Desencanto

PARQUE JUÁREZ

Por Mónica Camarena Crespo

El desencanto, nombre masculino, significa: pérdida de la esperanza o la ilusión, especialmente de conseguir una cosa que se desea o al saber que algo o alguien no es como se creía.

El 2020 confirmará lo que todavía muchos se niegan a aceptar: los más de 30 millones de votos en la histórica contienda electoral del 2018 no han traído consigo una mejor condición de vida para los mexicanos, ni siquiera para los pobres, el estandarte de campaña.

Veracruz, por ejemplo, uno de los estados más importantes para el presidente López Obrador, es de las entidades en donde peor le va en la evaluación que realizan algunas encuestadoras como Arias Consultores y Mitofsky.

Esta última, reportó que en la aprobación promedio mensual por estado, el presidente registró una notable baja, tomando en cuenta que en noviembre del 2019 registraba 59.3 por ciento y un mes después, el último del año tenía 57.5.

No es casualidad que el primer mandatario visite seguido y de manera rigurosa la entidad veracruzana, sabe que las cosas acá no andan nada bien y que la pésima calificación que carga el gobernador Cuitláhuac García Jiménez le resta varios puntos en su imagen después del año de gobierno, total desencanto.

La inseguridad y la paralización económica son los dos grandes temas por los cuales no sólo Veracruz, sino varios estados del país, por no decir la mayoría junto con la Ciudad de México, se consideran las anclas que están arrastrando hasta el fondo a la llamada Cuarta Transformación.

Los nulos avances en el delicado tema de la inseguridad y el avance de la delincuencia “bien organizada” deja mal parado a un gobierno que arrancó con un malentendido júbilo, no bastó sacar al PRI de Los Pinos.

El caso Ovidio Guzmán, la masacre del Caballo Blanco en Coatzacoalcos, el muy mal planeado combate al “huachicol”, despidos masivos de la burocracia, escasez de medicamentos, las persecuciones y venganzas políticas, han abonado, pero al miedo, incertidumbre y desilusión de las masas.

Agachados ante los Estados Unidos de Trump, rebajados por el pago de favores a Evo Morales -el defenestrado expresidente de Bolivia-, minimizados en las reuniones globales donde se toman las grandes decisiones por el miedo del Presidente a placearse por el mundo.

El desencanto, aunque la mayoría de los seguidores de AMLO y Morena lo nieguen, será la constante en este 2020, se irá confirmando al paso de los meses, ya se verá.

 

Ágora

Veracruz con penosos primeros lugares, por ejemplo, en el violento 2019, tan sólo Xalapa abona 11 feminicidios.

00
Compartir