Cuando el virus nos rebase será muy tarde

“Los hombres de estado son como los cirujanos: sus errores son mortales”

-François Mauriac

Por Mónica Camarena Crespo
Solo Andrés Manuel López Obrador tiene otros datos acerca de una de las pandemias más agresivas de la historia como se cataloga ya al coronavirus.
Pero resulta que ahora es presidente de México, un país con casi 130 millones de habitantes y vecino de Estados de Unidos de América, con una población aproximada a los 325 millones.
En EE. UU. ya iniciaron las restricciones para evitar mayor propagación; cancelaron por un mes los vuelos desde Europa; en México, el vocero “todólogo” Hugo López Gatell se atrevió a ofrecer a nuestro país como la segunda opción para aquellos que quieran viajar desde Europa, un genio el doctor.
En Colombia, Perú, Chile, Bolivia, Guatemala y El Salvador exigen una cuarentena preventiva o prohíben el ingreso a personas que lleguen a sus territorios desde alguno de los focos de la epidemia.
El presidente de México prefiere seguir culpando a los conservadores de todo, hasta del coronavirus, discurso tan agotado como ignorante en estos días de la amenaza latente de una pandemia, aunque quizás, aún no le han explicado el significado de la palabra.
No establecer medidas más estrictas para el libre transito diario en México de miles de personas que llegan por tierra y por aire, puede tener un costo tan dramático, como jamás imaginado.
Hay datos que preocupan de acuerdo con expertos que sí saben; el doctor Gustavo Cruz, del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM, asegura que mediante un modelo matemático, se puede saber cuándo se dará el mayor brote infeccioso de coronavirus en México.
El doctor dio a conocer a través del periodico “El Financiero” que el brote infeccioso se daría entre el 20 y el 30 de marzo”. Sí, muy pronto.
Señala también que, aunque el COVID-19 ya llegó a México, será hasta dentro de dos o tres semanas cuando el número de contagios se eleve de forma exponencial, por lo que saber esto con anticipación, es una buena medida para prepararnos ante la epidemia inminente.
Pareciera que las autoridades de salud y en materia sanitaria en México tienen otros datos o en su caso, solo siguen la instrucción del presidente de no parar nada, a pesar del riesgo masivo que se corre.
El presidente seguramente sabe más de calenturas tropicales que de pandemias, pero para eso están los expertos, no solo aplaudidores como López Gatell que parece que solo cuida su chamba, sin importar el riesgo en la salud de millones de mexicanos.
La irresponsabilidad del estado mexicano ante la pandemia podría pasar a la historia, eso que ni qué. El presidente al menos en este rubro estará satisfecho, pues seguramente su nombre aparecerá en varios libros, pero como el presidente que no freno a tiempo la propagación masiva de una pandemia que acabo con la vida de millones.


@monicamarena

00
Compartir