El góber generoso y solidario

El lunes 7 de septiembre, mes patrio, euforia patria, el nacionalismo patrio, el gobernador de Veracruz acuñó, quizá, la más patriótica de sus frases bíblicas cuando al referirse al subsidio a la UV dijo:

“No le debemos nada. Nosotros contribuimos de manera generosa y solidaria subsidiando a la UV”.

Tal cual, en este mes de fervor y de flores en el santuario de la patria, se ha descubierto que el señor Javier Duarte es el góber generoso y solidario.

Fidel Herrera, por ejemplo, pasó a la historia como el góber fogoso y gozoso.

Mario Marín, de Puebla, como el góber precioso.

Ulises Ruiz, de Oaxaca, el góber ruin.

Emilio González Márquez, de Jalisco, el góber piadoso… que solía decir a la población: “Para eso soy gobernador, para gastar el dinero en lo que mi rechingada gana me da’’.

Mario Villanueva, de Quintana Roo, ingresó a la historia como el góber narco, a quien podrían seguir los ex de Tamaulipas, Eugenio Flores Hernández, y Tomás Yarrington, a quienes la DEA ha expedido orden de aprehensión acusados de ligas y pactos con los Zetas.

Sergio Estrada Cajigal, de Morelos, con su helicóptero del amor, como el góber lujuriento.

Hilario Ramírez, Layín, el presidente municipal de San Blas, Nayarit, aquel que se diera un besito en la boca con un homosexual, como el alcalde que “sólo robó un poquito… porque poquito había”.

Gabino Cué Monteagudo, de Oaxaca, el góber tibio… ante la CNTE.

Rafael Moreno Valle, de Puebla, el góber represivo con sus más de 50 líderes sociales en la cárcel.

Roberto Borge, de Quintana Roo, el góber rencoroso y vengativo que encarcela a los reporteros críticos que al mismo tiempo son activistas sociales y abanderan causas populares.

Manuel Velasco Coello, de Chiapas, el góber madreador… a sus escoltas.

Eruviel Ávila, del estado de México, el góber Televisa que también ha adoptado de pareja a una ex estrella del canal de las estrellas siguiendo la pista de Enrique Peña Nieto para amacizarse como presidenciable.

Graco Ramírez, de Morelos, el góber macho a quien le valen los feminicidios y todavía así sueña con la candidatura presidencial.

El gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, pasará a la historia como el góber arrepentido que, reconoce, desvió fondos federales para el pago de gasto corriente; “pero ya no lo haré, porque es ilegal”.

Tal cual, que Jesús de Nazareth siga iluminando al góber de Veracruz para que ejerza el poder de una manera generosa y solidaria.

EL GÓBER GENEROSO…

Generoso y solidario, por ejemplo, fue con los llamados Chamacos de la fidelidad (Jorge Carvallo junior, Érick Lagos, Adolfo Mota y Alberto Silva, y de paso, la Juana de Arco del siglo XXI), a quienes su fama pública los liga a un enriquecimiento inexplicable, y sin embargo, el góber generoso y solidario aplicó con ellos el principio francés de dejar hacer y dejar pasar.

Generoso y solidario fue, también, con la chiquilla de 23 años de edad, Carla Enríquez, hijita de la diputada Gladys Merlín Alor, a la que nombró subsecretaria de Fomento Ambiental, sin perfil, sin currículo, sin experiencia, sin fogueo, sin visión de Estado.

Más generoso y solidario fue con Dominga Xóchitl Tress (se enfurecía con las secretarias cuando en los oficios le ponían Dominga) a quien nombró directora de Espacios Educativos.

Más ídem fue con Ainara Rementería Coello, entonces directora del DIF, por aquel elefante blanco de 8 millones de pesos de la Casa de la Tierra que una semana después, la alcaldesa Carolina Gudiño Corro declaró en el abandono.

Y más, mucho más, ídem fue con Ana Guadalupe Ingram, primero, para cambiarle el nombre; segundo, para nombrar directora de Radio, y luego, diputada local, y después candidata a la curul federal, donde fuera derrotada, y en nombre de la generosidad solidaria, inculpar (y cesar) a los políticos enanos culpables de su descarrilamiento electoral.

Generoso y solidario también fue, por ejemplo, con Gerardo Buganza, todo por su pleito con Miguel Ángel Yunes Linares, y lo que le valió su nombramiento como secretario de Gobierno en dos ocasiones, secretario de Infraestructura y Obra Pública y candidato independiente al trono imperial y faraónico.

De igual manera ha sido ídem con Gabriel Deantes Ramos, Édgar Spinoso Carrera y Vicente Benítez, a quienes despidió de sus cargos públicos por defraudar mi confianza y como aguantaron vara (se fregaron la lana; pero salpicaron) fueron reinstalados como secretario de Trabajo, diputado federal y Oficial Mayor de la SEV… camino a la candidatura priista a diputado local por el distrito de Los Tuxtlas.

Más, mucho más generoso y solidario fue, ha sido, es, será con Fidel Herrera Beltrán, porque nunca, jamás, interpuso una denuncia penal por “el desorden administrativo y caos financiero” en su sexenio, aun cuando, claro, también formó de aquel gabinete derrochador y dispendioso como dijera el secretario General de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado.

Etcétera. Etcétera.

Tal cual, pues, queda claro: el góber es generoso y solidario.

Pero, porfis, que nadie lo presione, digamos, para el pago de deudas pendientes porque, además, ya lo advirtió: “No se pagará a los acreedores…(nomás) porque gritan”.

Por eso ha de entenderse, por ejemplo, el silencio ominoso de la mayor parte de los magnates periodísticos ante la realidad crujiente de cada día que la publican, cierto, quizá, y en todo caso, en la página 40, a una columna, en la parte inferior, con un titular light, esperando que les paguen los más de dos mil millones de pesos que les deben.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir