaca contra los movimientos sociales.

Dejó Veracruz cuando la pandilla duartista lo asediaba. Se sabía espiado. Día y noche, donde fuera, lo seguían agentes de gobierno, “orejas” que se infiltraban en conferencias de prensa, que andaban armados, que se hacían pasar por periodistas.

Partió al Distrito Federal cuando sintió la provocación. Tres tipos se acercaron. Dos más se hallaban a distancia. Uno le indicó que se hiciera a un lado, figuradamente a un lado.

Tiempo atrás, al fotografiar la represión contra integrantes del Movimiento #YoSoy132 que protestaban por la imposición de Enrique Peña Nieto, el 20 de noviembre de 2012, un agente duartista le advirtió que podría terminar como la reportera Regina Martínez Pérez, corresponsal de la revista Proceso, asesinada en Xalapa, el 28 de abril de 2012.

A la televisora Francesa Arte TV, Rubén Espinosa le contó:

“Estudiantes desplegaron una lona, desde una habitación del Hotel México. Decía: ‘Duarte te tenemos en la mira’. Cuando logré llegar, civiles golpeaban a manifestantes. Eran policías, hombres y mujeres; detuvieron a varios. Yo empecé a disparar mi cámara y llegó un elemento de ayudantía (del gobernador), me dio un golpe y me dijo: ‘¡Bájale de güevos si no quieres terminar como Regina!’ ”.

Vestía de civil la policía veracruzana, al estilo de los Halcones del 10 de Junio de 1971, en aquella dramática masacre estudiantil que marcó el inicio del criminal sexenio echeverrista. A los halcones de Javier Duarte se unían los integrantes de la ayudantía del gobernador. Qué mejor que dejar huella.

Relató a la televisora francesa el nivel de represión en que vive la prensa crítica de Veracruz:

“En Veracruz hay muchas presiones, el soborno, muchos compañeros reciben dádivas del gobierno; le llamamos chayo. Lo hacen por cuadrar información a modo de la clase política. Pero también está el temor, los asesinatos (de compañeros), la policía no te permite trabajar… Estamos en una total indefensión, en la marcha siempre hay ‘orejas’, policías que toman registros de la manifestación, pero también de los reporteros, esto es de todos los días.”

José Gil Olmos, periodista y analista de Proceso, dice de Rubén Espinosa, del acoso duartista y de su salida de Veracruz:

“Rubén Espinosa se dedicaba a registrar con su cámara fotográfica los movimientos sociales de Veracruz y la consecuente represión contra ellos aplicada por la administración de Javier Duarte. Su trabajo no agradaba a las altas esferas del poder. Reiteradamente amenazado y agredido por personas fácilmente identificables como agentes del gobierno, el fotoperiodista decidió volver a la capital del país, una ciudad que alguna vez tuvo fama de ser refugio para comunicadores de todo el país. No fue suficiente. La ‘ciudad de la esperanza’ no lo salvó”.

Relata otro pasaje Gil Olmos:

“Con su cámara Nikon registró los momentos más crudos de la administración de Javier Duarte, sobre todo la represión ejercida contra organizaciones sociales y periodistas. También los gestos más adustos y rabiosos del gobernador, que se publicaron en diversos medios e incluso fueron portada en este semanario (Proceso 1946).

“El 13 de septiembre de 2013 Rubén y otros fotorreporteros fueron agredidos por la policía estatal, que les quitó sus equipos fotográficos luego del violento desalojo de los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que ocupaban la Plaza Lerdo, en Xalapa.

“Rubén y sus compañeros Óscar Martínez, de la agencia Reuters, y Roger Martínez y Ricardo Matus, de Imagen del Golfo, quisieron denunciar el hecho ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión, que abrió el acta circunstanciada 123/FEADLE/2013. En ésta se quejaban de que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal se negó a mostrar a los policías que agredieron a maestros y periodistas en el desalojo de la plaza.

“Los fotógrafos narraron después que la SSP y el gobierno de Duarte les ofrecieron dinero a cambio de retirar la querella. Rechazaron el ofrecimiento. Algunos de ellos presentaron la denuncia penal en el fuero local; sin embargo, Espinosa declinó la demanda, pues adujo que no creía en las instituciones y que la SSP y la entonces procuraduría estatal eran la misma cosa.

“Rubén prefirió hacer una denuncia pública, junto con otros reporteros, asesorados por un abogado. En conferencias de prensa consignó la serie de agresiones por parte de agentes de la SSP vestidos de civil, desde noviembre de 2012 y hasta la última, cuando se documentó el ataque a unos estudiantes el 5 de junio de 2015”.

Gil Olmos cita a la condena de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos:

“Si las investigaciones confirman que este aberrante múltiple homicidio tiene relación con la labor periodística de Rubén Espinosa, estaríamos en presencia de un acto gravísimo contra la libertad de expresión que, sin duda, causa un efecto inhibitorio en el ejercicio del periodismo en México”

Y apunta:

“Preocupa aún más el hecho de que una posible represalia se haya podido materializar en el Distrito Federal, que cuenta con una baja tasa de incidencia de este tipo de agresiones”. Rubén Espinosa “era una voz reconocible en los llamados de justicia de otros colegas periodistas asesinados y desaparecidos en Veracruz.”

Su familia también alza la voz. Reclama que “se sigan las líneas de investigación relacionadas con la labor periodística de Rubén y el activismo de Nadia en Veracruz”.

En carta dirigida al presidente Enrique Peña Nieto, exponen hechos que ha evadido la Procuraduría de Justicia del DF y exige “una rendición de cuentas pública de Javier Duarte, gobernador de Veracruz, ya que no aceptamos que haya más periodistas asesinados, ni más casos impunes. Mientras el mandatario advierte a periodistas ‘pórtense bien’, Veracruz es la entidad más letal para la libertad de expresión: aquí se matan, desaparecen, y agreden a cualquier voz crítica al gobierno local”.

Describen por qué regresó al DF, el grado de presión a que fue sometido:

“Rubén Espinosa Becerril regresó al Distrito Federal tras ocho años de trabajar en Xalapa, Veracruz. El 12 de junio de este año llamó a su hermana para decirle que estaba en la Ciudad de México: ‘Hubo problemas; está cabrón’ —le expresó—.

“Rubén con el afán de mantener la seguridad de su familia decía poco; escondía su miedo. Pero actuaba, se movía y confiaba en las organizaciones con las que trabajaba. Al llegar dio entrevistas, habló con quien pudo para protegerse para buscar un camino nuevo lejos del peligro que Veracruz le significaba.

“Trabajaba en AVC Noticias y como corresponsal de Proceso y Cuartoscuro. Su camino lo forjó solo, sin escuela, investigando, con ideales firmes y siempre con el respaldo de la comunidad periodística de Xalapa. Hizo de la fotografía la manera de compartir su mundo. “ ‘Me han hecho saber que soy un fotógrafo incómodo para el gobierno veracruzano’, dijo Rubén entrevistado por SinEmbargo.

“Buscaba siempre la verdad, darle voz a través de su imagen a los movimientos independientes, a las luchas, a los no escuchados. Y por ello le cerraron los ojos, le amarraron las manos, lo torturaron y le dieron el tiro de gracia. Lo asesinaron. Lo mataron en un departamento de la colonia Narvarte junto a cuatro mujeres. Entre ellas una luchadora social, firme y contundente, una gran amiga de años, Nadia Vera.

“Ni ellas ni él merecían ser asesinados. No, cuando Rubén se fue al DF buscando salvaguardar su vida de las amenazas que había recibido en el estado de Veracruz por parte del gobierno de Javier Duarte. No, cuando dio aviso a todos los medios que estuvieron a su alcance para advertir a las autoridades federales y capitalinas acerca del riesgo en el que se encontraba. Él pensó que esos gritos de auxilio lo salvarían y sin embargo no fue cobijado por el Estado”.

Crece la sospecha sobre Javier Duarte. Su ayudantía, su policía, sus agentes vestidos de civil, sus halcones en manifestaciones, sus espías, todos fueron cercando el círculo al fotoperiodista, colaborador de Proceso y Cuartoscuro, fotógrafo de AVC, hasta hacerlo huir de Veracruz, huir del gobernador, huir de la muerte.

Habló para protegerse. Advertía así el riesgo de hacer periodismo en Veracruz. Señalaba a Javier Duarte de hostigarlo, de decidir qué podía hacer o dejar de hacer con su vida. Acudió a la organización Artículo 19. Quiso acogerse a los protocolos de protección de la Secretaría de Gobernación pero en ésta fue tratado como “caso ordinario”.

Murió el 31 de julio, golpeado, con el tiro de gracia, en la masacre de la Narvarte, junto con Nadia Vera y otras tres mujeres, en un caso que el gobierno del Distrito Federal se empeña en enlodar, atribuirlo a un robo o a un conflicto entre dos bandas de narcotraficantes.

Su voz, sin embargo, acusa a Javier Duarte.

(Con información de mussiocardenas.com)

00
Compartir