Detalles de las llamadas de los 43 se ocultan en la segunda parte del expediente Iguala

La segunda parte del expediente público del caso Iguala, oculta gran parte de los detalles de teléfonos intervenidos como parte de la averiguación previa sobre la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Norma Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, el 26 de septiembre de 2014. Detalles como la geolocalización son importantes para trazar la línea de búsqueda, afirmó el abogado de los padres.

La Procuraduría General de la República (PGR) difundió nuevamente una parte del expediente sobre el caso Ayotzinapa con la mayor parte de su contenido oculto con tinta negra. Parte de la investigación no fue puesta a disposición del público es el rastreo de los celulares involucrados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa –ya que esta información está catalogada como datos personales–, reclamó Vidulfo Rosales Sierra, abogado de las familias de los desaparecidos.

El rastreo de las llamadas fue una de las primeras recomendaciones hechas por el Grupo de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Los jóvenes desaparecieron entre el 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero.

La segunda parte de la versión pública del expediente incluye los anexos del I al VIII y del X al XIV, los cuales incluyen ­–en negros– los detalles de llamadas y geolocalización de seis teléfonos celulares de los cuáles está tachada la marca, el número, los detalles de llamadas y en algunos casos el color.

Rosales Sierra afirmó en entrevista que hasta ayer por la tarde, los padres desconocían esta versión pública de la segunda parte del expediente, pero para ellos el tema de los teléfonos es importante, toda vez que a los cinco meses de la desaparición de los jóvenes, la familia de Jorge Aníbal Cruz Mendoza afirmó haber recibido una llamada desde su número de celular, aunque no lograron hablar con él, posteriormente marcaron número y él aparato fue contestado por una voz desconocida para luego ser colgado.

Rafael López Catarino, padre de Julio César López, también señaló que de acuerdo con el GPS del celular de su hijo, el último lugar donde estuvo, fue en las instalaciones del 27 Batallón de Infantería de Iguala. “Estamos enfocados a los militares. El celular de mi hijo, su GPS dice que estuvo en el cuartel militar de Iguala. Por eso ellos participaron, ellos saben dónde están los muchachos”, dijo.

En entrevista con Noticias MVS el 16 de nero de 2015, López Catarino aseguró que gracias a unos “conocidos” suyos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero, pudo investigar el GPS del celular de su hijo. “Yo sigo pagando el celular de mi hijo, tengo su chip, me dicen que no lo use que porque las investigaciones, pero de qué sirve, nomás nos han engañado y tenemos que buscarle con nuestros propios recursos”, expresó entonces.

El representante legal de los padres de los desaparecidos insistió en que “para nosotros los teléfonos sí son de relevancia, nos van a indicar algunas pautas fundamentales porque a partir del rastreo de llamadas y geolocalización se establece una línea de búsqueda”.

Aunque ayer la PGR anunció que había sostenido una reunión con representantes de la Secretaría de Gobernación (Segob) y los integrantes del GIEI, el abogado de los padres de familia afirmó que con ellos se reunirán hasta el próximo 14 de abril.

OTRO EXPEDIENTE EN NEGROS

Ver: https://www.scribd.com/embeds/307978954/content?start_page=1&view_mode=scroll&show_recommendations=true

En conjunto, los 13 anexos [ya que el número 9 no está en la versión pública] suman mil 342 hojas, sin embargo, en algunos, como el primero, donde se incluye toda la información sobre geolocalización, números IMEI y modelos de los aparatos, entre otras, sólo incluyen una página sin tachaduras, de un total de 104.

En la versión pública del expediente se puede apreciar que la mayoría de los teléfonos pertenecían a la compañía Movistar, pero también, fueron girados oficios a Radiomóvil Dipsa (Telcel), así como a la compañía UNEFON.

La información sobre georreferencia también viene contenida en un disco compacto cuya portada aparece en el expediente.

El expediente también contiene en los anexos la llamada “Tiempo del objetivo” en la que hace alusión a una flecha verde –la versión pública está en blanco y negro– que ubica como coordenadas del objetivo y a un globo rojo, que corresponde a la ubicación proporcionada por Google Maps.

Se establece que el “objetivo” se entre el 30 de octubre y el 7 de noviembre entre Tixtla, Chilpancingo y Acapulco, aunque aparecen las horas en las que se le ubica en cada punto, no se puede ver el año.

“Hay muchos cabos sueltos, hay mucho que investigar todavía, hay varias cosas, pero nosotros tampoco podemos hacerlas públicas; hay cuatro líneas de investigación sobre las que se esta caminando y sobre las que quisiéramos avanzar”, expresó sin detallar de qué se tratan estas líneas de investigación.

Sin Embargo

00
Compartir