Democracia sin demócratas

Por Víctor Hugo Bolaños

Décimotercera enmienda a la Constitución de los Estados Unidos de América: “Ni en los Estados Unidos ni en ningún lugar sujeto a su jurisdicción habrá esclavitud ni trabajo forzado, excepto como castigo de un delito del que el responsable haya quedado debidamente convicto”.

“Mientras, Abraham Lincoln y el secretario de Estado William H. Seward trabajan para asegurar los votos demócratas necesarios para la enmienda, Lincoln sugiere que se concentren en los demócratas del presidente saliente, puesto que ya han perdido la reelección y así se sentirán libres de votar como les plazca, en lugar de tener que preocuparse de cómo su voto va a afectar una futura campaña.

Como estos últimos también estarán pronto en la necesidad de empleo y Lincoln tendrá muchos empleos federales para ofertar, ve esto como una herramienta que puede utilizar para su ventaja. Aunque Lincoln y Seward están dispuestos a ofrecer sobornos monetarios a los demócratas, autorizan a los agentes a ir en silencio y contactar a congresistas demócratas con ofertas de empleos federales a cambio de su voto a favor de la enmienda”. Trama de  LINCOLN, película de 2012, de Steven Spielberg.

El estado de Morelos está sumido en una crisis política, la democracia como herramienta para la toma colectiva de decisiones desencantó a los pocos electores que lograron conservarse desde los ejemplares procesos locales de 1997 y 2000, cuando la mayoría de la sociedad votó por la alternancia hasta la elección de 2015, cuando se aliaron las “toxinas políticas” para imponer a un “títere” como supuesto responsable del gobierno de la capital del estado.

Quienes impulsaron la candidatura de Cuauhtémoc Blanco Bravo, aseguraron que podían manipularlo, primero para conservar el registro del partido más corrupto de la historia de Morelos, el PSD, cuando lograron el triunfo, “manosearon” el organigrama y la ley municipal para empoderar a José Manuel Sanz, a quien manipulan por el propio desconocimiento que tiene de la ciudad; el fracaso de todas las áreas; el haber nombrado secretario de Gobierno al abogado de los delincuentes y el fracaso en el manejo de todos los servicios públicos incluido el abasto de agua potable así lo confirman.

Ese grupo está aliado con quienes cometen excesos en contra de la sociedad y que no han podido ser sometidos por la debilidad del propio gobierno, la sociedad, aceptó y celebró el reconocimiento de todos los derechos parta todos, pero el Obispo Ramón Castro y los panistas están en contra; el 80 por ciento de la población está sometida a los intereses de grupos de transportistas que prestan un pésimo servicio y que rechazan la modernización del transporte y al Morebús, un grupo de ex militantes del Partido de la Revolución Democrática se involucraron en labores de asesoría, busca de recursos federales y la construcción de una candidatura para gobernador, involucraron al rector Alejandro Vera Jiménez, y hoy no quieren responder por el supuesto y documentado desvío de más de mil millones de pesos de recursos estatales y federales.

El próximo domingo elegirán gobernador tres entidades. La contienda mas vigilada es la del Estado de México, el voto que logren conservar los candidatos del PAN y del PRD, decidirá quién logra mayoría, si Morena o el PRI. No fue una campaña de propuestas ni una contienda entre proyectos, fue el desencuentro sin “reglas” del salvajismo electorero.

Faltan 12 meses para la elección que en Morelos involucra todo y a todos, se aprobó mas por capricho que por necesidad una reforma electoral que aplicada sin demócratas garantiza un intenso proceso postelectoral.

Graco Ramírez, el político progresista, platicó el martes 30 de mayo con José Cárdenas y Leo Zuckermann sobre el proceso electoral del domingo y el impacto algunas perspectivas rumbo al 2018, vale la pena escucharlo.

00
Compartir