Dividida, la SCJN elige a Aguilar Morales como su presidente

México, D.F.

En un proceso en extremo dividido del máximo tribunal del país, el ministro Luis María Aguilar Morales fue designado presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) para los próximos cuatro años.

Como no había ocurrido en la historia de la Corte, la elección de su presidente para el periodo 2015-2019 evidenció la pugna al interior del máximo tribunal y llevó a una votación que se prolongó por más de cuatro horas.

Con la elección de Aguilar Morales, quien obtuvo seis votos, contra cuatro de Arturo Zaldívar, de nueva cuenta se evitó que un externo a la carrera judicial encabece el Poder Judicial de la Federación (PJF).

Fueron necesarias 32 rondas de votación, de los cuales 30 fueron empates entre Aguilar y Zaldívar.

Ninguno cedía en su pretensión, a pesar de que su periodo de 15 años como ministros finaliza en 2024, lo que les daría la oportunidad de participar en otro proceso sucesorio para ser el máximo representante del PJF. Ambos se integraron a la Corte el 1 de diciembre de 2009.

Aguilar Morales es un hombre de carrera en el PJF, donde empezó como taquimecanógrafo. Además de juez y magistrado, antes de ser ministro, fue Oficial Mayor de la SCJN e integrante del CJF.

Cuando asumió como ministro, uno de sus invitados especiales fue el líder del Sindicato de Pemex, el ahora senador Carlos Romero Deschamps.

A diferencia de la omisión del tema en su propuesta de trabajo para presidir la SCJN y el CJF, en su mensaje de aceptación del cargo se mostró como un “defensor irrestricto” de los derechos humanos.

“Que sepa el pueblo de México que tiene un Poder Judicial cuyo propósito es el respeto a los derechos humanos, para evitar la arbitrariedad de la autoridad hacia las personas”, proclamó.

En su discurso improvisado, prometió además una administración pulcra del Poder Judicial de la Federación.

La votación se empantanó también porque la actual integración de la Corte es de diez ministros, luego de la muerte del ministro Sergio Valls Hernández, en diciembre pasado, y que debería de ser sustituido en las próximas semanas.

Los ministros hicieron de la votación un espectáculo mediático ante la falta de consenso. Ninguno de los contendientes y quienes los apoyaban cedían, en una prolongación de la falta de conducción del proceso sucesorio por parte de Silva Meza.

La división que durante meses había dominado entre los ministros (revista Proceso número1991) se prolongó hasta después del receso judicial. En su primera sesión del año, convocada para la elección del presidente, la pugna se mantuvo, a diferencia de lo ocurrido con la elección de los presidentes de la SCJN desde la reforma de 1994.

En la sesión privada, previa al escrutinio, el ánimo fue el de la división y así llegaron a la sesión pública después de una hora de retraso, convocada inicialmente para las 12:30 horas.

Silva Meza tuvo que convocar a tres recesos. El primero, después de ocho rondas, en seis de las cuales Aguilar Morales y Zaldívar Lelo de Larrea se mantuvieron empatados, con cinco votos cada uno. El segundo, luego de que en tres ocasiones se repitiera el resultado. El tercero, luego de 27 votaciones y 25 empates.

Antes de que iniciara la votación, el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena se retiró de la contienda. Ministro que sorprendió con su candidatura por ser el integrante del pleno de más reciente ingreso, en diciembre de 2012, explicó que se retiraba “porque es evidente que no obtuve el consenso en torno a mi candidatura”.

Con cinco contendientes, en la primera votación quedaron fuera los ministros Margarita Luna Ramos y Jorge Mario Pardo Rebolledo al obtener sólo un voto. En la siguiente, salió el ministro José Fernando Franco González Salas, quien se quedó con dos.

A partir de la tercera ronda, el pleno de ministros se mantuvo dividido durante cinco votaciones, dándole cinco votos a cada uno de los finalistas. Después de esas ocho rondas, Silva Meza decretó un receso de 15 minutos. Al regreso, los votos se repitieron durante tres ocasiones. Fue necesario otro receso, pero esta vez de 35 minutos. El tercer receso duró una hora. Los ministros tomaron la decisión final hasta las 17: 40 horas.

La sesión fue presidida por el ministro presidente saliente Juan Silva Meza en su calidad de ministro decano y a ella asistieron los integrantes del CJF, el organismo que bajo la presidencia del ministro presidente es el responsable de la vigilancia, administración y disciplina de los jueces y magistrados federales.

00
Compartir