Del “Aquí no pasa nada”…Al “Veracruz ya cambió”

•El pitorreo duartista

EL MUNDO COLOR DE ROSA

EMBARCADERO: Cierto, cierto, cierto, Veracruz ya cambió. Pero para mal.

Por ejemplo:

Veracruz ya cambió… con tantos desaparecidos, secuestrados, asesinados, cercenados, mutilados y sepultados en fosas clandestinas.

Veracruz ya cambió… con tantas extorsiones telefónicas que ponen la vida en un hilo, prendida de alfileres.

Veracruz ya cambió… con tres carteles (los Zetas, Jalisco Nueva Generación y del Golfo) operando aquí, entre nosotros, según la DEA y la PGR, ante el principio de Peter del secretario de Seguridad Pública y el Fiscal General.

Veracruz ya cambió… con tanto pinche desempleo, subempleo y salarios de hambre que han convertido a la tierra jarocha en un estado migrante tanto a los campos agrícolas de la frontera norte, el Valle de San Quintín, como a Estados Unidos, donde hay, según dato oficial, veinte mil paisanos que salieron huyendo atrás de una oportunidad laboral.

Veracruz ya cambió… con el desorden administrativo, el caos financiero y la corrupción política en las finanzas públicas.

Veracruz ya cambió…, porque no obstante la deuda pública y la cero obra de infraestructura, nadie sabe el destino del dinero estatal y federal.

Veracruz ya cambió… con la espantosa desigualdad social, donde seis de cada diez paisanos de un total de 8 millones de habitantes están atrapados y sin salida en la miseria y la pobreza según el CONEVAL.

Veracruz ya cambio… con una realidad avasallante que nunca antes revelada por el CONEVAL de que un millón y medio de paisanos sólo aplican una o dos comidas al día, y mal comidas, que se ha traducido en que, por ejemplo, los niños de las regiones indígenas se duerman en el pupitre en el salón de clases.

AVASALLANTE REALIDAD SOCIAL Y ECONÓMICA

ROMPEOLAS: Cierto, cierto, cierto, Veracruz ya cambió… con la terrible desigualdad económica, donde doscientas familias son dueñas del 60 por ciento de la riqueza estatal.

Veracruz ya cambió… porque desde el poder político festinan la construcción de nuevos hoteles y de restaurantes llenos, pero al mismo tiempo omiten la pobreza y la miseria en las regiones indígenas y campesinas y en las colonias proletarias de las ciudades urbanas.

Veracruz ya cambió, claro, porque los municipios de Veracruz, Xalapa y Banderilla han sido clasificados por el CONEVAL como los que concentran la mayor parte de pobres y miserables.

Veracruz ya cambió, porque de los 13 municipios de la sierra de Zongolica, nueve fueron clasificados entre los más jodidos de la nación, con Mixtla de Altamirano en segundo lugar, después de una demarcación de Guerrero.

Veracruz ya cambió, porque según la investigadora Patricia Ponce somos el estado número uno en producción y exportación de trabajadores sexuales que necesitan vender su cuerpo como mercancía calenturienta para llevar el itacate a su casa.

Veracruz ya cambió, porque somos el segundo lugar nacional en fosas clandestinas y el cuarto en secuestros y el primero en cáncer de mama y el penúltimo en calidad educativa y de salud.

Veracruz ya cambió, porque la Auditoría Superior de la Federación tiene vigente la denuncia penal en la Procuraduría General de la república en contra 19 duartistas por irregularidades en fondos federales.

Veracruz ya cambió, porque “aquí no pasa nada”, y si se pasa, entonces, el Jefe Máximo del Priismo se pitorrea del dolor ajeno, valiéndole un soberano cacahuate la dignidad humana.

LOS MESIÁNICOS DEL PODER

ASTILLEROS: Veracruz ya cambió, porque el tablajero Harry Grappa, secretario de Turismo, anda calenturiento con la candidatura priista a diputado local camino a la presidencia municipal jarocha en el 2018 y mesiánico, creído de que son los dueños del poder político, ha lanzado su fundación, digamos, humanística, y por eso a cada rato publica páginas periodísticas como el Mesías.

Veracruz ya cambió, porque el tamaulipeco Gabriel Deantes Ramos, secretario de Trabajo y Previsión Social, será lanzado como candidato a diputado local por el distrito indígena de Zongolica, de tal manera que el cacique priista, Mario Zepahua, dueño de 110 autobuses de pasajeros, las Adelitas, se la ha tendido al piso, toda vez que su hijita, Lilian Zepahua, es diputada federal, y favor con favor se paga.

Veracruz ya cambió, porque se cumplen varias semanas (el dato se ha perdido con tanto cacareo) de que la barbie Ana Guadalupe Ingram se está promoviendo como nueva delegada federal de la SEDESOL, en tanto su titular, Marcelo Montiel Montiel, lo ha dejado claro: Aquí estoy. Aquí sigo. Aquí seguiré.

Veracruz ya cambió, porque el gobernador está obsesionado con imponer candidato priista a gobernador para evitar la cárcel para los suyos que ha sido anunciada por Pepe Yunes Zorrilla, Héctor Yunes Landa y Miguel Ángel Yunes Zorrilla, en caso de que sean nominados y uno de los tres ganara en las urnas, que de cualquier manera la advertencia se cumplirá, aunque sólo uno de ellos tenga caña de pescar que, por cierto, ha cambiado por arpones para cazar tiburones.

Cierto, cierto, cierto, Veracruz ya cambió…

00
Compartir