CORONAVIRUS DESENMASCARÓ A POLÍTICOS COBARDES Y HAMBRIENTOS EN TUXPAN

La sociedad Tuxpeña se sigue preguntando ¿Dónde están los Mesías que profesaban un inmenso amor a Tuxpan?.

La FASE 3 de la emergencia por COVID-19 hizo lo impensable; descubrir el falso compromiso social así como el hambre de poder y dinero de políticos sinvergüenzas.

Justo cuando la sociedad Tuxpeña necesita de verdaderos líderes políticos y sociales para afrontar la emergencia sanitaria; cuando más se necesita del apoyo unánime y fiel para proveer de alimentos a todas las familias Tuxpeñas que se han visto afectadas.

Estos huyeron como los viles cobardes que son. Tal es el caso de los flamantes y costosos diputados locales José Manuel Pozos Castro y Monserrat Ortega, quienes juntos al mes le cuestan cerca de 300 mil pesos al erario público. Del diputado federal Marco Medina Pérez o el Dipu-Zángano, como lo conocen sus compañeros de bancada, quien se ha tomado muy en serio lo de la cuarentena, pues desde su inicio de labores no se le ha visto en el puerto de los bellos atardeceres.

Tavo Greer

Caso similar son personajes como: Adely Morales, Everardo Gustin, Javier Sánchez Balderas, Óscar Octavio Greer Becerra y Pepe Mancha, éste último esposo de la flamante y costosa diputada antes mencionada. Quienes todos ellos en su conjunto han demostrado el rostro de la indiferencia e indolencia al no haber realizado acción alguna social en beneficio de la sociedad Tuxpeña.

Everardo Gustin
Pepe Mancha

El año que entra habrá elecciones, y ya podremos volver a ver a estos pusilánimes políticos repartiendo despensas y otros apoyos para tratar de obtener el voto de la ciudadanía. Siendo este momento el indicado y cobrar su afrenta de haber abandonado al pueblo Tuxpeño cuando más se necesitó.

 

 

 

Con información de Notti Tochpan

00
Compartir