Cuitláhuac, amo y señor del negocio del agua en Veracruz

  • Eleazar Guerrero y la ordeña de la CAEV
  • En la 4-T nadie resiste la tentación al dinero

Por Ángel Álvaro Peña

Semanas antes de tomar posesión del cargo de Gobernador, Cuitláhuac García Jiménez ya tenía en la mira las concesiones otorgadas a 2 empresas privadas para la prestación del servicio de agua potable en Veracruz y Boca del Río. Él sabía que detrás de las concesiones y la operación de las 68 comisiones municipales existe un negocio multimillonario y ha decidido ir por todo.

El 3 de septiembre de 2018, Cuitláhuac se reunió con la iniciativa privada de Veracruz y ahí anunció que pediría al Congreso revisar la concesión de Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento  de Veracruz. El siguiente paso lo dio el Congreso a través de una reforma de ley para aumentar el poder de CAEV.

La diputada Deisy Juan Antonio, integrante del Grupo Legislativo de Morena, presentó una Iniciativa con Proyecto de Decreto, para reformar y adicionar diversos artículos de la Ley Número 21 de Aguas del Estado de Veracruz, lo que concedería a la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV), la rectoría del servicio del agua en todo el Estado.

El pasado viernes, el Gobernador firmó un decreto para desincorporar a la CAEV de SEDESOL y transferirla a la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN),  donde gobierna el Subsecretario Eleazar Guerrero Pérez, primo del mismo Cuitláhuac.

Orgullo de mi nepotismo.

Ahora, Cuitláhuac, su primo Eleazar y José Luis Lima Franco tendrán injerencia directa en un presupuesto superior a los 5 mil millones de pesos, ejercido a través de SIOP, SEV, CAEV y SEDESOL, principalmente.

El traer la CAEV a SEFIPLAN implica darle más poder a Eleazar y ahí saltan de inmediato los números que maneja esta dependencia, donde los grandes negocios  se hacen con los contratos para la construcción de infraestructura, renta de maquinaria, adquisición de equipos, etc.

Cuitláhuac García Jiménez y José Luis Lima Franco

Si alguien duda de que la CAEV es redituable, basta recordar que en el gobierno anterior se detuvo al que fuera director de CAEV, Francisco Valencia, a quien el fiscal Winckler acusó de un desfalco de 435 millones de pesos.

A Valencia se le señaló de 4 delitos, entre ellos, el de peculado y abuso de poder por presuntamente transferir ilegalmente recursos de las cuentas públicas 2013 y 2014. Esto nos da una idea clara de cuánto dinero hay en CAEV.

En la Comisión del Agua hay tanto dinero que incluso sobra para tener en la nómina a amigos de diputados como José Manuel Pozos, a quien no le basta tener a su hijo José Manuel Pozos del Ángel laborando como Subsecretario de Planeación de la SEFIPLAN.

Nada es coincidencia, menos los amarres entre el Gobierno de Veracruz y el Congreso para sacar el máximo provecho a los presupuestos que se ejercen bajo la falacia de la honestidad y la transformación.

La próxima vez que acuda a CAEV a pagar el agua, pregúntese a qué funcionario está beneficiando con su aportación…

00
Compartir