Duarte: ¿mentiroso o confundido?

La versión del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, de que el presidente Enrique Peña Nieto le confió a él la decisión de quién será el candidato a la gubernatura por el PRI en los comicios de 2016 es falsa, afirmaron a esta columna fuentes tanto de Los Pinos como del CEN priísta, que precisaron que lo único que le pidió Peña a Duarte en una breve plática que tuvieron durante una reciente visita al estado fue “hacerse responsable del proceso interno” para elegir al candidato en la idea de que no haya una ruptura entre los aspirantes que ponga en peligro al partido tricolor en una elección ya de por sí competida.

“Sólo lo responsabiliza del proceso para garantizar el triunfo, pero no de ser él quien elija al candidato”, dijo una fuente de la Presidencia consultada sobre las afirmaciones que el gobernador veracruzano hizo hace unos días a periodistas de Xalapa, con quienes se reunió en una comida informal. Según Javier Duarte, el presidente Peña le dijo en esa conversación en su estado: “En el tema de la sucesión me dijo: ‘Javier, nunca me has fallado, pero esta es la decisión más importante de tu vida, no te puedes equivocar, con lo cual me está dando la gran responsabilidad’”.

La versión de los dichos de Duarte, enviada a esta columna desde el martes 1 de diciembre, cuando había ocurrido el encuentro entre el mandatario y un grupo de columnistas veracruzanos, fue retomada el viernes pasado por el periodista Roberto Rock, quien en su columna Retrato Hereje, del viernes 4 de diciembre en estas mismas páginas, dijo haber confirmado con “dos testigos directos” de aquella reunión los comentarios que les hizo el gobernador.

“Asentado todo lo anterior, la pregunta elemental es por quién se inclinará Duarte para que sea su sucesor por dos años”, comenta Rock en su columna, en donde también menciona que el favorito del gobernador sería el dirigente del PRI veracruzano, Alberto Silva Ramos, quien estuvo presente en la comida con los columnistas y quien “ha sido llevado de la mano por el mandatario para ser alcalde, integrante del gabinete, vocero, ahora diputado federal y también líder del PRI”.

Pero dos de las fuentes consultadas sobre la veracidad de las afirmaciones del gobernador de Veracruz insisten en que no fue ese el sentido de la encomienda que Peña Nieto le hizo a Duarte. “Lo que le pide es cuidar el proceso si quería ser elegible. De lo contrario tendría que salir de la contienda”, dijo una de las fuentes que refutó las afirmaciones del mandatario veracruzano. “El Presidente dice que no es cierto”, insistió la otra fuente a la que se le preguntó del tema.

La pregunta es ante qué estamos con las aseveraciones de Javier Duarte, quien incluso presumió a los columnistas veracruzanos que él es “el único amigo veracruzano que tiene el Presidente” y les dijo: “El Presidente me tiene una estima que la siento en los hechos. Nunca he tenido un ‘no’ del Presidente. Todo lo que le he pedido siempre me ha dicho que sí”, lo cual atribuyó a que fue el primer gobernador que destapó a Peña Nieto en El Tajín en septiembre de 2011 cuando era gobernador del Estado de México.

¿Será confusión de Javier Duarte o será compulsión por mentir? En todo caso no falta mucho para saber si, como se ufana hoy el gobernador, el Presidente lo dejará ser el único mandatario estatal que elija a su sucesor. Ya se verá en la decisión que tome el PRI sobre quién será el candidato a la minigubernatura de dos años en Veracruz.

Con información de El Universal/ Por Salvador García Soto “Serpientes y Escaleras”

00
Compartir