Desde 2008 hasta 2013 hubo reflujo de millones en cuentas de Veracruz: ASF

La Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) en confabulación con la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) y la Secretaría de Salud (SS) sí realizaron una “licuadora de recursos” con los millones de pesos que año con año venía depositando -durante el último lustro- la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) por concepto de recursos federales.

Así lo respalda la dirección jurídica de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en las seis “denuncias de hechos” que presentó durante 12 días, del 7 al 19 de noviembre del 2014, en la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos y Contra la Administración de Justicia, órgano dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR).

Ahí, Ruperto Narváez Bellazetín, director jurídico de la ASF, relata cómo desde 2008 –durante la última etapa del sexenio de Fidel Herrera- y hasta la cuenta pública 2013, varios servidores y ex servidores públicos de Veracruz –hoy candidatos a diputados federales por el PRI- sólo “simulaban” el reintegro de las observaciones y presuntos daños patrimoniales que observa el organismo vigilante de la SHCP, pero que una vez “enviadas las comprobaciones” al gobierno federal, el dinero (millones de pesos), era vuelto a sacar por funcionarios veracruzanos, depositado en otras cuentas del gobierno estatal o en números de cuenta ajenos a dependencias públicas.

Apenas la semana anterior, el Senado de la República, a propuesta del senador panista Fernando Yunes, emitió un punto de acuerdo para que la PGR haga el deslinde de responsabilidades y de ser necesario libere las órdenes de aprehensión en contra de funcionarios del gobierno de Javier Duarte, de ex funcionarios públicos de la administración de Fidel Herrera y también de los ex servidores públicos que hoy andan en campaña, por un presunto daño a los recursos federales destinados a Veracruz por el orden de los 4 mil 600 millones de pesos, según documentó la propia ASF en sus querellas a la Procuraduría General de la República.

Para documentar el desvío en Veracruz, la dirección jurídica de la ASF solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) los movimientos bancarios de donde el gobierno veracruzano receptaba los “envíos” de recursos federales y también las cuentas donde funcionarios estatales depositaban los “reintegros”, la CNBV remitió los oficios 214-3/AMM-190080/2013, 214-3-19080/2013, 214-3/AMM-3974486/2013, 214-3/AMM-397497, 214-3/amm-513332, entre otros, los cuales demostraron, en una confrontación y cotejo de datos, que la administración estatal destinó los recursos para “otro fin” al etiquetado, sólo “simuló” los “reintegros” por presunto daño patrimonial o incluso “retiraba” los recursos el mismo día que eran depositados y un día después se “depositaban” en otra cuenta, ajena al gobierno y sin poder ser detectada por la propia Comisión Nacional Bancaria.

Las seis denuncias, en poder de La Jornada Veracruz, desglosan por ejemplo que de 2 mil 540 millones de pesos para el Seguro Popular, la ASF exigió el reintegro de mil 602 millones de pesos, pues no tuvieron una “correcta aplicación”.

Los reintegros se fueron haciendo poco a poco, mediante cuentas del banco HSCB; la ASF registra como firmantes y accedientes a los recursos de dichas cuentas a Tomás José Ruiz González, ex titular de Sefiplan y hoy secretario de Obras Públicas; Gabriel Deantes, titular de la Secretaría del Trabajo; Antonio Tareck Abdala Saad, candidato del PRI en Cosamaloapan, y a José Francisco Díaz Valenzuela.

Tras una auscultación de la ASF en los registros y movimientos de la CNBV, se determinó que hubo un “reflujo de recursos”, que ya no ingresaron al gobierno estatal para su correcta aplicación, ni tampoco fueron reintegrados a la Federación por el orden de 389 millones 550 mil pesos, los cuales fueron depositados en la cuenta Banorte 0659075660, en donde no se “reportó evidencia” del ejercicio del gasto público para el cumplimiento del programa del Seguro Popular.

“Lo anterior hace presumir que servidores públicos del gobierno del estado de Veracruz simularon el reintegro del recurso señalado por esa entidad de fiscalización”.

Una situación similar ocurrió con el “Recurso de Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de Entidades Federativas”: funcionarios de Sefiplan intentaron “engañar” a la ASF “diluyendo” 10 millones 54 mil pesos de la cuenta de origen 0446100368 BBVA Bancomer a la cuenta de origen 700034087340 Banamex, chequera, cuya solicitud de apertura y acceso sólo tenían Tomás Ruiz, Edgar Spinoso –hoy candidato a diputado federal por el distrito de Martínez de la Torre por el PVEM- y como apoderado legal, Vicente Benítez González, hoy oficial mayor de la SEV y cesado como tesorero en 2012 por el escándalo de trasladar maletas con 25 millones de pesos en efectivo.

Esos 10 millones 54 mil pesos fueron sometidos a “dictamen técnico” por la ASF, y concluyó que hubo un “esquema de simulación” por el gobierno de Veracruz reintegrando el dinero a la Federación “para obtener los documentos comprobatorios” de la ASF que “resarcieron el daño” y “solventaron la irregularidad determinada” (16 de agosto 2012) y el 3 de septiembre –menos de 20 días después- mediante dos transferencias lo reintegraron a la cuenta Banamez –con total manejo del gobierno del estado, ya sin intervención auditora de la Federación- y cuyo gasto se desconoce.

La Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) tampoco quedó exenta del escándalo, pues en el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB), la ASF auditó 18 mil 343 millones 87 mil pesos (el 97.9 por ciento de los recursos), en los cuales, después de requerir a la CNBV y de cotejar y confrontar con las transferencias y reintegros que hizo el gobierno de Veracruz, se detectó que el día 17 de enero de 2012 –estando como titular Adolfo Mota Hernández, hoy candidato del PRI a la diputación rural de Xalapa-, autorizó que en la cuenta Santander 6550255805 se diera “salida efectuada” a 124 millones 414 mil pesos, sin que “existan elementos” que certifiquen su debida aplicación y destino, según determinó la auditoría 224.

El desglosado de las demás denuncias es similar, recursos “licuados” en la SEV, Sefiplan y en donde salen como apoderados legales o accedientes a la cuenta bancaria ex titulares de Sefiplan, como Mauricio Audirac hasta Juan Felipe Aguilar de la Llave, o funcionarios de la Tesorería como Carlos Aguirre que ha sido enrocado en diversos cargos.

(Con información de La Jornada Veracruz)

00
Compartir