Cisne Silva: embarazo no deseado

Dice que no fue así. Que salió de contexto lo que dijo. Que un reportero lo malinterpretó. Que fue un error. Pero no. El Cisne Silva Ramos, se exhibió misógino y avizoró que habría prueba de embarazo para quienes tuvieran en mente ser candidatas del PRI. “Podemos hacer las pruebas antidoping, antiembarazo, antitodo lo que sea”. Así lo dijo.

Consta en un audio que circula en la red social Youtube, que resume esa y otras locuras del líder del PRI en Veracruz: https://www.youtube.com/watch?v=hgh6_z_kkFc&app=desktop

A partir de ahí, vive días terribles, increpado por adversarios y enemigos, y también por las mujeres priístas, en la cúpula y en las infanterías, por la opinión pública al asomar el rostro de la intolerancia y el macho discriminador.

Había convocado El Cisne a la prensa —martes 3— con diversos temas en la agenda, las supuestas alianzas con dos partidos, PES y Panal, que luego lo desmentirían de tajo, y para hacerlos parte de sus alardes bufonescos. Desayunaron y ofreció pan de muerto, en alusión a lo muerto que estaría el PAN rumbo a la elección de 2016.

Y cuando aquello parecía caminar como lo había planeado, habló de los requisitos a los que debían ajustarse quienes aspiraran a ser candidatos del PRI en el proceso electoral para renovar el Congreso de Veracruz y la minigubernatura de dos años.

Habló del antidoping. Aludió a no postular candidatos con vicios, adictos a las drogas. Un reportero preguntó si también prueba de embarazo. Alberto Silva hablaba sin parar mientras se escuchaba a una reportera insistir sobre el examen para determinar si hay embarazo.

“Podemos hacer las pruebas antidoping, antiembarazo, antitodo lo que sea”, respondió el líder del PRI en Veracruz.

Y ha sido el acabose. Ni la filtración de las listas de “aviadores” de la Secretaría de Educación de Veracruz, que es violación a la Ley Federal para la Protección de los Datos Personales; ni sus aceleres vociferando que sería líder del PRI estatal, violando el procedimiento interno; ni sus guerras cibernéticas con el diputado panista Miguel Ángel Yunes Linares, quien le promete llevarlo a prisión si llega a ser gobernador, nada había generado tal reacción.

Atrapado en sus desatinos, quiso El Cisne deslindarse, vía sus amanuenses que negaban que había proferido tal declaración, y sobre todo, tan evidente la discriminación hacia la mujer.

Pero el balde de fría llegó desde la cúpula del PRI nacional. Su secretaria general, Carolina Monroy del Mazo, calificó el requisito de la prueba de embarazo como algo “absolutamente vergonzoso”.

“Desde la sede del Congreso de la Unión —dijo—, en mi investidura de secretaría general de nuestro Instituto Político, el PRI, le exijo que ofrezca una disculpa pública a las mujeres veracruzanas y a las mujeres de México.

“El PRI no permite ni tolera ni es consecuente con ese tipo de afirmaciones retrógradas y discriminatorias. Las mujeres, con expresiones de este tipo, nos sentimos agraviadas, amén de que tal práctica estaría violentando varias leyes, entre ellas la más importante: la Constitución Mexicana.

“Ninguna de las mujeres que se dedican a la política, que realizan trabajo de partido o son parte del servicio público pueden permitir este tipo de expresiones”.

Ese tipo de expresiones, agregó, “no coinciden para nada con la ideología del PRI, donde se trabaja todos los días por el pleno ejercicio de los derechos políticos de las mujeres.

“Si Alberto Silva Ramos cree que es indispensable solicitar a las mujeres un certificado de no gravidez, para poder participar en política, el PRI no es su lugar”.

Carolina Monroy es secretaria de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados y tildó lo dicho por El Cisne como “comentarios propios de hombres poco inteligentes y desde luego discriminatorios”.

Le ha llovido de todo. Lo increpan dirigentes priístas, militantes, quienes han exigido una disculpa pública y que se retracte de su desliz.

Pero Silva Ramos opta por la marrullería. Al periodista Arturo Reyes Isidoro, autor de Prosa Aprisa, le envió una precisión:

“El día de ayer ofrecí una larga conferencia de prensa sobre distintos temas del acontecer político de Veracruz, en el tradicional café de la Parroquia de Xalapa.

“Al final de esta convivencia con medios de comunicación, un reportero me preguntó si el partido haría pruebas antidoping a los aspirantes a candidatas y candidatos del PRI al Congreso local y a la gubernatura, le dije que seguramente se harían todas las pruebas de transparencia que le den certeza a los ciudadanos.

“Ante la insistencia reiteré que se harían todo tipo de pruebas, de ahí el malentendido. “He sido presidente municipal, secretario de despacho, vocero del gobierno, actualmente soy diputado federal y cuento con el criterio suficiente para no establecer una medida de tal torpeza y barbarie.

“Se trató de un error al final de una larga conferencia que por supuesto, no refleja la postura de la militancia, de la dirigencia ni del presidente del PRI en Veracruz.

“Lamento esta situación que de ninguna manera fija posición alguna de misoginia.

“En mi carácter de presidente del Comité Directivo Estatal del PRI de Veracruz, refrendo mi absoluto respeto a todas las mujeres, a quienes les reconozco capacidad, talento y experiencia; son ellas, un sector muy valioso para nuestro partido”.

Vaya con El Cisne. Otra vez la cobardía. Ofende y se niega. Dice que es malentendido y que no establecería una medida de tal “torpeza y barbarie”. Asegura que se trató de un error. Un reportero, dice, lo cuestionó sobre la prueba de embarazo y respondió que “seguramente se harían todas las pruebas de transparencia que le den certeza a los ciudadanos”.

Falso: lo que le dijo fue: “podemos hacer las pruebas antidoping, antiembarazo, antitodo lo que sea”. Así de categórico. Así de misógino.

Horas después, envió al líder del Movimiento Territorial en Veracruz, Víctor Rodriguez Gallegos a expresar que sus palabras habían sido sacadas de contexto.

“Platiqué de manera personal con el Presidente (Alberto Ramos) y en ningún momento hubo la intención y mucho menos hubo una afirmación para faltarle el respeto a las mujeres; las mujeres son la fuerza principal del priísmo, reconocemos su trabajo, su talento, inteligencia, no hay tal falta de respeto, al contrario, fue un malentendido”, precisó.

A sus embustes se prestó la diputada local por Coatzacoalcos, Mónica Robles de Hillman, quien de palabra enarbola la bandera de la equidad de género, pero en los hechos solapa a un misógino.

Sostiene Mónica Robles que la expresión difundida sobre la prueba de embarazo a aspirantes a candidatas no fue tal. Asegura que “El Cisne” le señaló que no la había pronunciado.

“Él me dice que no lo dijo —puntualizó—. Entonces pues si lo dijo es desafortunado, pero yo estoy segura que ni él comparte, ni las mujeres priistas lo permitirían”.

“Él me asegura que no lo dijo —agregó—. Y si a lo mejor fue una broma de mal gusto, sacada de contexto, definitivamente no es lo que él comparte”.

Jacqueline García Hernández, secretaria de la Comisión de Equidad y Genero del Congreso de Veracruz, condenó la actitud retrógrada de Alberto Silva:

“Con este tema no se bromea. Definitivamente, aunque se justifique que el comentario fue en broma, ya que la ley incluso nos da equidad en el tema de las candidaturas en cada partido político y esos son derechos que nos hemos ganado”.

Héctor Yunes Landa, senador priísta por Veracruz, lo confrontó:

“A todas las veracruzanas les digo, como su representante popular, que repruebo estas expresiones. Me sumo a la indignación y repudio totalmente cualquier tipo de discriminación hacia las mujeres. Estoy a favor de la igualdad, estoy a favor de los derechos constitucionales, en contra del capricho; estoy en contra de la misoginia”.

Miguel Ángel Yunes Linares, diputado federal panista, denunció el caso en el pleno de la Cámara de Diputados:

“Todos los diputados federales nos comprometimos a cumplir la Constitución y respetar los derechos humanos de las mujeres. El diputado federal Alberto Silva Ramos violó la Constitución y los derechos humanos de las mujeres al señalar que si aspiran a ser candidatas del PRI serán sometidas a exámenes de embarazo”.

Y agregó:

“No podía esperarse menos de quien es producto de un régimen corrupto, que cotidianamente viola la Ley, pero esto no justifica su actuar. Si el diputado Silva tuviera un mínimo de decencia ofrecería una disculpa pública a todas las mujeres que han sido agraviadas”.

¿Alguna duda? Dice El Cisne que no lo dijo, que le sacaron de contexto sus palabras, que fue un error. Lo cierto es que su voz en e audio es contundente: “Podemos hacer las pruebas antidoping, antiembarazo, antitodo lo que sea”.

Un misógino al frente del PRI.

(Con información de mussiocardenas.com)

00
Compartir