El muro de Trump costaría hasta 285 mil mdd; si gana, México tendría que pagarlos

Donald Trump, el precandidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, podría representar una verdadera amenaza para México en caso de ganar las elecciones en su país, coinciden importantes medios internacionales como The Economist y The Washington Post.

Al mismo tiempo señalan que el multimillonario podría desinflarse como un globo al comenzar la contienda contra los demócratas, quienes podrían tener como posible abanderada a la ex Secretaria de Estado, ex Senadora, y ex Primera Dama, Hillary Diane Rodham Clinton.

El discurso de odio racial ha resultado hasta ahora una excelente publicidad para Donald John Trump, de 69 años de edad y dueño de una fortuna personal de 4 mil millones de dólares, quien ha declarado la guerra a los mexicanos. Culpar a México de los principales problemas de Estados Unidos, sociales o económicos, le ha traído redituables ganancias políticas, resume la prensa internacional.

También ha hecho renacer el miedo entre los 33 millones de mexicanos que viven en EU, ante lo que es una oferta política de ultra derecha. Y a pesar de que el voto hispano en Estados Unidos representa el 11 por ciento del electorado y que fue clave para las victorias de George W. Bush y Barack Obama, Trump no ha dejado de lanzar críticas contra este sector.

Muchos se han manifestado en contra de su principal bandera de campaña, hasta el famoso periodista y presentador de televisión estadounidense, Larry King, quien arremetió en México contra el empresario, descartando que llegue a la Casa Blanca. Incluso comparó a Trump con un accidente automovilístico, pues dijo que cuando ocurre un percance, la gente se detiene a ver.

“Lo que está haciendo ahorita es terrible. Me siento triste por mi país porque ha tomado un hilito de una cosa muy pequeña y lo ha hecho grande atacando a los inmigrantes. Dijo que México nos manda a sus violadores, como si aquí dijeran: atención todos los violadores, ¡a la estación de autobuses!, ¡se van a ir a Estados Unidos!, ¡adelante!, ¡pásenle!, ¡es absurdo!”, remarcó King.

Analistas, en EU y en México, se han cuestionado sobre las reales implicaciones de un personaje que ha sido apoyado públicamente, por ejemplo, por líderes del Ku Klux Klan (KKK) – un grupo de organizaciones de extrema derecha en EU, creadas en el siglo XIX, inmediatamente después de la Guerra de Secesión, y que promueven principalmente la xenofobia, la supremacía de la raza blanca, la homofobia, el antisemitismo, el racismo y el anticomunismo -.

Hay pocas respuestas, pero entre ellas está la que dio el periodista de origen mexicana Jorge Ramos Ávalos, actual presentador del Noticiero Univisión que se transmite en Estados Unidos y en 16 países de Latinoamérica.

Ramos, quien recientemente fue expulsado de una rueda de prensa del republicano Trump, se opone de forma férrea a la construcción de un muro en la frontera de Estados Unidos con México.

“Es una idea completamente absurda”, ha dicho Ramos quien piensa que no funcionará para lo que Trump piensa que lo hará: contener a los migrantes. “¿Por qué querrías construir un muro de mil 900 millas entre México y Estados Unidos si casi un 40 por ciento de todos los inmigrantes vienen en avión y se quedan en el país [Estados Unidos] más allá del tiempo que les permiten sus visas?”.

Además, el periodista latino, con base a datos obtenidos por el diario The New York Times, ha dicho que el muro fronterizo que abarcaría 3 mil 234 kilómetros de extensión podría costar 20 mil millones de dólares, un gasto que no serviría de mucho para contener a los migrantes, si tal como lo afirma Ramos, están llegando muchos más chinos que mexicanos por la frontera este de EU.

¿CUÁNTO CUESTA EL MURO Y QUIÉN LO APOYA?

En este momento, de acuerdo con datos del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, sólo el 66 por ciento de la frontera cuenta con muro construido (unos 2 mil 100 kilómetros), y de ese tramo, 59 kilómetros cuenta con cerca de doble capa, lo que ha costado cerca de 2 mil 500 millones de dólares. Además, según estimaciones oficiales, construir una milla (1.609344 kilómetros) cuesta 7.1 millones de dólares.

En fechas recientes, el Senador republicano de Texas, Ted Cruz, envío preguntas especificas sobre el muro fronterizo al Comité Judicial del Senado, a lo que este respondió que la Patrulla Fronteriza sugirió que un muro de doble capa funciona mejor, ya que los informes indican que los inmigrantes ilegales pueden escalar fácilmente las cercas individuales.

Sin embargo, otros medios como el semanario británico The Economist, afirma que según sus cálculos, dicho muro podría llegar a costar 285 mil millones de dólares, un promedio de 900 dólares en nuevos impuestos para cada uno de los ciudadanos estadounidenses.

En fechas recientes, la empresa de sondeos YouGov realizó un ejercicio de opinión que arrojó como resultado que la mayoría de los estadounidenses (64 por ciento a favor y sólo el 27 por ciento se opone) apoya la construcción de una valla con México.

Incluso los demócratas están divididos en partes iguales (44 por ciento contra 43 por ciento), mientras que la gran mayoría de los independientes (65 por ciento) y los republicanos (87 por ciento) apoyan un muro en la frontera mexicana.

Cuando se trata de la proposición “improbable” de un muro en la frontera canadiense, YouGov encontró que la mayoría de los estadounidenses (55 por ciento) se oponen a hacer una barda que lss separe de sus vecinos del norte.

La frontera con Canadá ha estado durante mucho tiempo sin vigilancia, y a menudo sin control. A diferencia de la sur, la frontera norte de EU es casi invisible, dice la empresa.

TRUMP SE AFERRA AL MURO

A pesar de que el magnate ha afirmado que es el gobierno de México el que debería pagar dicho muro fronterizo, los funcionarios mexicanos le han asegurado que no lo harán.

“Bill, ellos están haciendo una fortuna, México está haciendo una fortuna a expensas de Estados Unidos, se están convirtiendo en una nueva China en cuanto a sus tratados de comercio exterior, nos están matando en la frontera”, le dijo el mes pasado Trump a Bill O’Reilly, presentador de Fox News.

“Ustedes me van a amar en términos de inmigración y de la inmigración ilegal [sic]. Estamos construyendo un muro. Nadie va a pasar a través de mi muro. Trump construye muros. Yo construyo muros. Nosotros estamos construyendo un muro que va a ser muy fuerte. Va a ser muy sólido, va a ser patrullado”, dijo el multimillonario a principios de agosto en Iowa.

Su discurso ha obligo a otros precandidatos republicanos a emularlo, por ejemplo, al Gobernador de Wisconsin, Scott Walker, quien como Trump, se ha ubicado entre los cuatro primeros lugares de popularidad de los sondeos con posturas muy similares a la del magnate.

“Por supuesto que es falso”, reviró después Eduardo Sánchez, entonces portavoz del presidente Enrique Peña Nieto, en una entrevista con Bloomberg. “Refleja una enorme ignorancia de lo que representa México y también la irresponsabilidad del candidato que lo dice”.

Sánchez señaló que el gobierno no ha tomado como propuestas serias las declaraciones de campaña de Trump, ya que “la mayoría de los mexicanos que viven en los Estados Unidos respetan las leyes del país, y los inmigrantes forman una parte importante de los trabajadores estadounidenses”, agregó, contradiciendo a Trump, quien ha dicho en reiteradas ocasiones que México envía violadores y delincuentes a los Estados Unidos.

The Economist coincide en que los planteamientos del multimillonario inmobiliario no son muy serios y tampoco tan tomados en cuenta. “Su popularidad y su fama se refleja en la amplia cobertura que ha estado disfrutando de los medios de comunicación. Sin embargo, sus propuestas políticas, así como son, han tenido menos atención”, afirma el semanario.

Entre sus “peligrosas” promesas y propuestas en caso de llegar a ser Presidente de Estados Unidos, está (además de obligar a México a pagar un muro en la frontera), incautar todas las remesas derivadas de “salarios ilegales” y “cancelar las visas a directores ejecutivos y diplomáticos mexicanos”, como dijo en una reciente entrevista con el influyente semanario británico.

Además, deportaría a todos los 11 millones de extranjeros que viven en Estados Unidos sin documentos legales [aunque va a tratar de dejar que los “muy buenos” volver rápidamente], y pondría fin a la ciudadanía automática para los hijos de inmigrantes sin papeles legales nacidos en territorio estadounidense.

Eso, si llega a Presidente. Aunque puede ser que no llegue. “La fantasía Trump se desvanecerá en algún momento –cree el semanario británico–. [Pero] ya puso a esa democracia en un verdadero aprieto”, abunda.

Las últimas encuestas disponibles dicen que Trump ya encabeza las preferencias presidenciales entre los republicanos -hasta por 11 puntos de ventaja sobre Jeb Bush, su más cercano competidor-. Pero, además, ya escaló por encima de Hillary Clinton, la favorita entre los demócratas, quien ha venido perdiendo terreno.

The Economist afirma que los líderes republicanos no saben cómo detener a Trump, y que esto es en parte su propia culpa. “El suyo, es un gobierno más pequeño, pro empresarial, que gana las elecciones haciéndose pasar por un insurgente contra el gobierno. Ahora esos líderes se enfrentan a las consecuencias: millones de votantes deslumbrados por un showman que presenta la próxima elección como una toma hostil, ofreciendo devolver el brillo a Estados Unidos como si el Congreso, la Corte Suprema y los límites al poder presidencial fueran meros detalles a negociar”.

EL MURO TAMBIÉN AFECTARÁ LA VIDA SILVESTRE

El diario californiano The Desert Sun publicó que el muro fronterizo que mediría casi 3.5 metros de altura, no sólo afectaría el tránsito humano y vehicular, sino que la vida silvestre también a la vida silvestre en ambos lados de la frontera.

“En términos generales, las poblaciones de fauna prosperan mejor cuando sus movimientos, migraciones y emigraciones se dan sin restricciones. Dicho más simplemente, los individuos de cualquier especie tienen más probabilidades de prosperar cuando pueden ir a donde ellos quieren, cuando quieren. Esto maximiza las oportunidades para encontrar los mejores recursos alimenticios, descubrir lugares para esconderse de los depredadores y las inclemencias del tiempo, y, lo más importante, para la supervivencia a largo plazo, de la raza con miembros sin relación de su especie”, publica el rotativo local.

El diario afirma que los animales cuyas poblaciones están restringidas en sus movimientos por barreras, tienen menos posibilidades de hacer estas cosas, por lo que sufren un mayor riesgo de disminución en su número o en su extinción.

“Como los seres humanos continúan expandiendo nuestro impacto sobre la Tierra, las barreras artificiales que dispersan a los animales, tienen un efecto negativo exponencial en la supervivencia de casi todas las especies”, destaca.

Ciervos, zorros, tejones, entre muchas otras especies que se mueven y viven a lo largo de la frontera, se verían afectados por una barrera no natural construida por el hombre, indica The Desert Sun.

(Con información de Sin Embargo)

00
Compartir