Declara guerra contra medios y periodistas

PARQUE JUÁREZ

Por Mónica Camarena Crespo

Como si el momento fuera el adecuado, el presidente Andrés Manuel López Obrador amaneció el miércoles 22 de abril con ganas de declarar abiertamente una guerra mediática en contra de medios y periodistas críticos.

Arremetió a través de una somnífera “mañanera” contra casi todos, claro, menos Javier Alatorre “el amigo” y TV AZTECA, la empresa de su asesor y gran amigo también.

Desacreditó la función de la prensa, de la cual asegura debe servir al pueblo; el compromiso de ser un enlace social como objetivo primordial de la libertad de expresión se le olvidó o la desconoce a modo.

Quien ejerce periodismo critico en tiempos de la “cuatrote” son conservadores y adversarios; incluso al periodista Ciro Gómez Leyva le recetó una descalificación tan ofensiva como vengativa “se cansaron de ser como eran, hay tentaciones”.

En un monólogo largo en contra de los periodistas y medios de comunicación, con el apapacho de los personajes (no comunicadores) que acuden a las “mañaneras” para soltar preguntas a modo, el presidente no tuvo empacho en decir “las críticas en mi contra son de una prensa conservadora y perversa que bloquea la transformación”.

Cualquier parecido con la presidencia de Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría puede que no sea producto de nuestra imaginación.

El miércoles 22 de abril se confirma que el presidente está fuera de toda realidad; por cierto, se le olvidó la pandemia por largo rato, confirma que desde el poder se ha convertido en el justiciero de los que llama conservadores, fifís y adversarios, enfundados desde su visión en esta última entrega en periodistas.

@monicamarena

00
Compartir