Cierran llave a los medios, Se acabaron convenios

•Austeridad duartista

Por: Luis Velázquez

PASAMANOS: Algunos medios escritos, hablados y digitales de Veracruz, sobre todo los modestos, digamos, han recibido la noticia infausta del tercer director de Comunicación Social del gobierno de Veracruz… A partir de la fecha “se acabaron los convenios mensuales”… Ni un centavo más para la publicación de los boletines oficiales del duartismo… Pero, además, verán si de aquí pa’lante les pagan la deuda que según los conservadores asciende, en general, a unos dos mil millones de pesos…El barco sexenal está en crisis y la austeridad que inició en el primer año ha llegado, por fin (muchas felicidades) a los medios… La llave, pues, si es cierto, ha sido cerrada y/o está por cerrarse… En todo caso, sobre aviso oportuno que nadie se llame engañado… Al momento, son varios los dueños y directores generales que han confiado tal versión… Es más, y en el caso, digamos, de los medios más fuertes, con un poquito de circulación y raiting, serán revisados para checar si en verdad circulan o, de lo contrario, sólo los regalan en las oficinas públicas para hacer presencia y así cobrar el convenio mensual que durante muchos sexenios han mantenido los gobernadores en turno… La hora de la verdad a los medios ha llegado, pues, gracias a Javier Duarte, el único que se ha atrevido a poner en su lugar a cada quien… Basta ya, entonces, de estar pagando convenios a periódicos, portales y noticieros radiofónicos y televisivos y televisivos por internet, revistas católicas (que circulan cuando Dios quiere) y anticatólicas (que circulan cuando Dios se descuida) y que ningún beneficio social traducen a la generación política en el poder… Un altar para Duarte, haiga sido como haiga sido… Por eso los medios tienen legítimas fuentes de ingreso… Uno, la circulación y/o el raiting, según el caso… Dos, la publicidad comercial… Tres, la publicidad política…

BALAUSTRADAS: Si un medio se ocupa de su circulación y raiting, la publicidad comercial llega sola… Tal cual, ningún medio necesita de la publicidad política, tan veleidosa, canija y rencorosa, que es… Hubo un tiempo, dice el gerente de un noticiero radiofónico, el ingreso era del 70 por ciento de la publicidad comercial y el 30 por ciento restante de la publicidad política… Ahora, es al revés… Y, por tanto, así está el 99 por ciento de los medios… Dependen del gobernante en turno (desde el gobernador hasta el presidente municipal) para subsistir y vivir… Y es que poco a poco, sin darse cuenta, los medios se acostumbraron a vivir del erario a cambio de la sumisión y el vasallaje… También olvidaron, en automático, y como decía don Julio Scherer García, que publicar la verdad es fuente de ingresos para un medio… Luego, la vida fue así, la generación sexenal en el poder político amplió privilegios a los dueños de los medios, incluso, hasta cargos públicos y concesiones de obra pública para sus empresas constructoras… Y el maridaje entre los dueños de los medios y uno que otro ejecutivo de la Redacción se multiplicó… Papá gobierno constituyó la fuente básica y sustancial del ingreso en los medios… Ahora, ahí están las consecuencias: apenas meses anteriores el duartismo empezó a cerrar la llave, los medios empezaron a quebrar… Hubo reajuste de personal, cierre de corresponsalías, los periódicos adelgazaron y en muchos casos solo siguen publicado una sección deportiva de cuatro paginitas, una sección de sociales de cuatro paginitas, una sección policiaca de cuatro paginitas y una sección de información general que varía; pero que apenas, apenitas y llega a unos 12, 16 páginas, donde incluyen de forma apretada locales, nacionales, internacionales y hasta la sección editorial… Tal cual, con la nueva medida del gobierno de Veracruz, muchos medios bajarán el telón… El destino los ha alcanzado… Javier Duarte, purificando el periodismo de norte a sur y de este a oeste del territorio jarocho… Les hará falta Carlos Slim para un curso de capacitación sobre salir a flote empresarial en tiempos de crisis…

ESCALERAS: El duartismo habrá de revisar la vida democrática de Francisco I. Madero…Porfirio Díaz Mori, por ejemplo, maiceó a la prensa, como nadie antes en aquellos años… Incluso, al dueño del periódico El universal, Reyes Spíndola, le obsequió una rotativa nuevecita comprada en Estados Unidos… Madero canceló, digamos, la relación comercial, matrimonio por conveniencia le llamaba Julio Scherer, con la prensa, y la prensa se le fue en contra exigiendo y reclamando, digamos, lo que llamaban sus derechos… Madero se mantuvo con firmeza y dignidad en sus ideales y principios… Entonces, de pronto, apareció el sobrino de Porfirio Díaz, Félix, obsesionado con la presidencia de la república y maiceó de nuevo a la prensa y arremetieron contra Madero… Al final del día, como se sabe, Madero fue asesinado por el general Victoriano Huerta, que estaba en alianza y complicidad con el embajador de Estados Unidos en México y por eso su caída… Javier Duarte nunca caerá del trono imperial y faraónico porque cierre la llave a los medios en Veracruz… Muchas cositas peores han acontecido en el sexenio y se mantiene en el poder… Pero, por eso mismo, si el gobernador sigue férreo en su nueva política de comunicación social los medios estarán a prueba con ellos mismos y sobrevivirán aquellos con gran sentido empresarial para tener vida propia, autónoma, independiente, del poder… Resultaría utópico decir que la ciudadanía y la democracia saldrían ganando… Al contrario, ganarían mucho los medios porque se fortalecerían como cualquier otra empresa que enfrenta la realidad y un día, quizá, sin duda mejor dicho, agradecerán al doctor en Economía, Javier Duarte, haber tenido la entereza de tal decisión porque así se reinventaron y alcanzaron el más bello tesoro de un ser humano como es la libertad…

POSDATA: Ahora que tan de moda está en Veracruz la Auditoría Superior de la Federación habría de subrayar que según la dependencia en los últimos años se perdieron 86 mil millones de pesos por desvíos, subejercicios, despilfarros y pagos indebidos en el gobierno… Además, en los últimos siete años, de Felipe Calderón a la fecha, “la opacidad en el país creció en un 80 por ciento, con un agujero negro de 56 mil millones de pesos sólo en el último año, 2014… Insólito: todos los trastupijes en la impunidad… Ningún político castigado con la cárcel…

00
Compartir