Destapó Velasco Coello a Alberto Silva

•En Tuxpan, el gobernador de Chiapas izó su mano en el cierre de la campaña para el Congreso de la Unión con la frase siguiente: Es sólo el principio
•Silva Ramos será ungido candidato del PVEM para suceder a Javier Duarte
•El objetivo de Fidel Herrera es volver verde al estado de Veracruz, allanando el camino para su hijo Javier en el año 2018

Manuel Velasco Coello, el gobernador de Chiapas más joven del país, fue a Tuxpan, Veracruz. Levantó la mano a Alberto Silva Ramos como candidato a diputado federal y dejó la víbora chillando. Dijo:

Es sólo el principio.

Se refería así a que su partido, el PVEM, lo nominará candidato a gobernador el año entrante, ahora cuando su jefe de asesores es Javier Herrera Borunda, el hijo del góber fogoso y gozoso.

Tal cual, el espectro de aspirantes y suspirantes a la silla embrujada de Javier Duarte aumenta de la siguiente manera:

Carolina Gudiño Corro, candidata de Fidel Herrera.

Héctor Yunes Landa, candidato local de Javier Duarte.

Pepe Yunes Zorrilla, candidato del altiplano, con sus condiscípulos del ITAM, encabezados por Luis Videgaray Caso y José Antonio Meade.

Adolfo Mota Hernández, candidato del senador Emilio Gamboa Patrón.

Alberto Silva, candidato del PVEM a través de su nuevo cabildero, Manuel Velasco Coello.

Así, sólo faltaría que Mario Tejeda Tejeda, líder estatal de Vía Veracruzana, también lanzara a su candidato, digamos, a Érick Lagos Hernández, ahora que se ha quedado huérfano, pues su padre putativo, el fogoso, lo ha dejado fuera, y Duarte mira para otro lado.

Incluso, nada raro sería que el Partido Encuentro Social, Pes, de Gonzalo Guízar Valladares, otro instrumento creado por Fidel Herrera según se afirma, lanzara a Jorge

Carvallo Delfín, digamos, como un elemento distractor más para restar votos a Miguel Ángel Yunes Linares, el posible candidato panista.

Total, que solo faltaría que la elite priista convenciera al Partido Humanista para abanderar, digamos, a Paquita la del barrio y/o a Yuri, para tener un mosaico de posibilidades electorales el año entrante.

Todo, porque el góber de Chiapas llegó a Tuxpan, el único distrito que visitara, para inyectar un nuevo aire a El cisne, de por sí en la lona desde que Duarte iniciara su luna de miel con Héctor Yunes y desde que Fidel se decidiera por su discípula favorita como posible candidata a las grandes ligas.

Más aún si se considera otro hecho significativo:

El hijo del fogoso caminó la mayoría de distritos al lado de los candidatos priistas y del PVEM; pero haciendo sentir la presencia de Velasco Coello, quien además sueña con la candidatura presidencial.

Y a tal grado que, por ejemplo, Fidel Herrera lanzó en Chiapas su periódico Oye Chiapas, un remedo de lo que fuera Oye Veracruz, como un ariete para perfilar la nominación presidencial del recién esposo de Anahí, la otra estrella de Televisa.

Además, de los 21 candidatos priistas a la curul federal, cuatro (Carolina Gudiño, Édgar Spinoso Carrera, Miguel Ángel Sedas Castro y Cirilo Vázquez Parissi) también son nominados por el PVEM, del que Javier Herrera es candidato pluri al Congreso federal.

Pero, además, según los allegados al fogoso el objetivo es volver verde, mucho más verde a Veracruz, antes de que, por ejemplo, pudiera empanizarse.

De ahí que cuando el domingo 31 de mayo, Velasco Coello izara la mano de Alberto Silva y dijera Es sólo el principio, el mensaje críptico caló hondo en el ánimo de los llamados Chamacos de la fidelidad (Jorge Carvallo, Érick Lagos y Adolfo Mota), porque sintieron que El cisne había volado a un Pavo real, sin que ellos lo alcanzaran a visualizar.

La gallera priista, pues, se ha alborotado de nuevo.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir