El alcalde depredador, Pacto con los carteles

•Indolencia en SAS

PASAMANOS: En la mirada del politólogo Carlos Ronzón Verónica, el presidente municipal de Veracruz, priista Ramón Poo Gil, ha entregado la plaza jarocha a los carteles… Incluso, la disputa por el poder económico y social afloró el fin de semana anterior, cuando cinco cadáveres (dos decapitados y uno con las manos cortadas) fueron tirados en una colonia popular, cerca de un panteón, para que así la sepultura se facilitara… Incluso, el simple hecho de que a uno de ellos le cortaran las manos significa en el lenguaje de los malandros que metieron la mano al cajón… Se trata, dice el maestro, de un ajuste de cuentas entre las partes; pero, al mismo tiempo, expresa con rigor el grado al que hemos vuelto otra vez en el territorio jarocho, igualito a los años 2011, 2012 y 2013… Tal cual, los malosos han tomado la medida al edil, por lo siguiente: según Ronzón, los carteles se han adueñado de una parte de la vida económica y social de la población, pues, y por ejemplo, en unos mercados populares, los céntricos sobre todo, han establecido una cuota diaria que en algunos caso llega a los 150 pesos… Y que, bueno, y por ahora, todo mundo está cubriendo, temerosos de que atenten contra sus vidas… Y en contraparte, el silencio ominoso del presidente municipal, quien desde el inicio de la administración ha sido indiferente a los graves pendientes sociales… Y aun cuando, digamos, pudiera explicarse, en ningún momento justificarse, el alcalde llegó al cargo sin ninguna experiencia, y lo que es peor, sin el mínimo interés en la vida pública, pues desde siempre lo ha sentido como un regalo paternal… Y por eso mismo, le vale el destino de la población…

BALAUSTRADAS: Por ejemplo, mientras los carteles se han adueñado de la tranquilidad de los locatarios con la cuota diaria, resulta inadmisible la defensa a ultranza que ha mantenido de la empresa brasileña, Odebrecht, concesionaria con la española Aguas de Barcelona, del sistema del agua durante los próximos 30 años, además con libertad tarifaria… Y lo peor: está claro que Odebrecht, con su presidente general preso en Brasil acusado de lavado de dinero y corrupción, que ha merecido una multa de dos mil millones de dólares del gobierno de Dilma Rousseff para alcanzar la libertad, ningún interés tiene para invertir en SAS; por el contrario, su apuesta está en aprovechar los recursos estatales y federales que pudieran avenirle… Y en tal circunstancia, los regidores de oposición del Ayuntamiento porteño se han levantado en contra, ahora cuando en el transcurso de la semana, la LXIII Legislatura, comandada por el cacique magisterial desde hace 33 años, Juan Nicolás Callejas Arroyo, debatirá sobre la privatización y concesión de SAS a tales empresas transnacionales… Oficioso, dice Ronzón, el presidente municipal ha defendido a la brasileña como la versión moderna de Cuauhtémoc ante Hernán Cortés desembarcado en las playas de Chalchihuecan… Peor tantito si se considera el contrato leonino con que Odebrecht ha sido beneficiada… El mismo contrato leonino, por ejemplo, con que fuera concesionados los parquímetros cuando el alcalde Julen Rementería y ratificado por los ediles siguientes, Jon Rementería del Puerto y Carolina Gudiño, y ahora de igual manera por Ramón Poo… Incluso, hace apenas unos días, y ante el debate público, el alcalde aseguró que por ningún filtro jurídico podía tumbarse el contrato leonino a la empresa Zeus, y por tanto, se cruzó de brazos, como también ante los carteles, dueños del día y de la noche en los mercados populares…

ESCALERAS: Tal cual, y ante la servidumbre de Poo Gil a Odebrecht y Aguas de Barcelona, resulta peor la indolencia del todavía director de SAS, José Aniceto Tello Allende, el expriista que mudó, primero, en perredista atrás de Andrés Manuel López Obrador, y ahora, militante de MORENA… Por ejemplo, en su momento, el alcalde denunció que en SAS existía una cartera vencida de mil millones de pesos, heredada por los ex titulares, José Ricardo Ruiz Carmona y Yolanda Gutiérrez Carlín, premiada, por cierto, con la Secretaría de Protección Civil gracias a su amigo y padrino, el senador Héctor Yunes Landa… Pues bien, un año y meses después de la denuncia de Ramón Poo, ninguna medida tomó él mismo ni tampoco Tello Allende para reducir con un programa ambicioso a mil por hora la cartera vencida… Quizá, acaso, el par reculó cuando, por ejemplo, revisaron que entre los deudores hay magnates empresariales y gente ligada a políticos para el consabido tráfico de influencias… Incluso, hasta magnates periodísticos…Tal cual, SAS entró en colapso, y más cuando el gobierno de Veracruz lo dejó a la deriva sin aportar los 245 millones de pesos necesitados para su rescate inmediato… Es más, Tello Allende se dobló cuando desde Xalapa le dieron la orden de limpiar como un químico contable la auditoría a Ruiz Carmona, de tal manera que saliera lo más transparente posible, y por añadidura, los alcaldes de Veracruz, Ramón Poo, y de Medellín, entonces Omar Cruz, prófugo de la justicia, fueron doblados… Por eso desencanta y decepciona por completo el llamado buen gobierno del Ayuntamiento jarocho, pues el de Medellín, pobrecito, sigue enfrascado en el descrédito, y más ahora cuando envuelto en el crimen de un reportero, activista social y taxista y un alcalde huyendo de la justicia, los regidores se aumentaron el salario; pero, además, de manera desproporcionada y que ha originado un cochinero en el municipio…


Por: Luis Velázquez

00
Compartir