Control absoluto de gobiernos corruptos (Tercera y última parte)

ESCENARIOS

Por Francisco Blanco Calderón

LA POSICIÓN OFICIAL

Jenaro Villamil Rodríguez, titular del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), señaló que el coronavirus viene acompañado de tres rostros que impactan a la población: la emergencia sanitaria, la crisis económica y la infodemia: “Esta, que es la parte mediática y la de impacto social más fuerte, es la que generalmente no se aborda o consideramos que es algo normal en esta nueva era de las redes sociales”, dijo durante la conferencia matutina. “Lo que estamos observando es que sí hay ganadores en esta pandemia y son estas plataformas”. Detalló que, durante el primer trimestre de 2020, Facebook tuvo ganancias por alrededor de 5 mil millones de dólares y facturaron 18 mil 737 mdd. En tanto, Google tuvo más de 6 mil mdd de ganancias y YouTube, que pertenece al gigante tecnológico, generó un crecimiento de 52% más que en el primer trimestre de 2019. Sobre Twitter, comentó que algo que caracteriza a esta red social es la intensificación de la diseminación de versiones falsas y alteradas de videos, pues estos se truquean para dar una impresión inversa de lo que está sucediendo. “El desafío principal es la rápida transmisión de esto. Es exactamente igual que el coronavirus, tiene una alta tasa de transmisión y proliferación porque la transmisión en redes sociales tiene que ver con algo que los ciudadanos tenemos que empezar a conocer el poder del algoritmo… En las redes sociales, el algoritmo es la fórmula secreta que hace que nos llegue determinado contenido en Twitter, Facebook, YouTube, y tiene que ver con nuestros datos personales. El gran negocio en este tiempo y sobre todo en estos meses en donde todos hemos estado en confinamiento y usando hasta 50% más las redes sociales, son nuestros datos, personales y los que generamos cuando las usamos: miedos, angustias, preferencias, alegrías, pero sobre todo nuestros miedos”. (Aristegui Noticias)

LA FLAGRANTE REALIDAD

No obstante, Villamil aseguró que la infodemia más importante es la que está ocurriendo en WhatsApp, y que esta se ha intensificado a raíz de la Fase 3 del Covid-19 con la circulación de audios y videos alterados que tienen como objetivo generar desconfianza social y miedo, sobre todo en los lugares más populares que no tiene acceso a contrastar la información.

En conferencias virtuales Daniel Ivoskus y Antonio Sola han dejado establecido el constante “robo” de información personal por las grandes empresas trasnacionales como Facebook, Amazon, Instagram, YouTube, WhatsApp. Datos que son extraídos por la ingenuidad o ignorancia de usuarios que ponen todo, que dicen todo, que difunden todo de ellos, de sus amigos, de familiares hasta de clientes o usuarios fortuitos.

La infodemia es un proceso que se respalda en  la alta tecnología por la inmersión de grandes capitales para comprar y vender productos y artículos diversos, para ofrecer entretenimiento sin límites, para difundir desastres naturales, desgajamientos de  glaciares, ciclones, huracanes y tusamis sin piedad, de poner al alcance ropa, cosméticos, fragancias, calzado, celulares, tabletas y un sin fin de posibilidades de identifiquen orientación política, vocación consumista, formación religiosa, situación familiar sea cual fuere.

A la infodemia nadie la regula, aunque todos los países han identificado su peligro, no tiene barreras ni limites en una sociedad globalizada, neoliberal y sobre todo de naciones sin recursos naturales en contraste con las que poseen todo: energía, agua, minerales.  Países con gran potencial de recursos naturales y una fuerza de trabajo barata, bien calificada, con gran capacidad y potencialidad, pero sobre población desempleada en países con muchos recursos, entregados por gobiernos corruptos.

UN FURTURO PROMISORIO

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha acusado a los gigantes digitales del país, Facebook, Twitter y Google, de estar controlados por la “izquierda radical” y ha asegurado que su administración ha emprendido medidas para acabar con lo que ha descrito como una “situación ilegal”, es decir “de ser ellos, mejor yo”.

Florence Toissant, en su columna Televisión “Las malditas Redes Sociales”, de Proceso, establece que son: “Dos caras de la misma moneda, las redes sociales son tanto benditas como malditas, según el momento político y la tendencia en la cual se manifiesten. Así las consideran los usuarios; así las tratan comentaristas, conductores, periodistas y audiencia. La polémica, por ríspida que sea, debe ser aceptada, no así la calumnia, la mentira o la estafa. Menos aun cuando se produce de manera anónima, cuando no hay un sujeto que se haga responsable de sus dichos.  Las redes sociales tienen propietarios y obedecen a la generación de ganancias, como toda empresa capitalista. Entre más afiliados, mayor riqueza creada y acumulada para un puñado de empresarios. A mayor tráfico, mayores ganancias.” (Proceso No. 2272).

COLOFÓN

Los bots son los nuevos mercenarios que, sin importar edad, escolaridad o destreza militares, sólo requieren habilidades en el manejo de las nuevas tecnologías. El bot es un mercader al servicio de la oferta y la demanda. Capaz de coordinar pequeños grupos ávidos de dinero y al servicio de los intereses de su comprador, con la ventaja de que sin moverse de su escritorio o mesa de trabajo puede incidir en distintos países.

El bot es un producto que demanda el nuevo mercado laboral para influir, mentir, denunciar, blasfemar sin ton ni son, al compás que le marquen los que pagan.

En el caso Notimex se denuncia el uso de bots para calumniar e inmiscuirse en las vidas privadas de distintos periodistas, pueden tener distintos orígenes: o enviados por Sanjuana Martínez, posiblemente inducidos por miembros del sindicato de Notimex, o por directivos que sobrevivieron la transición del cambio de gobierno, pero dolidos por pérdida de prebendas, salarios, celulares, vehículos, asesores, choferes, viáticos, que desaparecieron a partir del primero de diciembre del 2018. (Ojo: ver en El País, “yo fui un bot: confesiones de un agente dedicado al engaño en Twitter”).

El estudio de Signa Lab ITESO, coordinado por Rosana Reguillo, en donde el sitio de Twitter denuncia que la RedAMLOve polariza y genera autocensura, “es más, la misma Carmen Aristegui la toma como fuente confiable, pese a que ha estado compartiendo información y datos falsos”. (Vicente Serrano en Sin Censura). Los bots, hoy Avengers, levantan mucho polvo en periódicos antiAMLO, y a sus respectivos analistas chayoteros (provistos hoy por la Coparmex, Mexicanos contra la corrupción y la dirigencia panista, con fondos de George Soros).

Esta “modernidad” tecnológica está desbocada pasionalmente contra la 4T, para el “retorno de los brujos” y sus capitales mal habidos, por transas trasnacionales, por alcanzar puestos y consejerías en sus organizaciones, en pago a someterse y domesticarse como viles peones. Infodemia criminalizada en tiempos de pandemia, intereses balcanizados en tiempo de la trasformación nacional.

00
Compartir