Eco-amigable

Por: Jorge Curiel H.

Cancún y la Riviera Maya reciben cada año aproximadamente 25 millones de visitantes que vienen a disfrutar principalmente de las playas, el clima y los atractivos naturales y arqueológicos que ofrece Quintana Roo. El impacto ambiental que esto genera es cada vez mayor, ya que hay que actualizar y mejorar la oferta turística constantemente. El crecimiento demográfico que esto conlleva, así como el crecimiento de la mancha urbana y todas las demás variables que, para mantener la competitividad del destino impactan de forma negativa el medio ambiente y deterioran las maravillas naturales que, contradictoriamente, son el principal atractivo para quienes nos visitan.  Cenotes, arrecifes, selvas, fauna y comunidades indígenas han sido, en los últimos años, explotadas irracionalmente en esta carrera por ganar la preferencia de los turistas y visitantes. Un claro ejemplo de este deterioro es Cozumel, en donde se ha llegado al extremo de tener que cerrar el acceso al público para realizar cualquier tipo de actividad acuática y subacuática en los arrecifes y así permitir la regeneración natural de los mismos.

Esta carrera por ganar la preferencia de los visitantes ha llevado a nuestro estado a estar actualmente en una situación crítica, donde se han destruido hectáreas de manglar y selva para poder construir grandes resorts. Si seguimos la primicia de que el principal atractivo de nuestro estado son los recursos naturales, debemos ser muy insistentes en que estos se preserven y enriquezcan constantemente.  He visto muchas iniciativas en los últimos meses, tanto por parte de las autoridades como por parte de los hoteleros, restauranteros y demás integrantes del gremio turístico, sin embargo, veo las playas publicas llenas de botellas de PET, bolsas de Sabritas y Bimbo, y el colmo, hieleras y vasos de unicel, todos estos de venta en el OXXO de su preferencia.  ¿Será que estas cadenas no están conscientes a estos respectos? o ¿será que las autoridades se hacen de la vista gorda? Los ciudadanos somos también responsables de mantener limpias nuestras playas y parques, pero ¿qué pasa si no tenemos más alternativa que comprar un PAKETAXO y una Coca de 2 litros para el domingo familiar sea cual sea el empaque que los contiene? 

Recientemente se han dado de manera emprendedora y responsable muchas iniciativas, estas van más enfocadas a la oferta sustentable, pero la demanda sustentable es la que requiere más atención. ¿Qué haría OXXO si ya nadie quiere sus hieleras? Correrían la misma suerte que los ya olvidados e innecesarios popotes.    

Iniciativas como ADAPTUR (los invito a visitar su página www.adaptur.com) van más allá, no solo a crear una conciencia sustentable por parte del sector turístico, sino a garantizar que esta oferta permanecerá en el futuro.  Es interesante cómo esta iniciativa plantea los atractivos naturales como activos y cómo la oferta turística debe centrarse en la conservación de los mismos, de lo contrario en el futuro cercano del destino, junto con sus atractivos, perecerá. 

El reto hoy en día es permitir e incentivar el crecimiento y desarrollo del destino pero con una conciencia eco-amigable, teniendo como principal objetivo la conservación de nuestros activos turísticos, sean estos playas, selvas, manglares, arrecifes, sitios arqueológicos, comunidades indígenas e incluso la gastronomía, tengamos muy en cuenta que los visitantes de nuestro querido estado vienen a eso, su interés no es el de conocer la infraestructura hotelera ni tampoco les atraen los gigantescos resorts o desarrollos inmobiliarios, vienen en su inmensa mayoría a ver nuestros recursos naturales y culturales, esos, que ya estaban aquí antes de que cualquiera de nosotros llegara.

Es indispensable que autoridades, oferentes y consumidores de los servicios turísticos nos comprometamos a la permanencia de los activos turísticos que son el atractivo de Cancún y la Riviera Maya, nadie ofrecerá un popote si no lo pedimos, ni de plástico ni de semilla de aguacate, de ese tamaño es el poder de los que consumimos.

El próximo mes de abril, en Cancún, se llevará a cabo la “Expo Turismo Sustentable” en su 11va edición, este expo nació cuando Tulum empezaba a ser un destino turístico popular entre la gente joven que buscaba una nueva experiencia eco-amigable y sustentable, pero con el atractivo de las maravillas naturales y culturales que ofrece Quintana Roo. Asistiré para poder ver en primera fila cuáles son las propuestas y qué rumbo tomará el turismo en el futuro cercano.

Estoy a sus órdenes para cualquier comentario sobre esta columna en: 

jcurielh@gmail.com  o bien Twitter:  @jcurielh  

00
Compartir