El campo está vivo

Salvar el trabajo

Roberto Campa Cifrián subrayó la trascendencia del trabajo en el campo y reivindicó la dignidad de la labor de jornaleros y campesinos

Por Staff Políticos al desnudo

La realización de la Comisión Nacional de Secretarios del Trabajo en Rosarito, Baja California no es gratuita. Tiene varios significados, todos ellos seguramente bien hilvanados por Roberto Campa, secretario del Trabajo, con el objetivo no solo de llamar la atención sobre la necesidad de la dignificación del trabajo en el campo sino para evitar que incidentes lamentables como el esclavismo del siglo XII siga en práctica.

Hace un año, el 17 de febrero los jornaleros del Valle de San Quintín, en el municipio de Ensenada, fue denunciada la sobreexplotación de miles de jornaleros, dos años antes en marzo de 2015, una represión policiaca contra los inconformes obligó a varias empresas de la región a pagar salarios más justos. Todavía hay asignaturas pendientes en el lugar. Todavía hay injusticias con los jornaleros y eso lo sabe el secretario del Trabajo, es por ello que la reunión de secretarios del trabajo de la mayor parte de los estados del país, se reunieron en Rosarito, a tres horas del Valle de San Quintín.

Ahí, el gobierno federal y 19 estados suscribieron la firma del Acuerdo de Ejecución de Movilidad Laboral como parte de las acciones implementadas durante la Comisión Nacional de Secretarios del Trabajo, encabezados por Roberto Campa Cifrián, quien destacó que este documento tiene como prioridad salvaguardar las garantías de los trabajadores del campo, porque representan un sector que devenga salarios bajos, pese a los riesgos para llevar a cabo sus tareas.

En México hay más de dos millones de jornaleros, la mayoría no sólo mal pagados sino en muchos casos maltratados, por eso se advirtió en la reunión que la mano de obra de en los campos mexicanos representa peligros que van desde la utilización de pesticidas, temperaturas extremas y maquinaria riesgosa, entre otros.

Porque no tienen la suficiente protección para esos químicos ni para las inclemencias del clima en esa parte del país, que no son muy hospitalarias que digamos.

Las empresas asentadas en ese Valle y las zonas agrícolas aledañas no proporcionan a los trabajadores los equipos adecuados para cuidar su salud, incluso su vida; utilizan a sus trabajadores, en muchos casos, como un agente desechable a la hora que se enferman, que es por lo regular a una edad productiva.

Campa Cifrián, remarcó que los estados firmantes representan al grueso de los jornaleros, quienes migran a diferentes entidades en temporada de cosecha, mientras que otros más, se quedan como residentes permanentes.

El Secretario de Estado anunció la creación del padrón único de trabajadores de movilidad laboral, el cual contendrá datos personales de los jornaleros, con la intención de proteger su entorno laboral y social.

En la reunión, Juana Laura Pérez Floriano, secretaria del Trabajo y Previsión Social en Baja California, comentó que dicha firma redundará en incrementar los niveles de productividad, competitividad y generación de empleos.

Comentó que los sectores agrícolas, pesca, industrial y de servicios, que se ponderan en la región resultarán beneficiados con la puesta en marcha del documento en mención.

El Secretario Federal del Trabajo y Previsión Social, Roberto Campa Cifrián, señaló que el acuerdo de Movilidad Laboral, el primero en su tipo a nivel nacional, tiene por objeto ejecutar políticas y programas para mejorar la protección de los derechos laborales de los trabajadores del campo, lo cual incluye la creación de un padrón de trabajadores en movilidad laboral nacional, que deberá estar al día anualmente con los datos personales de los jornaleros.

Con un padrón de trabajadores del campo podrán resguardarse mejor sus derechos laborales, pero también su integridad física. El campo es el lugar donde las distancias alejan de sus derechos a los trabajadores. Si no hay un padrón de jornaleros, de trabajadores del campo que en una zona confluyen hombres y mujeres de todo el país, no podrá haber justicia laboral.

El secretario del Trabajo, consciente de la realidad del lugar donde está parado y de la responsabilidad que recae sobre sus hombros, resaltó el hecho de que en Baja California no ha habido huelga en los últimos 68 meses de jurisdicción federal, a pesar de haberse presentado 826 emplazamientos en ese mismo periodo; solamente el 39.95% de la población se encuentra en la informalidad laboral, dato que resulta importante ya que está 17.1 puntos porcentuales debajo de la media nacional.

Números que deben analizarse y trabajar sobre ellos. No todo está resuelto para la responsabilidad de otorgarle al trabajo un estado de equilibrio en el campo. Es ahí donde hay provocaciones y tentaciones que pueden convertir a un jornalero en delincuente por hambre.

El campo ya no será un área olvidada por el gobierno, su trabajo estará protegido, su salud y sus derechos laborales y humanos.

Los trabajadores del campo representan una mano de obra importante para el país, de sus garantías como ciudadanos y jornaleros dependerá su estancia en el país, no podemos dejar ir a más jornaleros al norte. El maltrato no puede marcar la necesidad de ganar dólares, ni la discriminación puede seguir siendo una manera de vivir de nuestros paisanos en el vecino país.

Es por ello que todo lo que se haga en favor de los jornaleros debe aplicarse de inmediato. Ellos conocen y reconocen su tierra, que hablan entre ellos el mismo idioma y a veces la lengua madre los hace más similares, lo que los hace iguales es el maltrato y la explotación; la ilegalidad y el autoritarismo. Es necesario como lo hicieron las autoridades de la Secretaría del trabajo voltear la mirada al campo. Por ese simple hecho se gana mucho y se deja de perder bastante.

Los campesinos deben dejar de ser personas vulnerables, tienen derechos laborales que suelen no ser respetados y a veces dejan de ser defendidos porque no hay ningún interés en defender la dignidad de quienes están más allá del anonimato. Por ello el secretario del Trabajo, sentenció: “Uno de los mayores retos de nuestros tiempos es asegurar que, en todos los centros laborales, se generen condiciones de igualdad en el trato e incluir a personas vulnerables”.

00
Compartir