El Carnaval de Veracruz es para turistas de jícama con chile y horchata

El origen de su celebración es pagano, se realizaban en honor a Baco, el dios romano del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del toro Apis en Egipto. Según algunos historiadores, los orígenes de esta festividad se remontarían a la Sumeria y el Egipto antiguos, hace más de cinco mil años, con celebraciones muy parecidas en la época del imperio romano, desde donde se expandió la costumbre por Europa, siendo llevado a América por los navegantes españoles y portugueses a partir de fines del siglo XV.

En estos tiempos, sus prácticas no han cambiado; el Carnaval de Veracruz se ha convertido en el pretexto para que muchas personas saquen a la luz sus bajos instintos. Borracheras, asaltos, calles utilizadas como orinales son la imagen de lo se considera el «Carnaval más alegre del mundo».

Algunos empresarios consideran que la derrama económica no es tan alta como en otros tiempos. Los turistas extranjeros mejor elijen otros lugares más seguros. De manera que los que van al carnaval sólo compran caguamas, jícamas con chile y horchata. Pero eso sí, los estratos más bajos de la sociedad le dan rienda suelta a la pasión y a la libación.

Libertad bajo palabra

00
Compartir