Duarte, ¿licencia o desafuero?

¡Podría ser detenido por la PRG!

Trasciende en las oficinas de Bucareli una propuesta en lo oscurito con una manifiesta disposición del gobierno de Veracruz a devolver y aclarar lo que la federación reclama como dineros ilegalmente desviados para que proceda la autorización de la licencia de Javier Duarte sin que se le despoje del fuero que le daría impunidad.

Sin embargo, una oportuna denuncia de Miguel Angel Yunes Linares de que no se le deje ir sin que se le finquen responsabilidades penales y aclare millonarios desvíos, han dilatado este acuerdo que le permita poner pies en polvorosa.

Ya desde este martes a media mañana cuando se empezó a filtrar en las redes la especie que daba cuenta de la inminente salida de Duarte, Yunes Linares adelantaba en twiter “que tenía información de que el gobernador pediría licencia al cargo en las próximas horas”.

“Estoy en D.F. (sic) tengo información de que van a quitar a @Javier_Duarte para proteger al PRI y a @HectorYunes el candidato tapadera. Pendientes”.

Poco después remató:

“Quieren que @Javier_Duarte y sus cómplices se vayan con las bolsas llenas y dejen a Veracruz en el desastre #QueSeVayanAlaCarcel”.

Ya en mensaje en video a través de las redes reafirmó: “No dejemos que encubran a Javier Duarte ¡a la cárcel y que devuelvan lo robado!”.

Ello alertaría y detendría a la Federación en su decisión final ante el impacto de la opinión pública de que Javier Duarte se fuera con licencia, con fuero e impune a su casa.

Lo que le seguiría, ya en la Secretaría de Gobernación sería encontrar el camino de una salida de Duarte que dejara satisfechos a los veracruzanos y a la opinión pública nacional e internacional.

Y es que la solicitud de licencia a la responsabilidad que tiene JD como gobernador de Veracruz –por la o las razones que fueran- sería altamente gananciosa ya que se iría intocable, es decir, con el fuero que le da la alta investidura.

“Aquí el tema –declaró esta mañana a este reportero el propio Miguel Angel Yunes Linares- está en que lo desafueren para que puedan fincarle un juicio político que determine su honestidad y transparencia en su responsabilidad pública tan cuestionada”.

Y es que “no podemos perder de vista que el Senado de la República ya turnó un punto de acuerdo en el que se solicita llevar a juicio político a Javier Duarte de Ochoa, por el presunto desvió de más de 35 mil millones de pesos de recursos federales en lo que va de su sexenio y señalados por la Auditoria Superior de la Federación”.

En efecto, la presidenta de la Mesa Directiva de ese cuerpo legislativo Rosa Adriana Díaz Lizama, fue quien turnó dicha propuesta, en donde hace énfasis en la Cuenta Pública 2014, presentada por la ASF que registra “un grave daño patrimonial”.

“El paquete legislativo en contra Duarte incluye que la PGR investigue de inmediato la probable comisión de delitos por desvío de recursos públicos en el que se incluya a diversos funcionarios y ex funcionarios; la mayoría de ellos hoy diputados federales como Erick Lagos, Jorge Carvallo, y Alberto Silva”.

En paralelo el grupo parlamentario del PAN “solicitó juicio político para el gobernador Javier Duarte” y este martes el punto de acuerdo legislativo fue turnado a la Cámara de Diputados.

“Duarte tiene que rendir cuentas”, secundó ayer mismo el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

Pero regresando a Yunes Linares.

Su argumento central va en el sentido de que la salida de Duarte “que no será en lo inmediato, van a pasar algunos días “ya que deberá darse por la vía de un juicio político y no de la licencia que le da fuero e impunidad”.

“Es tan grave lo que ha sucedido a Veracruz que no puede irse y ya sin rendir cuentas. Tiene que explicar al pueblo veracruzano y a la república donde fueron a parar el desvío de multimillonarios recursos, lo de los cementerios clandestinos y la inseguridad pública, así como la carta abierta al crimen organizado y sus complicidades políticas”.

Los días pues, no son los mejores para quien pretendió un gobierno pujante que clamaba ¡Vamos para adelante! Para un gobierno “Próspero” que lo fue pero para el grupo de los 22 que hoy observan amenazante su futuro.

Para la oposición y en lo particular para Juan Bueno Torio y Elías Moreno Brizuela es posible en lo inmediato quitarle a la banda delincuencial Duartista “35 mil millones de pesos”.

Sin embargo para otros sectores de la población lo más urgente es que se aclare el genocidio registrado en los últimos cinco años en Veracruz, convertido en el cementerio más grande de la república.

Mientras del lado priista hay confusión, alarma.

El que se vaya Duarte representa la oficialización de un gobierno corrupto, un gobierno priista que embargó a Veracruz por los siguientes 40 años, un gobierno que deberá ser objeto del “voto de castigo”.

De cualquier forma la guerra de las redes seguirá hasta que caiga Duarte o termine su mandato con la misma sombra de sospecha.

Tiempo al tiempo.

Por: Édgar Hernández *Premio Nacional de Periodismo/ Linea Caliente

00
Compartir