De Javier Duarte a Notiver: plata o lodo

Enfermo del alma, Javier Duarte embiste a Notiver. Lo acusa de confabularse con Yunes Linares, de involucrarse en actos de corrupción, de formar parte de una asonada política en el escenario de la sucesión, que obedece a intereses, que ni es objetivo ni posee veracidad.

Le responde Alfonso Salces, su director, deplorando el lodo que vierte el gobernador sobre su hermana y revelando los afanes por sobornarlo que datan de la fidelidad y que siguieron en el duartismo, ofreciendo un subsidio de 500 millones de pesos, cinco años pagados por adelantado; un edificio, en que hoy funciona la Naval; un departamento en España, un avión y un yate, a cambio de cerrarle los espacios al hoy diputado panista, Miguel Ángel Yunes Linares.

Y como no acepta la plata, que venga el lodo.

Y así, el domingo 6 lanza un tuit que prende el polvorín, sentado sobre la dinamita, volando en pedazos, es exhibida su capacidad corruptora, el uso del dinero público, dinero de los veracruzanos, el que dice que no hay, para intentar, infructuosamente, cerrarle a Yunes Linares su principal espacio de difusión en la zona Veracruz-Boca del Río: el periódico Notiver.

Filtrados a los portales en internet, los documentos que usaría Javier Duarte para embestir a su fantasma de cabecera son las escrituras con que Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del legislador, adquirió el terreno en que construyó su mansión en Rincón del Conchal, en el municipio de Alvarado, a la señora Sara Salces Fernández, hermana del director del rotativo. Es historia reciclada pues el 30 de septiembre los textoservidores del gobernador la ventearon sin mayor efecto.

Horas después escribió el gobernador en su cuenta de Twitter: “ahora lo entiendo todo, dueño del @NOTIVER envuelto en escándalo de corrupción del alcalde de #BocadelRío”.

Y remataría la mañana del lunes 7 en conferencia de prensa que Notiver no es objetivo, que los documentos muestran los intereses económicos entre los Salces y los Yunes, que existe un golpeteo hacia las instituciones por razones políticas.

“Se ha venido criticando, denostando y se ha ocupado ese medio de comunicación para golpear consuetudinariamente y ahora queda demostrada, con los documentos públicos, la relación que existe entre ambos”, agregó Javier Duarte.

“Queda claro, (que) lo que se diga o se deje de decir tiene un interés de golpear por el simple hecho de posicionar a un grupo político que tiene intereses”, señaló.

Descomunal barrida del gordobés. No hay en los documentos nada que vincule la adquisición del terreno en Rincón del Conchal al periódico Notiver. La venta fue realizada por Sara Salces Fernández, hermana sí de Alfonso Salces, pero sin injerencia en el periódico.

Esa mañana, Notiver tomó de frente a Javier Duarte y lo pulverizó. Bajo el título “No se Vale”, reclamó en un desplegado la imputación sin sustento:

“Señor gobernador —dice la carta—, con relación a la operación de compraventa de un terreno propiedad de la familia Zapico Salces vendido al licenciado Miguel Ángel Yunes Márquez por mi hermana Sara Salces viuda de Zapico, y su hija Mari Cruz le aclaro:

“Ni NOTIVER ni Alfonso Salces y familia tienen nada que ver, salvo el parentesco, Sarita es mi hermana, una mujer decente y honorable viuda, VIVE SOLA CON SU HIJA no hace vida social retirada en su domicilio sin intenciones ni relaciones políticas o comerciales con nadie, utilizarla para atacar a NOTIVER y mi familia consideró un acto perverso cobarde y malvado, no se vale exponer y atacar a una mujer decente y que ha trabajado honestamente desde niña sólo por ser mi hermana.

“El terreno en cuestión lo adquirió su esposo Onofre Zapico por qué tenia el deseo de construir una casa en El Estero al retirarse de los negocios, pero falleció de cáncer al poco tiempo y le pidió a su esposa e hija que lo vendieran, lo mismo que los negocios, eso no es delito

“La operación de Compraventa es legal y moral, esta sancionada por la notaría signada por el fedatario Joaquín Tiburcio Galicia, de fecha 22 de abril de 2010 y al corriente de todos los pagos, —no hay ningún delito”.

Luego aborda el tema de los megasobornos.

“Y quiero recordarle, para que quede testimonio público, su ofrecimiento a título personal al inicio de su gobierno de un convenio por 8 millones de pesos mensuales a NOTIVER, por cinco años pagaderos por adelantado en efectivo o depositado en el extranjero para que se le cerrara el espacio a los Yunes, algo que en tiempo, por supuesto, rechazamos.

Incluso nos dijo que sería el convenio más rico pues ofrecía 4 millones más que a los vecinos.

“El regalo de un avión Bimotor PA24 Turbo —de seis plazas—, que nos lo mandó reparado totalmente con El Capitán Cornetín, su jefe de pilotos, él puede atestiguarlo ante quien lo dude. Por supuesto, lo rechazamos (pero guardamos los documentos).

“El ofrecimiento de un apartamento en Barcelona, Santander o Madrid, también lo rechazamos.

“El ofrecimiento de Fidel que nos quedáramos con la propiedad del edificio de Tránsito en Gómez Farías y Canal, también regalado. También lo rechazamos y es testigo el entonces jefe de Patrimonio, sobrino de Frailan que nos trajo las escrituras y se regresó con ellas.

“Podría hacerle una lista de todos los ‘ofrecimientos’ a título personal y a través de terceras personas”.

Tocaría el dueño de Notiver un tema quemante para Javier Duarte, alusivo a su esposa:

“Pero somos derechos y machitos, cumplimos la palabra. Usted nos pidió casi llorando que no le publicáramos nada en contra a su esposa y así lo hemos hecho.

“Como vera usted, si le hubiéramos hecho caso seríamos riquísimos, tendríamos 500 millones de pesos solo del convenio, edificios, aviones, yates, piso en Barcelona y no andaríamos pariendo para la nómina, que la mitad la pago personalmente de mi bolsillo- porque los Yunes, todos ellos, no le dan ni agua al gallo de la pasión, pero tienen un millón y medio de votos en las elecciones que también son lectores de NOTIVER. A esos atendemos y también a los suyos.

“Como veracruzano le pido le dé una disculpa pública a mi hermana Sara y su hija Mari Cruz y si no sabe quiénes son, pregúnteselo a su mamá. Ella es veracruzana y nos conoce bien, desde la librería Cervantes y la zapatería Mina. Sarita es una mujer viuda que no conoce a los Yunes, no se mete con nadie ni anda en chismes de verdulería, ni ha cometido un delito en su vida y usted la hizo comparecer en una agencia judicial para exhibirla en sus pasquines. No se vale a estas alturas de su vida agredir a Sarita mi querida hermana por ‘atacarme a mí’.

“La venta del terreno no la incrimina en ninguna conspiración contra usted o su gobierno. Es una operación comercial accidental”.

Habla Alfonso Salces de los crímenes de periodistas que laboraban en Notiver y de la soledad experimentará el gobernador, la inminente pérdida de su propia seguridad:

“De los asesinatos a nuestros periodistas, bajo su gobierno y responsabilidad tiene capítulo aparte y por el momento solo le recuerdo que estamos trabajando bajo amenaza y no podemos hacerlo responsable, por qué está visto que usted no responde por nada.

“De que le molesta andar rodeado de guaruras, como dijo en su entrevista, ya verá dentro de poco lo que es circular sin 40 guaruras —como lo hacemos todos los veracruzanos en su gobierno”.

Y luego lo remite al psiquiatra:

“Le sugiero respetuosamente consulte algún médico. Su problema es mental, paranoia, hebefrenia con catatonia. Eso es muy grave —sobre todo para los que tenemos que aguantarlo.

“Y también un buen abogado, lo va a necesitar pronto”.

F¡losísima, la carta revela el mensaje del duartismo a Notiver: plata o lodo.

A su alcance el dinero público, lo usa Javier Duarte para sobornar y acallar, para manipular los espacios de prensa y bloquear a sus enemigos.

Son megasobornos de 500 millones de pesos, edificios, departamentos en España, aviones, yates que Alfonso Salces le rechazó.

No actúa Javier Duarte como gobernador. Su proceder es propio del mafioso que decide por los demás, imposible un desaire, una afrenta cuando se le dice no.

Con Notiver primero ofreció plata, ahora lanza lodo.

Con información de mussiocardenas.com

00
Compartir