CONADE: Cueva de Ladrones

Desde su creación en homenaje al amigo de Salinas, Raúl González, todo se practica ahí, menos el deporte.

Por Ángel Álvaro Peña

No cabe duda de que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) es un nido de ratas, pero no de ahora sino de siempre.

La práctica del deporte se presta a un sinnúmero de triquiñuelas donde la gente ve en su existencia una manera rápida de ver cómo el dinero dedicado al deporte se va a los bolsillos de los funcionarios.

Son muy conocidos los hurtos de la administración pasada, desde cuando la encabezaba el marchista regiomontano Raúl González Rodríguez, paisano y amigo de Carlos Salinas de Gortari. De hecho, puede decirse que la Conade se creó exclusivamente para Raúl González, quien no dejó cuentas claras en el organismo.

Pero una de las peores etapas de dicha institución fue la que encabezó quien ahora parece estar en el anonimato, un tal Alfredo Castillo Cervantes, cuya primera hazaña fue la de ser cómplice del enredijo de la desaparecida niña Paulette, y sus misterios todavía oscuros en el Estado de México, precisamente son parte de las muchas opacidades del entonces gobernador de la entidad, un tal Enrique Peña Nieto, íntimo de Castillo Cervantes.

Pero las aventuras exóticas de Alfredo Castillo no se detuvieron ahí, el también llamado “Chapulín de Peña” se disfrazó de policía y viajó a Michoacán con la intención de pacificar el estado, pero lo único que hizo fue multiplicar los cárteles en esa entidad e intensificar la violencia en toda la región.

Después se disfrazó de deportista y encabezó la Conade, donde los aviadores volaban como buitres alrededor de la nómina; los viáticos al extranjero llegaban subastarse, aunque los beneficiarios no salieran del país. El caso de Río de Janeiro fue emblemático en materia de corrupción en ese periodo.

De ahí que sea necesario investigar a fondo desde el inicio de la creación de la Conade, donde más de uno de sus titulares salió millonario.

Ahora, con ese vicio de hacer de los artistas y deportistas funcionarios públicos la Conade tiene en su titularidad a Ana Gabriela Guevara, donde una auditoría del Órgano Interno de Control de la Secretaría de la Función Pública detectó que en 2019 se desviaron recursos federales del fideicomiso Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento.

Las alteraciones a este presupuesto al parecer son evidentes y debe haber culpables que sean señalados y castigados sin el sobado pretexto de que: “como yo no manejo dinero, no tengo responsabilidad”, cuando en realidad los que sólo firman, dan vistos buenos, autorizan, si bien no manejan dinero sí pueden obtenerlo a través de sus cómplices que le envían las maletas de billetes a sus casas.

Se falsificaron documentos en la Conade del año pasado, según la revisión que se hizo a la Subdirección de Calidad para el Deporte de la Conade, donde se comprueba que el dinero del Fodepar fue comprobado con documentación “alterada, apócrifa y carente de validez fiscal”.

Luego de que el 17 de junio de 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó públicamente que la SFP auditara al Fodepar, el OIC comenzó una revisión que terminó a finales de septiembre. Los funcionarios de la Conade que fueron fiscalizados tuvieron hasta diciembre para solventar las seis observaciones que los auditores les hicieron. Sin embargo, no aclararon las cuentas.

A pesar de esto, el titular del OIC, Filiberto Otero Salas, no ha presentado las denuncias correspondientes ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, encabezada por María de la Luz Mijangos Borja.

Ana Gabriela Guevara, también se hace de la vista gorda: sigue sin denunciar a sus colaboradores, entre ellos gente muy cercana.

La auditoría que señala como responsables a Israel Benítez Morteo, subdirector de Calidad para el Deporte; Arturo Contreras Bonilla, director de Alto Rendimiento; Carlos Fernando Ramírez Barrera, director de Operación Fiduciaria y Mercadotecnia; y Faustino Jesús Díaz Muñoz, subdirector de Apoyos a Federaciones y Atletas de Alto Rendimiento.

La revisión también responsabiliza a Rafael Herrera Moguel, subdirector de Análisis Técnico Deportivo; Tania Ibeth Sierra González, jefa del Departamento de Inversión y Evaluación Fiduciaria; y Adriana Ortega Cedillo, jefa del Departamento de Mercadotecnia.

Según el semanario Proceso, hay empresas y personas morales como Volare Travel Shop, Catering Housekeeping, Hospitality and Feeding Services SA de CV, Actitud Travel SA de CV, Operadora Turística Bluo S de RL de CV, Brisca SA de CV, Comercializadora Mejía y Lam SA de CV (Andrés Moctezuma González), Viajes Temixco SA de CV, Édgar García Morales y Asociados, Charters Turísticos y Deportivos SA de CV, Corporativo Supervisores Arroyo & García SA de CV y Viajes Escalona SA de CV., con transferencias directas de recursos y un sinnúmero de anomalías que seguramente siguen desde que Alfredo Castillo hizo de Conade la cueva de Alí Babá.

Así como estas prácticas debe haber muchas en la actual administración que se cubren de pureza y sólo engañan al Presidente para seguir las mismas prácticas corruptas de siempre.

00
Compartir