Duarte, igual que Poncio Pilatos

•Indolente ante Alerta de Género
•Tira pelota a Gobernación

PITORREO SALOMÓNICO DE DUARTE

PASAMANOS: En víspera del V informe de gobierno…

Y luego del menosprecio a la señora Aracely Salcedo, madre de Fernanda Rubí, desaparecida en el mes de septiembre del año 2012…

Y después de tanto reclamos de ONG de Veracruz y del país, el señor Javier Duarte se lava las manos y delega en la secretaría de Gobernación la Alerta de Género en Veracruz, cuando solo en la región de Córdoba y Orizaba hay 90 desaparecidos, la mayoría mujeres, y cuando en la región asesinaran a una chica de 40 puñaladas y a una señora de otras veinte.

Raro y extraño, porque apenas una semana anterior, la postura del Fiscal General era que en ningún momento existían razones para tal declaratoria, luego, incluso, de que los gobernadores del estado de México, Eruviel Ávila, y de Morelos, Graco Ramírez, lo permitieran ante el cabildeo de la secretaría de Gobernación.

Es más, el Fiscal Luis Ángel Bravo Contreras dijo en el mes de septiembre que aun cuando el Instituto de la Mujer de Edda Arrez tenía información sobre los feminicidios cometidos en una década, la información estaba sin clasificar, y por tanto, resultaba improcedente, cuando, caray, las ongs la tienen ultra contra súper documentada y entregada a la SEGOB federal y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Es más, para descargar la crítica en contra de Edda Arrez, el secretario de Seguridad Pública, el general Arturo Bermúdez Zurita, salió en defensa y en un evento la declaró “La heroína del año”, de igual manera como, por ejemplo, en otro tramo del duartismo la señora María Georgina Domínguez fue nombrada la Juana de Arco del siglo XXI en Veracruz.

En fin, que el anuncio de la Alerta de Género en manos de Gobernación, que lo ha establecido en los estados de México y Morelos, más bien parece una salida salomónica para apaciguar la indignación crónica de las mujeres en la tierra jarocha, con el mismo estilo, por ejemplo, con que el gobernador llegó a las Lomas del Estadio para fumar la pipa de la paz con la rectora, Sara Ladrón de Guevara, ofreciendo el pago de los dos mil millones de pesos que le deben y le retuvieron de fondos federales, que en verdad significó una tomadura de pelo.

TOMADURAS DE PELO, ESTILO DE GOBERNAR

BALAUSTRADAS: Fue la misma tomadura de pelo de Duarte a la señora Aracely Salcedo cuando en Orizaba le dijo caminando y pitorreándose que la atendería en el caso de la desaparición de su hija y cuando luego, háganos favor, le pidió disculpas vía Twitter, y después habló de una audiencia… frustrada hasta anoche.

Tal cual ha sido el estilo personal de gobernar, como el caso a los constructores a quienes adeudan millones de pesos por obra pública erigida y los traen con promesas pastoreados todos por Leonor de la Miyar, que resulta la ganona de la revoltura y la turbulencia y hasta ofrece su casa para fumar la pipa de la paz y otra vez renovar la esperanza.

Es el mismo caso de los presidentes municipales del PAN y PRD, cuyos dirigentes y diputados locales han exigido el pago de las participaciones federales retenidas, y no obstante el berrinche, simple y llanamente, nadie los pela, y desde la Sefiplan de Antonio Gómez Pelegrín les echan el rollo.

Y fue el caso denigrante de los 28 mil seniles a quienes durante once meses les suspendieron el pago de un subsidio mensual de 833 pesos para que hacia el final del día les dijeran que como cobraban dos y tres pensiones y eran unos usurpadores, ni modo, quedaban excluidos del programa social del DIF.

Incluso, y cuando el diputado Hugo Fernández declarara que en realidad desde la SEFIPLAN y/o el DIF alguien estuvo cobrando tales subsidios para su bolsillo particular, y como ya se acerca el fin del sexenio, empiezan a lavar las cañerías.

DE DUARTIADA EN DUARTIADA

ESCALERAS: En fin, tirar la papa caliente de la Alerta de Género a la SEGOB federal es una duartiada como tantas otras.

Además, nada garantiza que con la dichosa Alerta, por ejemplo, la violencia intrafamiliar, a la que tanto culpan de las masacres de mujeres en Veracruz, disminuya por decreto, ni menos, mucho menos, significa que los esposos y/o parejas dejen de golpear, ebrios y sobrios, y matar a golpes, ya enloquecidos, a la población femenina.

Pero, bueno, significa una posibilidad que necesita ponderarse con todo y que durante los últimos diez años, cinco del señor Javier Duarte y cinco de Fidel Herrera, dieron la espalda al feminicidio, lo que resulta insólito en el par de políticos.

A la par, no obstante, otras medidas habrán de tomarse, entre ellas, que en verdad sea posible el acceso de las mujeres a la política (mitad alcaldesas, mitad síndicas, mitad regidoras, mitad jefes de manzana, mitad diputadas locales y federales, mitad senadoras, mitad agentes de Ministerios Públicas, mitad juezas, mitad funcionarias públicas en puestos de confianza, etcétera) para que al mismo tiempo, ellas mismas fueran las más rigurosas y drásticas vigilantes de los derechos femeninos.

Y es que ahora, en el Veracruz que Javier Duarte alardea tener, de las 212 alcaldías en sólo 35 hay mujeres como presidentas municipales, y en tales circunstancias, el club de Tobi sigue imperando, dueño de la vida cotidiana, y por tanto, los machos crecidos al castigo.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir