Cerco mediático contra Pepe Yunes

•Nunca, jamás, el senador originario de Perote ha robado un solo centavo en la administración pública ni traficado influencias ni otorgado cargos y prebendas a las barbies
•Y, por eso mismo, ahora las hordas fidelistas empiezan a meterse con su vida privada, apostando a la intriga, la calumnia y la difamación, incluso, hasta recitándole lecciones de moral y ética según el Manual de Urbanidad de Carreño

Por: Luis Velázquez

Desde el fidelismo, que el diccionario define como hordas priistas que apuestan al Maximato, están levantando un cerco mediático en contra del senador Pepe Yunes Zorrilla.

Por ejemplo, han escarbado en su vida pública como presidente municipal de Perote, presidente del CDE del PRI, exdiputado local, federal y senador de la república y nada han encontrado sobre, digamos, trastupijes, negocios lícitos e ilícitos, daño patrimonial al erario, etcétera.

Entonces, ahora en el rafagueo mediático han empezado a meterse en su vida privada, de igual manera como desde la Secretaría de Gobernación, Manuel Bartlett Díaz secretario, Miguel de la Madrid presidente, rafaguearon al periodista Manuel Buendía, luego de su asesinato por la espalda en el segundo año de aquel sexenio, asegurando que su muerte se debía a un pleito entre gays.

Y, bueno, sería suficiente recordar que la vida privada es inviolable, consagrada en la Carta Magna.

Pero, de igual manera, y como estamos en la sórdida lucha por el poder político en las sucias cañerías, entonces, a todo recurren las tribus fidelistas.

Nunca, pues, Yunes Zorrilla ha robado un solo centavo del erario.

Tampoco ha traficado influencias.

Ni menos, muchos menos, para otorgar cargos públicos y privilegios y canonjías a una amante.

Tal cual han arremetido contra él y su familia, tierra fértil, pues la calumnia y la difamación se instaura.

Incluso, están utilizado a texto/servidores, plumíferos y boletineros a modo.

Por fortuna, el equipo jurídico del senador integra un expediente periodístico con tales publicaciones para que en su momento, y de ser necesario, interpongan una denuncia penal, sea en contra del cuartel del góber fogoso y gozoso y/o contra sus tecleadores, y/o las dos partes.

DOBLEGAR A PEPE YUNES A PARTIR DE SU VIDA PRIVADA

Se trata, dice el politólogo Carlos Ronzón Verónica, de un juego de pesos y contrapesos, donde según la cultura priista recurren a todo, desde la intriga hasta la diatriba, mezclada con la imaginación perversa y siniestra.

Y más, por lo siguiente:

En la elección del candidato a gobernador en el año 2010, el presidente de la república era Felipe Calderón Hinojosa, y por tanto, Fidel Herrera tomó la decisión con vientos favorables, sin limitaciones ni bloqueos de ninguna naturaleza.

Ahora, 2016, hay un presidente priista, Enrique Peña Nieto en Los Pinos, con su equipo pesado como filtro para los procesos electorales, que van desde el CEN del PRI y la secretaría de Gobernación hasta el CISEN, Centro de Información y Seguridad Nacional, y los asesores del presidente reclutados en la Oficina Presidencial, a cargo de Aurelio Nuño.

Y, por tanto, enfrentar tal aduana política necesita de todas las mañas partidistas.

Por ejemplo, según Ronzón, el senador Héctor Yunes ya habría sido planchado por el Fideduartismo como traje a la medida, pero en contraparte, Pepe Yunes todavía anda suelto.

Así, buscan doblegarlo por todos los caminos, uno de ellos, su vida privada.

Pero más aún: en la mirada del politólogo, el operador siniestro atrás del operativo es el góber fogoso y gozoso, a quien sus discípulos tienen un pavor espantoso que los deja electrocutados, y por tanto, está coordinando todas las pichadas.

Por eso, nadie descartaría que a partir de tales hechos y circunstancias, Miguel Alemán Velasco también se ha metido al juego sucesorio con su equipo político de cuando fuera gobernador.

Más ahora, cuando parte del gabinete de Javier Duarte tiene su marca y sello, entre ellos, Flavino Ríos Alvarado, Ramón Ferrari Pardiño, Arturo Bermúdez Zurita, Ricardo García Escalante, Antonio Gómez Pelegrin y Adolfo Mota Hernández.

“EN DOS OCASIONES, FIDEL, ME HAS ENGAÑADO”

Con todo, la joya de la corona es hoy Pepe Yunes, quien va de puntero en la encuesta histórica del Centro de Estudios de Opinión y Análisis de la Universidad Veracruzana, seguido por Miguel Ángel Yunes Linares, seguido por Héctor Yunes, por más que la encuesta patito de los hermanos Matiello, coleccionistas de RVOE, venda otro resultado.

La cancha sucesoria, entonces, comienza a embrollarse.

Uno, con Javier Duarte y su candidato.

Dos, con Fidel Herrera y su candidata.

Tres, Miguel Alemán Velasco, con el suyo.

Cuatro, Héctor Yunes Landa, jugando a los amarres, perfilando una luna de miel con Duarte y amacizando en el altiplano.

Y cinco, Pepe Yunes, quien para el aparato priista local, anda suelto.

Y más, mucho más luego de su primera ruptura manifiesta con Duarte el 7 de enero, 2015, cuando abandonó el WTC en la ceremonia de la promulgación agraria minutos antes que el gobernador se adueñara del micrófono.

Y de su también expresa raya marcada en el consejo político estatal del PRI, de igual manera segundos previos a que Duarte pronunciara el discurso oficial.

Por eso Fidel Herrera está apostando a doblarlo con el cerco mediático y político, diciéndole que es el candidato ideal para el año 2018.

Pepe, sin embargo, ha sido contundente.

“En dos ocasiones me has engañado y no habrá una tercera” le ha dicho, hasta donde se sabe si se sabe bien…

Y es que en la lógica de Ronzón, Fidel Herrera tiene planificado su Maximato de la siguiente manera:

2010, Javier Duarte gobernador.

2016. Carolina Gudiño, gobernadora, no obstante que hasta semanas anteriores su favorito era Érick Lagos.

Y 2018, perfila a su hijo Javier Herrera Borunda, candidato plurinominal del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, a diputado federal por el Partido Verde, el partido más desprestigiado por el INE, y cuyo dirigente nacional, el llamado “Niño Verde”, fue planchado para vender el comité municipal del PVEM en Boca del Río y nombrar un comité a la medida con la fidelista Monserrat Castillo al frente, quien de publirrelacionista mudó a activista social, por una causa generosa, y ahora a militante partidista.

Y, bueno, en tal operativo el único que estorba por ahora es Pepe Yunes, quien ha mostrado su férreo carácter, más, mucho más bragado que los primos hermanos, Héctor Yunes Landa y Miguel Ángel Yunes Linares

00
Compartir