Cosmovisión a la Veracruzana

Por: Raúl López Gómez 

Beatriz Gutiérrez Müller: reconocimiento cálido en Chile

-Chilenos felices con la visita de Beatriz, quedaron cautivados de la primera dama mexicana.

-Prensa respetuosa y muy bien informada

-La visita de Beatriz, sin protocolo para encuentro con mujeres

Los chilenos quedaron cautivados con la doctora Beatriz Gutiérrez Müller, con la información que desde las redes sociales, que dieron una cordial bienvenida muy afectuosa, de quien se comenta que llegó a Chile en visita de carácter no oficial para tener un encuentro con mujeres y de sus amigas.

La esposa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, llegó a Chile en vuelo comercial el lunes 1 de abril, en donde se destaca que la periodista, escritora y profesora, es hija de chilena y se le recuerda a su abuelo en este país, por haber impulsado la serigrafía para la industria de la imprenta en el año de 1930.

El viaje se da en un contexto de unos días de descanso en el puerto de Valparaiso, en donde estuvo con algunas de sus amigas, en donde se informó que tuvo acceso “BioBioChile” la red de prensa más grande de Chile.

En el medio informativo de aquel país andino, se informa con mucho respeto de la esposa del presidente de México, que es destacada autora, la señora Beatriz Gutiérrez Müller, “no es ajena a nuestro país: Su madre es chilena y su abuelo cuando llegó a suelo nacional en la década de 1930, trajo la serigrafía a la industria de la imprenta”.

“Su recorrido no reviste el carácter de oficial, pese que fue comunicado a Chile. De hecho, por ahora no está contemplada una reunión con la primera dama de nuestro país, Cecilia Morel Montes”.   

Lejos de lo que ocurre con otras primeras damas de la región latinoamericana, la esposa del mandatario mexicano, llegó este lunes a Santiago a bordo de un avión comercial y bajo completo hermetismo, sin aspavientos.

No hubo recibimientos especiales, sólo protocolo chileno y personal de la embajada de su país. Tal como le gusta a Gutiérrez de 50 años, quien ha tratado desde la investidura de su esposo, 15 años mayor, de mantener un bajo perfil, dentro de lo que se puede, como ella misma lo ha dispuesto.

La periodista y feminista, como se le ha definido en su país (México), conoció a AMLO en el estado de Puebla durante una entrevista que ella le cursó.

Luego y pasado el tiempo, –el presidente ahora– la invitó a trabajar cerca de él al ganar la alcaldía de la ciudad de México (jefe de gobierno) allí Gutiérrez ejerció como asesora de comunicación.

Fue después de la muerte de su primera esposa de López Obrador, cuando se enamoraron y desde 2008 que están casados.

Beatriz Gutiérrez, es autora de poemas, crónicas, cuentos y de novelas, en las que resaltan tres publicaciones de los años 2011, 2012 y 2016. Los títulos de esos libros llevan por nombre Larga Vida al Sol, Viejo Siglo Nuevo y Dos Revoluciones a la Sombra de Madero.

Durante la pasada campaña presidencial, la esposa de AMLO rápidamente comenzó a ganar popularidad al defender públicamente la decisión de su cónyuge de terminar con la institucionalidad de primera dama.

En esa oportunidad explicó que “en México no queremos que haya mujeres de primera, ni de segunda”. “quiero ser su compañera, como hasta hoy, y según consta en reportes de medios de ese país.

Gutiérrez en esa oportunidad dijo que: “Estemos o no de acuerdo, ahora nuestro país es un sistema presidencial. De modo que el poder presidencial no debe ser de una familia, ni de un matrimonio. La compañera de un presidente debe participar en todo lo que pueda hasta un límite, eso es ser una compañera”, lo que motivo una ola de aplausos por redes sociales.

Pero no solo dijo eso, también afirmó en un mitin político que “que no habla de una esposa que se convierte en una sombra complaciente, silenciosa, dócil ante un sistema que perpetúa las desigualdades. Habló también de una compañera que está en las buenas y en las malas. Al lado, atrás, delante, pensando y haciendo de manera crítica y constructiva, y haciendo lo suyo también”, insistió.

Durante la campaña, Gutiérrez se autodefinió como “ferviente defensora de los derechos de las mujeres”” e incluso sostuvo en más de una oportunidad que las mujeres deben creer en ellas y en su poder.

“Defender lo que hacemos y contagiar al mundo masculino de nuestra mirada femenina.

Nosotras decimos las cosas de otro modo. Es la hora de hablar con nuestro tono y nuestra intención. Vamos a feminizar la vida pública”, lo que le valió el reconocimiento de decenas de miles de mujeres.

La esposa del presidente de México pasó la noche del lunes en Santiago y este martes se trasladará hasta Valparaíso, donde se reunirá con amigas que viven en los cerros de la ciudad puerto.

No tiene contemplada alguna actividad de carácter oficial, al menos eso se ha indicado, puesto que sólo estará unos días de vacaciones en nuestro país.

Los comentarios son de que la prensa chilena especializada, le dio un trato cálido y muy especial a la señora Beatriz Gutiérrez Müller, incluso se desvanecieron muchas de las intrigas en razón de su abuelo materno que llegó a Chile en 1930.

La prensa chilena, demostró estar muy bien informada en torno a Beatriz Gutiérrez, por su trayectoria en el periodismo, las letras y en su amplio trabajo como historiada con Las aportaciones de autora que tiene tres libros impresos, además de cuentos y poemas.

Desde los primeros días de este mes de abril, llegaban los primeros informes, sobre la presencia de la esposa de AMLO en Chile, un país que la liga por su madre Nora Beatriz Müller Bentjerodt de origen chileno y de ascendencia alemana, fallecida el lunes 3 de diciembre  de 2018 en México. Y su abuelo un personaje reconocido por el aporte a la imprenta de este país con la serigrafía.

De Beatriz Gutiérrez Müller, los chilenos tienen muy claro se trata de una mujer sensible, sencilla y con fuertes raíces en ese país por su familia materna. Además de que es una mujer intelectual que disfruta del canto con la nueva trova cubana en especial de las canciones de Silvio Rodríguez. Con información de nuestro amigo y corresponsal honorario chileno, don Julio Ruiz Frías.

Reconocimiento al maestro Manuel Salinas

Manuel Salinas, maestro destacado y reconocido de la Facultad de Comunicación de la UV, como un prestigiado egresado de esta casa de estudios, en donde ha dejado plasmada una huella imborrable de impresionante trabajo académico con sus años de catedrático, en donde se distinguió por su cercanía a todos sus alumnos a los que siempre encauzó con esmero y dedicación hacia el objetivo de superación.

Hace unos días se retiró de la dirección de la Fototeca Juan Malpica, en donde el maestro Salinas, recibió el reconocimiento de las autoridades del Instituto Veracruzano de la Cultura, por los años de importante labor en el tema de la fotografía histórica y de artista, entre otras especialidades, sin dejar pasar el tema del fotoperiodismo que lleva en la sangre.

Manuel Salinas Arellano, artista de la fotografía, tiene en su largo historial un gran cumulo 

de años recorridos plasmando con su mirada aguda y fina, todos los aspectos, detalle a detalle del puerto de Veracruz, en sus lugares más históricos y bellos, que no han escapado al detalle minucioso del también periodista que ha dejado un trabajo de prestigio en todos años de larga labor.

Voz suave, tenue, apenas perceptible, su mirada que escudriña el alma, y en cada palabra evoca el gran cariño por su tarea de siempre, de maestro que generoso comparte experiencia y conocimiento con las actuales y futuras generaciones, pero además con los colegas de la lente de todos los tiempos, siempre la cercanía cálida del compañerismo para evocar los intercambios de opiniones y de las vivencias, que durante los largos recorridos se pueden ver desde la lente de una cámara fotografía, que son imágenes que se congelan para la posteridad como un legado universal para los que vienen atrás y conozcan todo el mundo el antes y el después.

Los muchos alumnos de la Facultad de Comunicación de la UV. en donde el maestro Manuel Salinas, compartió la cátedra por más de treinta años se han quedado con el recuerdo imborrable de quien en las aulas dejó su recuerdo imborrable de los años en la formación de las muchas generaciones de comunicadores, que tuvieron en al maestro, al compañero, pero sobre todo al amigo. Gracias maestro por todos estos años de gran amistad y de solidaridad en el ejercicio, pocas son las palabras para decir con toda oportunidad, seguiremos informando.

Por cierto, entre los maestro de la Facico de la UV, que hoy se unen en los gratos recuerdos por el ideólogo de un estilo constructivista de enseñar en las aulas, muy adelantado a su tiempo, amigo de siempre del maestro Manuel Salinas, y maestro también de varias generaciones de comunicadores, sin duda el grato recuerdo siempre de su colega y amigo, Ignacio Oropeza López, imposible olvidar sus palabras de reconocimiento muy respetuoso de su amigo el licenciado en periodismo, Salinas Arellano, por su profesionalismo y capacidad.

Y recordamos al maestro Nacho Oropeza, porque con su sensibilidad de quien en su trayectoria profesional lo fue todo en materia de prensa, radio y comunicación, además de destacado director de la Facico de la UV, cuando en aquel entonces a finales de los años setentas, ir a su casa, además de los temas obligados del periodismo y de la opinión pública, la semiótica y la teoría del lenguaje y la comunicación, sus alumnos aprendimos un gusto especial, por las canciones de Alberto Cortez, infaltable en las letras profundas y vivenciales de los jóvenes de ese tiempo con sus maestros en la charla para el debate y la confraternidad.

Las canciones de Alberto Cortez, hoy siguen vigentes, vivas en el presente y en el recuerdo con quienes desde la amistad y el entrañable afecto con nuestros maestros Nacho y Manolo, se aprendió el símbolo imborrable de la amistad, muchas veces cuando un amigo se va, o mi madre y yo lo plantamos en el límite del patio de donde termina la casa.

Y el no soy de aquí, no soy de allá, o con los castillos en el aire, el perro callejero que recibió un inmortal reconocimiento de afecto y con la sentencia de que suerte he tenido de nacer.

La partida terrenal del cantautor universal Alberto Cortez, evocó nostalgia a los bellos recuerdos de muchos en el mundo, en donde en estos lares se pasó la juventud, siempre cerca de nuestros maestros como nacho Oropeza y Manuel Salinas, en toda una época de la Facultad de Comunicación de la UV, en donde el cariño y respeto por el maestro José Pablo Robles Martínez como el egresado y catedrático más respetado en toda la historia de esta institución académica, que se fundó como Facultad de Periodismo de la UV, en donde nos enseñaron a verlo como un ejemplo de dedicación, prestigio y superación profesional que más historia y reconocimiento da al alma mater de muchas generaciones de periodistas en   sesenta y cinco años de vida.  Así las cosas. 

00
Compartir