Cuitláhuac y Eric Cisneros, más peligrosos que el Coronavirus

  • Urge la revocación de mandato en Veracruz
  • Tuxpan resistió y repelió la acometida de “Bola 8”

Por Ángel Álvaro Peña

Si la ley la ejerciera el pueblo, seguramente esta misma semana se estaría iniciando un proceso de revocación de mandato contra el gobernador Cuitláhuac García Jiménez. La razón es obvia, en Veracruz no hay gobierno, solo existen funcionarios de papel, buenos para nada.

Como ejemplo de esto, basta citar la orden que dio el secretario de Gobierno, Eric Cisneros, al alcalde de Tuxpan para que permita el libre tránsito hacia su municipio, en este momento en que los contagios de coronavirus están alcanzado su mayor pico.

Mediante el Oficio SG-03288/2020, de fecha 15 de abril, Cisneros ordenó al gobierno de Tuxpan “privilegiar el libre tránsito de las personas”, lo que es contradictorio con las recomendaciones que emitió el propio Consejo de Salubridad General, de quedarse en casa, de no acudir a sitios turísticos y no movilizarse para realizar acciones no esenciales.

Cisneros fundamentó la orden en un oficio que recibió el gobierno de Veracruz, el N° 100-024, de fecha 10 de abril, firmado por los secretarios de Gobernación y de Comunicaciones y Transportes. Pero este oficio no habla del tránsito de turistas y visitantes, el documento se refiere al libre tránsito de unidades de transporte de pasajeros y de carga en la red carretera federal.

El secretario de gobierno no leyó el documento del Gobierno Federal y, a pesar de ello, lo usó para girar una orden que se puede considerar una acción irresponsable y criminal, que atenta contra la salud pública y la vida de los tuxpeños.

Ayer por la tarde, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la LXV Legislatura, diputado Juan Javier Gómez Cazarín, reiteró su llamado a los gobiernos municipales para que, por el bien de la población, cumplan y hagan cumplir las medidas de prevención dictadas por las autoridades sanitarias para detener la pandemia del Coronavirus (COVID-19).

Gómez Cazarín, es un diputado de MORENA que, con este exhorto prácticamente le dio la razón al presidente municipal de Tuxpan y lo avaló para seguir realizando las acciones de contención del virus, en los accesos de la ciudad.

El presidente municipal Juan Antonio Aguilar Mancha recibió el respaldo total de la ciudadanía, de los empresarios y las distintas fuerzas políticas para continuar con los filtros sanitarios en el acceso a Tuxpan.

En un mensaje a su municipio, Toño Aguilar anunció que se mantendrá firme, porque no le están coartando el derecho a nadie. “Soy un presidente responsable y actuaré siempre a favor de la salud de todos”, precisó.

Si la intención de Cuitláhuac y Eric Cisneros era golpear a Toño Aguilar solo por ser un alcalde del PAN, les salió mal el “operativo”, porque lo único que lograron es que todos se unieran a su favor.

Quienes dicen gobernar Veracruz ya habían emprendido acciones represivas contra otros municipios como Veracruz y Tamiahua. Lo cínico es que estas acciones de bravuconería solo las están adoptando contra los alcaldes que no son de MORENA.

Por qué el gobernador no ha amenazado al alcalde de Poza Rica, Francisco Javier Velázquez, quien también ha restringido el ingreso de vehículos y personas foráneas a su municipio. La respuesta radica en el hecho de que son del mismo partido.

Por acciones como esta, el pueblo está al límite de su paciencia y la indignación social se está acumulando en una auténtica olla de presión, que no tarda en estallar.

La situación del gobierno de Veracruz es tan decepcionante que el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, expresó su preocupación por la violencia que está azotando Veracruz.

Durante la homilía de este domingo, declaró que se requiere prestar más atención a las necesidades de las y los ciudadanos para evitar cualquier tipo de hecho delictivo.

Ahora solo resta esperar que el Secretario de Gobierno no quiera mandar a cerrar la catedral metropolitana, como represalia por lo dicho por el arzobispo.

00
Compartir