Cuitláhuac, vapuleado y humillado tras meterse con Citlali Medellín

-1,120 alcaldes dan su respaldo a la alcaldesa de Tamiahua

Por Ángel Álvaro Peña

Ya lo decíamos ayer, no hay enemigo pequeño, sino hombres de visión corta y mente retrógrada. Todo esto viene en referencia a la “guerra” que le declaró el gobernador Cuitláhuac García Jiménez a la alcaldesa de Tamiahua, Citlali Medellín Careaga, por adoptar en forma anticipada medidas preventivas contra el coronavirus. Ayer mismo la presidenta municipal fue respaldada por 1,120 alcaldes del país, quienes ahora reclaman al presidente Andrés Manuel López Obrador, por los excesos del gobernador veracruzano.

Cuitláhuac intentó mostrarse poderoso y mandón amenazando a la presidenta del municipio de Tamiahua, pero sólo reflejó lo que realmente es, un hombre engreído y pedante. Se quiso pasar de inteligente eligiendo a quien creyó el rival más débil, pero se sacó la rifa del tigre; y ese tigre, en cuestión de horas, le pegó una revolcada que no olvidará.

Muy a su estilo, Citlali Medellín envió un mensaje en sus redes sociales que fue una “cachetada con guante blanco” para Cuitláhuac y el secretario de gobierno Eric Cisneros. “Será un honor seguir un proceso y ser condenada por Proteger a mi Pueblo de esta Pandemia!!! ¡Dios los bendiga!”, escribió esta valiente y decidida presidenta municipal.

Pero si el mensaje no les quedó claro, escribió: “Me aplico y actúo en cumplimiento de mi deber, ¡salvaguardar la salud y vida de los y las Tamiahuenses! Siguiendo sobre todo las instrucciones que emite la OMS. Mis actividades y acciones en materia de prevención son reconocidas a nivel nacional. Espero en Dios los mejores resultados”

Y esto es muy cierto, la presidenta Medellín Careaga goza del reconocimiento nacional y prueba de ellos es que la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM), que encabeza el presidente municipal de Apodaca, Nuevo León, César Garza Villareal, le expresó su más amplio respaldo.

“Expresarle el más amplio respaldo de la FENAMM y de los 1,120 Alcaldes que la integramos por las acciones emprendidas recientemente por Usted y su Gobierno Municipal para prevenir la expansión del virus entre la población de su localidad”, expresó Garza Villareal.

Pero, además esta federación le dio la razón a Citlali Medellín al considerar que los gobiernos estatales no tienen ninguna competencia por encima de la de los municipios. En pocas palabras, lo que diga Cuitláhuac es como la promesa fallecida de “La Esperanza de México”.

Gracias a esta metida de pata del gobernador de Veracruz, Garza Villareal, en nombre de los mil 120 alcaldes le hizo fuertes reclamos al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, relacionados con la falta de coordinación para enfrentar la emergencia por el Coronavirus.  Pero qué necesidad había de subir al ring al presidente de la República. No cabe duda de que las torpezas de Cuitláhuac terminan pasando factura al presidente.

La próxima vez que Cuitláhuac García quiera mostrarse poderoso, bien podría elegir meterse con algún alcalde de Oaxaca o Tabasco, porque ya quedó claro que en Veracruz no hay municipio pequeño, ni débil, y el mejor ejemplo es Tamiahua y su alcaldesa Citlali Medellín.

01
Compartir