El circo sexenal

•Políticos, enanos, odaliscas, bufones, pinochos y locos soñadores: elenco duartista llega al palacio Legislativo
•Muñequitas de pastel, enamorados irrecusables y diputados coquetos y querendones y gruñones

La elite política de Veracruz ha resultado imprevisible, y lo más importante, que el ciudadano se distrae y entretiene.

Por ejemplo, está claro que hay políticos enanos, aquellos que son capaces de descarrilar a las odaliscas con todo y su maquinaria priista, el aparato gubernamental, los liderazgos locales y distritales y a los medios a su servicio.

También hay bufones que ganan elecciones con 72 mil votos de una forma transparente y nítida y democrática, sin comprar conciencias ni lealtades ni sufragios.

Hay de igual manera locos soñadores que así se definen aquellos que luchan, como Ernesto “El che” Guevara, por la humanidad.

Tal cual en la LXIII Legislatura y de acuerdo con las fotos que se anexan el circo se amplía y multiplica.

Por ejemplo, hay muñequitas de pastel como Belén Fernández, exdirectora del DIF jarocho en tiempo de Carolina Gudiño Corro, la derrotada aspirante a la curul federal.

Hay pretendientes y enamorados como David Velasco Chedraui, el expresidente municipal de Xalapa que sueña con la candidatura independiente de su cuate Ricardo Ahued Bardahuil a gobernador 2016.

Hay diputados coquetos como José Ramón Gutiérrez, alias El José/ratón, que se creen unos seductores en noche de luna llena.

Hay en el Congreso raros y extraños especímenes con fama pública de flojos que en la curul se expresan como son sentándose en la curul como si estuviera en una cantina luego de muchas horas de empinar el codo como Antonio Baxzi.

De igual forma hay los gruñones, como el enano aquel de Blanca Nieves, sin quien el elenco circense estaría incompleto, como el diputado vasco, Julen Rementería del Puerto, otro loco soñador con integrar un frente común para la candidatura opositora a gobernador 2016.

Hay, pues, de todo en la viña del señor…

LOS QUE VENCIERON A LA MUERTE

Viña, al fin, también hay quienes lucharon contra la muerte en forma de cáncer como Gustavo Sousa Escamilla, director del Fideicomiso del 2 por ciento a la nómina.

¡Ah!, y por supuesto, Gerardo Buganza Salmerón, secretario General de Gobierno, quien también se enfrentó a la muerte representada en un cáncer en la piel y la derrotó por completo, de tal forma que hasta sueña con la candidatura a gobernador para el año entrante, ofreciendo, más que continuismo, continuidad al Maximato del góber fogoso y gozoso.

Hay showman como el Fiscal General de nueve años, Luis Ángel Bravo Contreras, quien, además, es un cantante estelar de boleros que integrará el quinteto Los duartistas, con Reynaldo Gaudencio Escobar, Fernando Charleston Hernández en la guitarra, Enrique Ampudia Mello en la primera voz y Ramón Ferrari Pardiño en los bongoes con su equipo de Bembones.

La fauna política estaría incompleta si faltaran convictos y exconvictos, políticos tras las rejas, luego de haber disfrutado y usufructuado las mieles del poder.

Y por eso mismo, Sara Luz Herrera Cano, expresidenta municipal de Alvarado, cumple una sentencia en el penal de alta seguridad de Amatlán de los Reyes, acusada del crimen de su secretario particular; pero también por sus malas amistades.

Y, bueno, el Fiscal soñó con engrosar la lista de presidiarios; pero le ha ido mal, y por tanto, Omar Cruz, exalcalde de Medellín, acusado del asesinato del reportero y activista social, Moisés Sánchez Cerezo, huyó, simple y sencillamente, se le peló, que por eso mismo con tiempo suficiente, el exprocurador de Justicia, Felipe Amadeo Flores Espinosa, puso una vigilancia policiaca día y noche a Sara Luz.

Y, por tanto, para seguir cerrando el círculo circense también están los ingenuos payasos como el Fiscal, quien, está probado, tiene una vocación universal como los hombres del siglo XVIII que eran tal cual.

PERDIERON EL PISO

El círculo se enrique con otros especímenes. Por ejemplo:

Tomás Ruiz González, el político que más levita, sintiéndose parido por los dioses, merecedor de todos los honores, seguro de que el mundo está en deuda con él y por tanto, le hace un bien a los gobernados con despachar en la SIOP, aun cuando la actriz Ana de la Reguera piensa de otra manera.

Érik Porres Blesa, otro que levita, finito y delicado, con sordera política para escuchar la inconformidad colectiva con el desempleo, el subempleo y los salarios de hambre, mientras, bueno, él siga habitando su castillo con su mundo color de rosa.

El senador Héctor Yunes Landa, quien dada su urgencia de servir a los pobres de Veracruz, indígenas y campesinos, por ejemplo, va a una boda y quiere ser el novio, a un bautizo el niño y a un velorio el muerto, y por eso mismo, escuchó a Francisco Céspedes en su concierto en el puerto jarocho para que el cantante cubano anunciara al mundo que ahí estaba, en medio de la gente, el señor senador.

Y le aplaudieran, pues así se alimenta la vanidad y el sueño.

Bien dice el politólogo Carlos Ronzón Verónica: el poder enloquece a los políticos que de pronto, rodeados de halagos, odaliscas, bufones y presupuesto, pierden por completo el piso y la noción de que el poder sólo dura tres años, en el caso de los diputados, cuatro de los alcaldes y seis en un gobernador.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir