Duarte, entre la espada y la espada

•MORENA, nuevo talón de Aquiles
•Cuitláhuac García, en precampaña

EMBARCADERO: El duartismo tiene un nuevo frente de batalla. Es Cuitláhuac García Jiménez, diputado federal por MORENA, Movimiento de Regeneración Nacional, del tlatoani Andrés Manuel López Obrador.

Y lo es porque Cuitláhuac será el candidato de MORENA a la gubernatura de Veracruz, que como ha referido la coordinadora nacional de la bancada legislativa en el Congreso federal, MORENA irá solo atrás de la silla embrujada del palacio.

Cuitláhuac inició la semana en Córdoba, donde, oh paradoja, en un parque público se reunió con los feligreses de la capilla tabasqueña como parte, digamos, de su precampaña por la sucesión.

Y tronó en contra del estado de cosas que se vive y padece y sufre en Veracruz, donde el desánimo y el desencanto ciudadano se ha multiplicado como los peces y los panes, sin necesidad de lanzar la caña de pescar.

Fue apenas el principio, porque cada fin de semana y entresemana cuando tenga posibilidad, espacio, tiempo, Cuitláhuac seguirá caminando la entidad de norte a sur y de este a oeste, levantando las mismas expectativas que en Xalapa cuando derrotara en las urnas a la ex alcaldesa de Xalapa, ex diputada federal y ex presidenta del CDE del PRI, Elizabeth Morales García.

El diputado federal de MORENA que sorprendió a la elite priista de la capital tendrá como única piñata el rafagueo discursivo y mediático en contra de todo lo que huela a Duarte.

Y más en las horas revueltas y turbulentas que van transcurriendo (el lunes anterior diez ejecutados el mismo día, entre ellos, un bebé), sin que ninguna lucecita se asome en el extenso túnel de la noche más larga de los cuchillos largos.

Un frente más de batalla, como si los abiertos por los senadores Pepe y Héctor Yunes, y el panista Miguel Ángel Yunes Linares, y Dante Delgado del Movimiento Ciudadano, y Elías Miguel Moreno Brizuela del Movimiento de los encabronados, etcétera, fueran insuficientes.

Javier Duarte, entre la espada y la espada.

ROMPEOLAS: En Córdoba, Cuitláhuac García se ocupó de los siguientes temas que ha puesto en la agenda pública:

Uno. El gobierno de Veracruz ha entrado en el pánico electoral, pues además del rompimiento y las peleas entre los mismos actores partidistas, quien lleva el timón lo está llevando a pique.

Dos. “Veracruz vive una desgracia, pues quienes gobiernan solo saben endeudar al estado”.

Tres. “El gobernador permite que sus colaboradores también roben”.

Cuatro. “El gobierno estatal se alista para desviar mil 500 millones de pesos a las campañas del PRI para gobernador y diputados locales”.

Cinco. “El gobernador mantiene endeudado al estado, y aun cuando anunció un plan de austeridad, yo no lo he visto, y por tanto, ha de hablarnos de cuánto es el ahorro que está generando”.

El diputado federal del combativo y aguerrido López Obrador, inminente candidato a gobernador, ha expuesto su agenda pública que, entre otras cositas, repetirá en cada rincón de Veracruz, como la gota de agua perforando la roca y, bueno, algún efecto habrá de tener.

Y más si se considera el hartazgo ciudadano contra la pésima calidad de vida en educación, salud pública, empleo y seguridad y contra la manifiesta incapacidad, mejor dicho, desinterés de la generación priista en el poder sexenal.

El discurso de Cuitláhuac García será tenaz y firme, sin arrugarse, diferente en años luz al perredismo y panismo que caracterizara a tales partidos en los años del fidelato, cuando se hablaba de un PAN y un PRD rojo, y cuyas secuelas en algunos casos todavía perduran.

ASTILLEROS: Gerardo Buganza, como candidato independiente a la gubernatura, pero del señor Javier Duarte, se ha abstenido de hablar de la realidad inevitable, pero si desea mantener el apodo de abanderado ciudadano, entonces tarde o temprano entrará a los toros.

Por lo pronto, Moreno Brizuela está rafagueando al duartismo a tiro por viaje y también ha comenzado el diputado local, Renato Tronco Gómez, a quien enviaron los demonios porque cometió el pecado mortal de tomarse un cafecito con Pepe Yunes Zorrilla para una posible alianza.

El panista Miguel Ángel Yunes Linares está callado por ahora, con un bajo perfil, pues sigue negociando la marcha atrás al presunto desafuero de su hijo, el presidente municipal de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez.

Todo indica que Dante Delgado Rannauro será el candidato a gobernador del Movimiento Ciudadano, y por tanto, su discurso será también el bombardeo al duartismo, si es que desea volverse competitivo.

Así, incluyendo a Cuitláhuac García, los 45 días que dure la campaña electoral por la gubernatura, más los que se vayan sumando de aquí pa’lante, más la agenda pública que traen los senadores priistas en contra de Duarte, anuncia el peor tsunami para el góber de los Frutsis, los Pingüinos, las cañas de pescar, los perritos chihuahueños, los chicles y las manzanas podridas.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir