Con terror, tortura y desapariciones forzadas, Veracruz instaura su dictadura

  • AMLO amenaza con “Golpe de Estado” al Congreso de la Unión
  • EL presidente criticó “montajes”, pero Cuitláhuac los sigue usando
  • Rosa Icela y su ceguera ante agresiones a candidatos veracruzanos

Por: Ángel Álvaro Peña

En el 2017 el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, disolvió el Congreso y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), y asumió las competencias del Parlamento controlado por los opositores, bajo el pretexto de “desacato”.

Ahora, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha amenazado al sistema democrático mexicano al anunciar que está dispuesto a aplicar “vetos” en el gobierno, si Morena pierde la mayoría en el Congreso y los legisladores opositores pretenden echar abajo los programas de la Cuarta Transformación.

La postura dictatorial de AMLO debe ser motivo de preocupación, porque prácticamente está anunciando un Golpe de Estado al Poder Legislativo si su partido no logra mayoría en las elecciones del próximo mes de junio. Cualquier parecido con Venezuela, es una realidad.

En “La Mañanera” del pasado 9 de abril, Rosa Icela Rodríguez, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, informó que los más de 21 mil candidatos que participarán en las próximas elecciones pueden contar con la protección del gobierno mexicano. Pero ¿quién protege a los candidatos cuando es el propio gobierno el que los persigue, agrede y encarcela?

El propio presidente Andrés Manuel López Obrador el 7 de abril dijo que en su gobierno no habría “montajes”, en referencia a la detención y exhibición en medios de comunicación de Florence Cassez como secuestradora, misma que posteriormente fue liberada por falta de pruebas. Pero ¿qué pasa cuando los montajes los hace el propio gobierno para encarcelar candidatos, por delitos que no cometieron?

Queda claro que mientras el presidente de México dice una cosa, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez hace lo contrario. Cuitláhuac está promoviendo persecuciones políticas y encarcelando candidatos, fabricándoles delitos con la complicidad de la SSP (Hugo Gutiérrez Maldonado) y Fiscalía (Verónica Hernández).

Hugo Gutiérrez (SSP); Cuitláhuac García, y Verónica Hernández (FGE)

Si el presidente López Obrador no sabe lo que está haciendo su gobernador de Veracruz, le vamos a informar que en este proceso electoral ya metió a la cárcel al perredista tuxpeño Rogelio Franco Castán, quien aspira a la diputación federal. A este candidato le fabricaron el delito de ultrajes a la autoridad -con la ayuda de la policía ministerial- y hasta el día de hoy sigue preso.

Posteriormente, Cuitláhuac fue por otro candidato perredista muy fuerte, de la zona conurbada Tihuatlán-Poza Rica, el empresario Gregorio Gómez Martínez, a quien policías estatales detuvieron la mañana del pasado miércoles en su negocio ubicado en Plan de Ayala, Tihuatlán.

Rogelio Franco Castán y Gregorio Gómez Martínez.

Lo sorprendente es que la policía lo presentó ante la Fiscalía más de 50 horas después de haber sido detenido, acusándolo de ultrajes a la autoridad, portación de arma de fuego, robo de vehículo y otros tantos delitos que son un invento.

Pero, además, la policía asentó que la detención de Goyo Gómez fue en la Concepción, Álamo, después de las 17:00 horas, lo que es totalmente falso. Hoy en día, miles o quizá millones de personas han visto el video de como la policía se lleva a Goyo Gómez de su negocio, la mañana del día de miércoles.

A Goyo lo sacaron de su negocio vendado de los ojos y esposado. Después lo llevaron a una brecha poco transitada en la zona rural de Álamo y ahí armaron el montaje para hacer creer que disparó a una patrulla de Fuerza Civil, cuando viajaba en un vehículo con reporte de robo.

Que el gobernador nos explique cómo un hombre custodiado por 8 policías, vendado de los ojos y esposado puede conducir un vehículo, dispararle a una patrulla e intentar darse a la fuga en una brecha y entre naranjales. También que nos explique cómo una persona detenida 7 horas antes y fuertemente custodiada, aparece en otro municipio, supuestamente cometiendo hechos delictivos.

El montaje para fabricarle los delitos a Goyo Gómez fue torpe, pero lo que no tuvo nombre fue que una jueza de control de Tuxpan haya legalizado la detención y le haya dado prisión preventiva justificada de un año, a petición de la Fiscalía. Esto nos revela que el Poder Judicial y la Fiscalía están convertidos en verdugos de Cuitláhuac.

Un estado que usa la tortura y las desapariciones forzadas está cometiendo delitos que no solo se castigan en México, sino en las cortes internacionales. Tristemente Veracruz es un estado dictatorial, y los dictadores solo llevan miseria, terror y muerte a su pueblo, como Venezuela.

Cuitláhuac está siguiendo el Manual del Buen Dictador para intentar mantener la hegemonía de la 4T en Veracruz. Sus complejos e incapacidad intenta suplirlos infligiendo miedo a quienes lo critican o cuestionan su gobierno. En el caso de Goyo Gómez se usó hasta tortura.

Cuitláhuac García Jiménez, gobernador de Veracruz

El gobernador de los veracruzanos pretende pasarse de listo o burlarse de todos, al intentar hacer creer que su gobierno actúa dentro de la legalidad. En el caso de “Goyo Gómez” se atrevió a decir que “alguien estaría buscando entorpecer las diligencias en el caso”, cuando todos han sido testigos de que la detención del perredista fue una desaparición forzada a manos de la Policía Estatal, y él es el responsable de la actuación de esa policía.

Lo que la policía, la fiscalía y el gobierno han hecho con Goyo Gómez es un atropello, una grosería a la legalidad y el más incalificable acto de represión política.

Rogelio Franco y Goyo Gómez.

Pero la persecución política no termina aquí, ahora el gobierno intenta callar los medios críticos de Veracruz, lo que jamás se debe permitir.

Hoy debemos replantearnos la pregunta: ¿Quién ordenó el asesinato de candidatos, alcaldes y exalcaldes en Veracruz? ¿Fue el crimen autorizado o el crimen organizado?

Señor presidente Andrés Manuel López Obrador, los montajes de la oposición que usted tanto criticó la semana pasada, siguen vigentes en Veracruz y los está realizando su gobernador, ese que usted asegura es “bueno” y “honesto”.

Señora Rosa Icela, si en verdad el Gobierno Federal puede proteger candidatos, le recomendamos que mande la ayuda a Veracruz, donde el gobierno del estado los está encarcelando, fabricándoles delitos.

Todos los veracruzanos deben empezar a preocuparse, porque se está intentando instaurar la dictadura perfecta.

00
Compartir