“El Bronco” inicia gobierno de alta expectativa en NL, sin tele pero con muchos reflectores

Jaime Rodríguez Calderón inició ayer el primer gobierno sin partido. ¿Podrá responder a la alta expectativa que se tiene de él no sólo en Nuevo León, sino a nivel nacional?

Monterrey, 5 de octubre (SinEmbargo).– Resollando, Tornado trota lento y seguro rumbo a la Fundidora Monterrey donde lo espera su jinete, el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”. Son las once de la mañana y la cabalgata con más de mil 500 jinetes lo acompañan para declarar el inicio de su “gobierno independiente”.

El lecho del Río Santa Catarina, testigo de enormes tragedias bajo el huracán Alex, es ahora el escenario de este inédito arranque de un gobierno que ha generado enorme expectativa a pesar de que tuvo el castigo de la televisión comercial pero estuvo siempre acompañado de los reflectores nacionales e internacionales. La suave lluvia de la mañana, la bruma y una atmósfera de festejo vaquero rodean el desfile equino.

Los caballos van llegando a la altura del Puente del Papa. Los hay pecherones, andaluces, bayos, frisones, cuarto de milla, salernos, pintos, criollos y decenas de hermosos ejemplares purasangre. Algunos relinchan nerviosos, trotan, galopan en círculos y están nerviosos, sensibles a los acontecimientos.

Desde el acceso 7 del Parque Fundidora, Tornado y el nuevo Gobernador –vestido con camisa rosa, chaleco de cuero, pantalón de mezclilla, botas vaqueras y sombrero ranchero– salen al encuentro para unirse a los cientos de jinetes. Dos amazonas encabezan la cabalgata durante ocho kilómetros: una ondeando la bandera de México, y la otra abanderada con el escudo de Nuevo León.

Antes de entrar al Parque Fundidora, entre relinchos y resollos, el Gobernador pide hacer un alto. Se quita el sombrero norteño. “Padre, déme la bendición”, le dice al sacerdote Alejandro Solalinde, quien monta un caballo blanco: “La bendición te doy para que el gobierno que ahora inicias sea un gobierno de cambio y beneficie a todos los ciudadanos de Nuevo León”, dice mientras eleva su mano derecha haciendo la cruz: “En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo”.

Luego menciona la presencia de Hipólito Mora, líder de las Autodefensas de La Ruana, Michoacán, que lo acompaña a trote en un caballo blanco. El desfile donde cabalgan también Roberto Sandoval, Gobernador de Nayarit, y Enrique Alfaro, Alcalde de Guadalajara; el Diputado federal de Movimiento Ciudadano Gustavo Cárdenas y la Diputada local independiente Karina Barrón se encamina entonces al Parque Fundidora donde el sonido de los cascos de los cientos de caballo anuncian la llegada del nuevo Gobernador a la Arena Monterrey.

BAÑO DE PUEBLO

A paso lento, sonriendo, una marea de sombreros vaqueros aparece a lo lejos. Los caballos recorren las ciclovías y demás aceras del lugar. Detrás de ellos viene el contingente de ciclitas y luego un centenar de motocicletas hacen retumbar sus motores.

La verbena preparada para miles de nuevoleoneses va tomando forma. Grupos en vivo y música de mariachi dan la bienvenida a “El Bronco”. Sin bajarse del caballo, atendió brevemente a los periodistas asegurando que todo iba en orden y estaba contento. De pronto, bajo del caballo, rompió el cerco de seguridad y se encaminó rumbo al desfile de los motociclistas para saludarlos y aceptar unas cuantas selfies.

Tornado lo esperaba. Regresó lo montó y se encaminó a la Arena Monterrey. Por sus jardines disfrutó a trote. Sus hijos Alejandro y Emiliano fueron a su encuentro y los subió a ambos al caballo. Sonriente, galopó con ellos, retrasando el momento de su entrada triunfal.

Los gritos de unos 8 mil asistentes se escucharon. La broncomanía sigue igual de intensa. Una joven lo detiene y le regala un sombrero vaquero en un estuche de madera con su nombre. Su esposa, Adelina Dávalos lo toma de la mano, lo besa sonriente y ambos de la mano de sus cuatro hijos se encaminan al recinto.

En el lugar ocho gobernadores lo esperaban. La presencia de gobernadores priístas con una sombra de corrupción provocó la suspicacia de algunos: “¿Qué hacen aquí esas ratotas?”, espetó una señora lideresa de Santa Catarina: “Se supone que El Bronco es independiente y no se junta con esa gente. Mal, muy mal, ahora le queda eso de “dime con quién andas y te diré quién eres”.

Al subir al estrado mencionó a su “compadre” Manuel Velazco, Gobernador de Chiapas por el Partido Verde. Luego hizo referencia a Miguel Ángel Mancera del Distrito Federal y a Egidio Torre de Tamaulipas. En el área de invitados se encontraba el obispo Onésimo Cepeda y durante su toma de protesta una noche antes, el panista Diego Fernández de Cevallos, algo que generó un cúmulo de críticas.

“Me voy a partir el alma para hacer que Nuevo León sea ejemplo”, dijo de entrada. Y añadió: “Voy a trabajar duro, para que las cosas sean mejores”. Y reiteró que no habrá dinero para las televisiones, ya que el anterior gobierno de Rodrigo Medina gastaba mil 600 millones en imagen, algo que promete no sucederá durante su gestión.

Recordó que una noche antes, durante su toma de protesta en el Congreso de Nuevo León, las televisoras comerciales no lo transmitieron:

“Ninguna televisora cortó su programación. Qué gachos, la verdad. Lo bueno es que dos millones de personas siguieron la transmisión de toma de protesta por Periscope”, dijo provocando la risa de los asistentes.

En un discurso de 45 minutos con contenido repetitivo y apariencia de seguir en campaña, “El Bronco”pidió a los ciudadanos no dejarlo solo: “Quiero que me ayuden a gobernar y que estén alerta para denunciar funcionarios corruptos”.

Advirtió que no será bueno con los ciudadanos que paguen sus impuestos, pero con los otros “ni madres”. Fue entonces cuando recordó una de sus promesas electorales: suprimir la tenencia vehicular, algo que ahora, al llegar al poder dice, posiblemente no podrá ser porque argumenta que la administración financiera del Estado esta prácticamente quebrada.

Su posible primera promesa incumplida, ya ha generado protestas, particularmente de los diputados panistas que le han exigido una disculpa dirigida a los ciudadanos por “haberles mentido”.

Los ciudadanos ya le han lanzado un órdago al nuevo Gobernador: enjuiciar al ex mandatario Rodrigo Medina, acusado de malversar los caudales públicos, robar alrededor de mil millones de pesos, según la denuncia del ex subprocurador Aldo Fasci y de dejar una deuda de 100 mil millones de pesos.

“Se les apareció el diablo y algunos se irán al infierno a pagar sus pecados”, dijo mientras se escuchaban gritos de “cárcel a Medina”. Y añadió: “La casa está sucia, las columnas derruidas y para acabarla de fregar hipotecada, la corrupción sin llenadera de aquéllos que se creyeron reyes y no gobernantes nos dejó así”.

Y advirtió con tono firme: “Se les acabó la fiesta a los bandidos, que ni se hagan ilusiones, se acabaron los “moches” y las tranzas, si quieren lana háganla por la buena… Vamos a investigar sin deseo de venganza, si alguien cometió un crimen, que responda ante la ley, sea quien sea”.

La credibilidad del bronco depende de su primer movimiento como Gobernador encaminado a hacer justicia. Los ciudadanos lo exigen y si es fiel a su compromiso de campaña tendrá que aceptar que: “la raza manda, la raza paga”.

Sin embargo, al término del evento, en conferencia de prensa, reculó y dijo que su comentario sobre el infierno y los bandidos no tenía dedicatoria a Rodrigo Medina: “Yo hice el comentario abierto, que entienda el que tenga que entender”, dijo, y reiteró que en su administración serán auditadas todas las dependencias y los abusos serán castigados”.

Y a continuación, reveló los nombres de quienes serán parte de su gabinete: Contraloría, Nora Elia Cantú; Secretaría de Desarrollo Sustentable y Urbano, Roberto Russildi; Metrorrey, Jorge Arrambide; Junta de Conciliación y Arbitraje, Ismael Rodríguez Campos; Secretaría de Educación, Esthela Gutiérrez. Secretaría de Desarrollo Social, Luz Natalia Berrún; Salud, Manuel de la O; Obras Públicas, Humberto Torres; Agua y Drenaje, Enrique Torres; Fomerrey, Adalberto Núñez; Desarrollo Económico, Fernando Turner; coordinación ejecutiva de la Oficina del Gobernador, Miguel Treviño de Hoyos; Comunicación Social, Diana Adame; y dirección del DIF, Eduardo Santos.

Otra de las grandes críticas contra Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, se centran en su supuesto próximo Procurador de Justicia que será anunciado esta semana, el abogado Roberto Flores Treviño quien tiene un cuestionado historial.

Hace unos días, fue publicada en redes sociales una grabación con comentarios que indican supuestamente probables actos de corrupción en un caso sobre una detención relacionada con municiones ilegales calibre 45:

“Son 25 años de cárcel el pedo que trae encima… ¿sabe cuánto va a costar ese pedo? Un billetón de su puta madre, no tengo ni una idea de cuánto, pero eso va a costar un dineral de la chingada”, le dice a su interlocutor que lo identifica como el “próximo Procurador”…

“Pero no es el tiempo el que castigó nuestra casa, sino la corrupción sin llenadera y el delirio de muchos que se creyeron reyes y no gobernantes; que donde había ciudadanos, veían súbditos; que donde había dinero público, veían botín. Hoy les digo claro y fuerte: se les acabó la fiesta a los bandidos. Que ni se hagan ilusiones los manos largas: a partir de hoy, se acabaron los moches y las transas. Se acabaron los lujos a costillas de la gente. Si quieren lana, háganla por la buena como la gente honrada: ¡trabajando!”, dijo la noche anterior.

Ahora falta lo que todos están esperando: que cumpla.

(Con información de Sin Embargo)

00
Compartir