Cien escuelas cierran en Acapulco tras balaceras; narco busca crear crisis: Astudillo

Una psicosis casi generalizada se vive en Acapulco luego de las balaceras ocurridas la noche del domingo tras un ataque a policías federales, por lo que ante la posibilidad de nuevos hechos de violencia la gente prefirió quedarse en casa, los estudiantes no acudieron a clases y algunos negocios cerraron temprano y otros no abrieron. Ante un anuncio de toque de queda e imágenes difundidas en redes sociales, el Gobernador Héctor Astudillo pidió no prestar atención y que los ciudadanos retomen sus actividades. Mientras que el Alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez, consideró que el ataque fue “un hecho mediático” porque sólo hubo un muerto.

El Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, sostuvo que los dos enfrentamientos ocurridos la noche del domingo en Acapulco entre delincuentes y fuerzas federales fueron en respuesta a la detención del presunto ex jefe de sicarios del Cártel Independiente de Acapulco (Cida), Fredy del Valle Berdel, “El Burro”, en Los Cabos, Baja California.

Ante la alarma que estos hechos provocaron, como la suspensión de clases en algunas escuelas y el cierre de negocios, el Gobernador llamó a la población a retomar sus actividades. “Que la gente vuelva a clases, el transporte está funcionando con normalidad, y yo les pido su intervención para que esto vuelva a la normalidad”.

Ayer, en conferencia de prensa en la Octava Región Naval, Astudillo Flores informó que en los hechos del domingo se reportaron por teléfono, entre las 21:53 y las 22:55 horas, 13 balaceras en la ciudad de las que resultó muerto un presunto delincuente, un policía federal herido y fueron encontrados 52 sobres con dinero que parecían una nómina.

El Gobernador detalló que fue “muy difícil comprobar si realmente se hicieron [las balaceras]”, y agregó que “las que sí son verídicas, son las que están cerca del hotel Alba Suites y en la Costera, entre el hotel Costa del Sol y Costera 125”, donde no hubo impactos en las paredes del centro comercial. Negó que haya existido una irrupción de delincuentes como relató una mujer en un audio distribuido en redes sociales.

Sostuvo que “creemos también que hubo una articulada organización para soltar balazos, eso es muy importante que lo registren, hubo una articulada operación para disparar y generar un ambiente de crisis en Acapulco provocado por la delincuencia organizada, eso es muy importante subrayarlo”.

El Gobernador dijo que las fuerzas de seguridad estaban preparadas para la reacción de los delincuentes por la detención del ex jefe de sicarios del Cida, “tan se estaba preparado [por parte de los policías] que la reacción ocasionó que una de las bajas fuera precisamente un delincuente”.

“En Acapulco ha habido hechos más fuertes que han causado lamentablemente dolor en familias y que en esta ocasión el de ayer fue aparatoso, con mucha información que no era la realidad derivado precisamente de las balaceras”, expresó Astudillo.

El mandatario guerrerense afirmó que “estamos ante una delincuencia que está decidida a todo en Acapulco y si ellos están decididos a todo [nosotros] también estamos decididos a enfrentarlos con toda la determinación en coordinación con el Gobierno federal. No vamos a subestimar en cualquier momento lo que sucedió”.

También informó que momentos antes hubo un enfrentamiento entre dos bandas en la parte baja del hotel Alba Suites donde se hospedan los policías federales, pero no dio más detalles. Dijo que durante la intervención de la Policía Federal resultó muerto uno de los delincuentes y hubo un policía federal herido del pie por “esquirlas”, que después precisó que se trataron de fragmentos de una bala.

“IRRESPONSABLE” PEDIR TOQUE DE QUEDA

El Gobernador de Guerrero indicó que en la camioneta abandonada por los delincuentes fueron encontrados 52 sobres que parecían una nómina, pues en el interior había cantidades de dinero menores a dos mil pesos. “Entendemos [que] estaban pagando en esos momentos o en esa noche”.

Astudillo Flores dijo que por estos hechos “ratificamos nuestra coordinación y nuestra gran determinación de enfrentar con toda la responsabilidad y la firmeza a la delincuencia hoy más que nunca”.

Refirió que hay personas interesadas en generar “circunstancias de crisis” a través de las redes sociales, por lo que llamó a la población a la responsabilidad y “que no estemos reproduciendo mensajes y fotografías que no son realidad”.

Eviten estarle prestando atención y estar reproduciendo mensajes como el toque de queda que hace un momento lo acabamos de leer”, algo que consideró “verdaderamente irresponsable”.

Astudillo Flores dijo que trabajan de forma coordinada el Gobierno federal, estatal y municipal para recobrar la tranquilidad, pues lo del domingo “son acontecimientos, lamentables, delicados, graves por los lugares que se dieron”.

El Gobernador priista también informó que 100 de las 155 escuelas que tienen vigilancia militar y policial, suspendieron clases ayer. Dijo que de ser necesario podría pedir más policías y militares para recuperar la seguridad.

El Comisionado de Seguridad de Guerrero, Alberto Capella, informó que en el operativo han participado mil 420 policías federales y de la Gendarmería, mientras el comandante de la Novena Región Militar Alejandro Saavedra, indicó que las fuerzas castrases reforzaron a la Policía Federal con 2 mil 800 elementos, quienes están participando en las labores de seguridad en el municipio.

CALLES VACÍAS Y NEGOCIOS CERRADOS

Una psicosis casi generalizada se vivió ayer en Acapulco luego de las balaceras ocurridas el domingo por la noche por más de una hora en la Costera, tras un ataque a policías federales y ante la posibilidad de nuevos hechos de violencia, lo que ocasionó que la gente se quedara en casa, los estudiantes no acudieran a clases y que algunos negocios cerraran temprano y otros no abrieran, como la mayoría de los bares.

La avenida Costera, la vía más importante de Acapulco, estuvo casi desértica y apenas si se observaron trabajadores que llegaron a hoteles o restaurantes y alguno que otro turista.

El panorama en el tramo que va de la glorieta de La Diana a la esquina de la calle Wilfrido Massieu, fue de negocios cerrados, calles semi vacías y un ambiente de tensión que se vio y sintió en la franja turística, por el miedo de los acapulqueños a nuevas balaceras.

A las 19:00 horas de ayer la mayoría de los negocios en la Costera se encontraban cerrados y las dos plazas comerciales, Galerías Acapulco y Galerías Diana, estuvieron casi vacías, al igual que las banquetas, cuando regularmente a esa hora el movimiento de personas por las aceras es constante.

El cierre se dio antes de las 6 de la tarde”, por un mensaje que circuló en redes sociales en el que se advertía de un toque de queda a esa hora, después de la cual comenzarían a ocurrir balaceras, contaron locatarios y trabajadores.

La mañana del lunes no fue cualquier inicio de semana y parecía que el domingo se había repetido, así se veía la Costera y la avenida Universidad a las 12:00 del día. Había suficientes espacios en la calle para estacionarse, el tránsito de vehículos era fluido y no había estudiantes por la falta de actividades en la Secundaría Federal número 1 “Puerto Acapulco”. Tampoco hubo labores en la Coordinación de Servicios Educativos de la Región Acapulco-Coyuca.

Pasado el mediodía apenas habían tenido un par de mesas ocupadas y, aunque los lunes no tienen muchos clientes, no es algo común ese número de comensales.

A esa hora dos militares entraron a la plaza, lo que originó que trabajadores y los pocos clientes que había en ese momento se alarmaran, pero los soldados sólo estuvieron unos minutos y salieron.

En el trayecto al hotel Club del Sol se vieron algunos negocios cerrados y los que estaban abiertos para las 7 de la noche ya había bajado sus cortinas, entre ellos los pocos locales que abrieron en el mercado de La Dalia. “Nosotros cerramos a las 12:00 o a la 1:00 de la mañana pero hoy no, tenemos miedo”, dijo uno de los jóvenes vendedores.

Hay turistas, estamos viendo gente que va llegando hoy y no sabe lo que pasó, pero no estamos trabajando y les parece extraño”, dijo otro vendedor.

Los comerciantes que a las 19:00 horas estaban listos para irse comentaron que los del mercado El Pueblito no abrieron porque supuestamente les fueron a decir que no lo hicieran, que en su caso no les dijeron nada y decidieron trabajar, pero cerrar temprano.

ESCUELAS PÚBLICAS Y PRIVADAS SUSPENDEN LABORES

Escuelas públicas y privadas de Acapulco suspendieron labores luego del ataque al hotel donde se hospedan policías federales y las balaceras registradas en avenidas cercanas. En un recorrido por el centro y la zona suburbana, se observó en jardines de niños, primarias, secundarias, preparatorias y licenciaturas a estudiantes y padres de familias regresar a sus casas.

Tampoco hubo actividades en las preparatorias y licenciaturas de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) ni en la coordinación de la Zona Sur de la institución, ubicadas en la zona de hospitales de la ciudad. En avenida Ruiz Cortines la calle no parecía de lunes, sino de un domingo, poco tráfico y transeúntes.

En un recorrido por la mañana en el fraccionamiento Las Playas, donde se registró el ataque, las escuelas particulares de educación básica, Colegio América y Colegio Gandhi, permanecieron cerrados, así como el jardín de niños Rosaura Zapata Cano, en Caleta.

En el centro de la ciudad, las primarias Manuel Ávila Camacho y Manuel M. Acosta tampoco tuvieron actividades, ahí fue colocado un cartel con el siguiente aviso: “Se suspenden las labores por la situación de inseguridad. Hasta el día martes”.

Los pocos padres que acudieron a las escuelas con sus hijos regresaron a sus casas. Ninguno quiso hacer comentarios.

En las colonias Emiliano Zapata, Ciudad Renacimiento, Postal, Sinaí y Las Cruces también hubo escuelas que no tuvieron actividades. En la primaria Tierra y Libertad, ubicada a unos metros del mercado de la Zapata, los padres de familia no llevaron a sus hijos, a pesar de que había militares afuera.

En la colonia Postal, los jardines de niños Miguel Alemán y Esperanza Jaimes Castrejón; las primarias Adolfo López Mateos y Adrián Castrejón; además de la Secundaria 200, la telesecundaria Samuel Quiroz Cabrera y el Colegio de Bachilleres plantel 16 permanecieron sin clases.

En Ciudad Renacimiento, en la primaria Carlos A. Carrillo los maestros colocaron una cartulina, para informar que “no hay clases”. A un costado, en el jardín de niños Moisés Guevara, tampoco hubo clases.

A unos 500 metros del lugar, la única escuela que abrió fue el jardín de niños Desarrollo Infantil y Juvenil Renacimiento, donde las maestras indicaron que serían los padres de familia quienes decidirían si se suspendían las actividades.

En declaraciones, algunos padres de familia indicaron que acudieron porque la escuela siempre tiene clases a pesar de hechos violentos y que era seguro.

En Las Cruces, el CETIS 116 permaneció sin clases. El guardia de seguridad que se encontraba en la puerta indicó que las actividades fueron suspendidas por la balacera del domingo y que hoy serían reanudadas.

En el Conalep 1 de Acapulco, hubo clases normales, según indicó el director Urgel Tamarit Martínez, pero se observó a estudiantes y maestros afuera de las aulas, así como en las áreas comunes. Algunos padres acudieron por sus hijos.

SinEmbargo/El Sur

00
Compartir