El Pato de Tuxpan, Alberto Silva: robar embarrando a la prensa

Vival, extremadamente vival, Alberto Silva Ramos lo mismo se muestra patán y misógino, que le hinca el diente al dinero ajeno, a los recursos públicos, embarrando a quien sea y si es a la prensa, mejor.

Suma ya dos casos el líder del PRI en Veracruz que exhiben que su paso por la Coordinación de Comunicación Social, disparatado vocero de Javier Duarte, fue un lucrativo negocio de más de seis ceros con evidentes huellas de corrupción.

José Verástegui Vera, director de El Centro de Noticias, pone el dedo en la llaga y lo exhibe: Silva Ramos, alias el Cisne o El Pato de Tuxpan, lo incluyó en una lista de medios a los que el gobierno de Veracruz les compró espacios de publicidad y al que habría pagado 4 millones de pesos. Pero no hay tal.

Es, diría el clásico, un volcán en vías de entrar en actividad y consecuentemente de hacer erupción.

Verástegui Vera señala que a petición del Partido de la Revolución Democrática, “el Tribunal de la Contencioso Administrativo mantiene abierto un juicio donde se investigan denuncias presentadas por medios de comunicación que presuntamente habrían cobrado millonarias sumas por publicitar al estado, lo que nunca sucedió”, reseña el portal Plumas Libres.

Agrega Verástegui Vera:

“Yo le reclamé a Alberto Silva esta situación y lo negó. Aparte de corrupto, resulta que ahora no se acuerda”.

Sostiene que “está comprobándose que metió facturas apócrifas para poder cobrar dinero que nadie sabe qué uso le daría”.

Según información que fue surgiendo a medida que se investigaba, las facturas que supuestamente habría cobrado el director de Centro de Noticias, importan 4 millones de pesos. Pero en realidad “no recibió un solo peso”, dijo Verástegui Vera.

Y revela que la misma treta usó con los periódicos Reforma, La Jornada, Milenio, El Universal y otros más.

A la periodista Claudia Guerrero, autora de la columna Entre lo Utópico y lo Verdadero y directora del portal Periódico Veraz, le fue igual. Un día le soltaron una carretada de lodo por la aparición de una factura con un monto superior al millón de pesos, que obviamente ella no cobró.

Crítica feroz de Javier Duarte, de la mano de Claudia Guerrero se han escrito investigaciones detectivescas que han dado cuenta de los negocios y trastupijes de la familia real, las primas políticas del gobernador, y analogías como la del gusanillo incomprendido, falaz gobernante que se enriquece, sobre la cadena de adeudos a empresarios, pensionados, ayuntamientos, becarios, adultos mayores, los fraudes de cuello blanco, la transa desde el círculo de poder. Su crítica no sólo es contundente sino sustentada en documentación oficial.

En respuesta, el gobierno de Veracruz la embiste, la ataca, desacredita sus dichos, suelta a sus perros de presa, miserables que por una paga lanzan denuestos de tan baja moral como los que se encargan de financiarlos desde la sede del duartismo.

Uno de ellos fue el “hallazgo” de una supuesta transferencia de recursos desde el gobierno de Veracruz a favor de Claudia Guerrero por la difusión de actividades de la Secretaría de Seguridad Pública.

En agosto pasado inició el ataque. Se hizo público el supuesto pago por un millón 136 mil 800 pesos, de fecha 24 de abril de 2014, apenas un mes después que asumió el cargo de vocero del gobernador. De mercenaria no se bajaba a Claudia Guerrero y era señalada de haber cobrado y pese a ello, mantener su línea crítica hacia Javier Duarte.

Tiempo atrás, el 4 de agosto de 2013, Claudia Guerrero había exhibido una de las facetas del Pato de Tuxpan en su relación con la prensa desde que era alcalde de Tuxpan:

“Medios de comunicación estatales —escribió— se quejan de la falta de seriedad de Alberto Silva con el pago de facturas de publicidad municipal. Acepta inserciones periodísticas y luego, niega pagar éstas, con la excusa de que el Ayuntamiento de Tuxpan enfrenta graves problemas de liquidez presupuestaria… Y en su loco actuar, Silva Ramos ventilaba en Redes Sociales sus obras y logros municipales a un día de la pasada elección estatal en Veracruz… Acción que fue cuestionada por la que aquí escribe y fuimos borrados y bloqueados de su lista de amigos, de forma inmediata y se hizo evidente el delito electoral como servidor público… Lo lamentable, que el ‘Cisne’, conocido así por su fragilidad mental, se siente protegido por una impunidad y complicidad desmedida, gracias a la amistad entrañable con Javier Duarte de Ochoa… Y Veracruz no se beneficia con oscuros compadrazgos…”.

El 15 de septiembre, hará dos meses y medio, la autora de Entre lo Utópico y lo Verdadero reveló que fue Juan Manuel del Castillo, subsecretario de Finanzas y Administración, cercanísimo a Javier Duarte, quien halló dos expedientes que evidenciaban los trastupijes de la ex vocera María Georgina Domínguez Colío y su sucesor, Alberto Silva, el Pato de Tuxpan.

“En otro expediente y en la misma reunión —señaló Claudia Guerrero—, el sucesor de Madame Gina, Alberto Silva Ramos, aparentemente había desviado recursos por cerca de mil millones de pesos… Increíble cifra y les aseguro, ser cierta… A la llegada de Silva Ramos a la CGCS, el tuxpeño pagó culpas ajenas, liquidando facturas atrasadas a molestos medios de comunicación, por la falta de seriedad de Gina Domínguez y además, hizo convenios en cantidades estratosféricas con prensa oficialista, para realizar una estructura de medios, con miras a la campaña electoral a diputado federal, en el distrito de Tuxpan… Pero algo salió mal…

“Desde la oficina principal de Palacio de Gobierno se anunció la candidatura de Silva a la diputación federal y entonces, al no tener recursos para la estructura, campaña y movilización electoral, Alberto Silva inició con el atraso de pagos a medios de comunicación, desviando éstos, para el distrito de Tuxpan… Al final, el dispendio descomunal en una campaña millonaria, hizo ganar a Alberto Silva Ramos en su tierra…

“Lo interesante de esto, líneas arriba habíamos explicado que eran dos expedientes, uno está en el escritorio de Javier Duarte de Ochoa y el otro, fue literalmente regresado a la Secretaría de Finanzas… La orden era tajante… Alberto Silva no sería tocado…”.

Formato 7, portal dirigido por el periodista Manuel Rosete, cita lo hallado por el representante del PRD ante el Instituto Nacional Electoral, Pablo Gómez, en torno al robo de recursos y falsificación de facturas de medios de comunicación del hoy líder estatal del PRI y favorito de Javier Duarte para sucederlo en la gubernatura.

“El excoordinador general de Comunicación Social de Gobierno del Estado, Alberto Silva, es señalado por medios por ‘falsificar facturas’ y presentar firmas apócrifas en supuestos convenios millonarios en el período febrero 2014 a su separación del cargo para postularse para la diputación federal.

“Pablo Gómez, representante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) ante el Instituto Nacional Electoral (INE) descubrió esta ‘maniobra’ de Silva Ramos, que representa cientos de millones de pesos sacados de Comunicación Social para campañas de los candidatos del PRI, por lo que intenta llevar al plano penal la denuncia presentada ante la autoridad electoral.

“Este miércoles, ante la Sala de lo Contencioso Electoral comparecerán representantes de los medios de comunicación involucrados, ahora como copartícipes de este fraude, a fin de que demuestren legalmente la alteración de documentos y firmas efectuadas por la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno estatal”.

Uña larga la del líder estatal del PRI y aspirante número uno de la cuadra duartista, el delfín de Javier Duarte, que de cuajar como candidato sería, por supuesto, el oponente ideal para quien postule la alianza PAN-PRD, sea Miguel Ángel Yunes Linares o Juan Bueno Torio. Un flan, pues.

Espulgar sobres que contienen el “chayo” de los textoservidores, quemárselos en una parranda, ha sido versión que va y viene en Xalapa. Faltaba saber que vía facturas apócrifas, convenios de publicidad con firmas falsas, tramitados a destiempo, Silva Ramos desvió cientos de millones de pesos hacia su campaña por la diputación federal en Tuxpan.

Ese es el delfín del gobernador para la sucesión. Roba embarrando a la prensa.

Si Al Capone viviera, sería su fan.

Con información de mussiocardenas.com

00
Compartir