El peligro de la extinción de los medios

·       Este 3 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Libertad de Prensa

·       Medios de comunicación sufren la peor crisis en décadas

·       Esta situación se ha vuelto aún más crítica con la pandemia

Por Miguel Ángel Cristiani González

 Este lunes 3 de mayo, además del día de la Santa Cruz que festeja a los albañiles, también se supone que es la celebración del llamado Día Mundial de la Libertad de Prensa, aunque en la realidad que estamos viviendo, ya es muy poco, casi nada, lo que se puede conmemorar en el marco de la crisis económica más dramática de las últimas dos décadas, producto del desarrollo de las nuevas tecnologías, los cambios de hábitos de las nuevas audiencias y a la reducción dramática de los ingresos por publicidad.

Tal y como lo acaba de decir Jorge Canahuati, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Grupo Opsa, San Pedro Sula, Honduras, ante el Foro Regional para América Latina y el Caribe de la Unesco este 30 de abril de 2021.

En la descripción del panorama actual que se está enfrentando por los medios, El presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa afirma que esta situación se ha vuelto aún más crítica con la pandemia. Todos los medios, además de lamentar a sus víctimas, tuvieron que achicar sus operaciones. Muchos medios desaparecieron, dejando sin información a comunidades enteras.

Recordó el discurso del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, sobre que esta crisis trae aparejado el peligro de la “extinción de los medios” debido al declive financiero de sus operaciones, con pérdidas estimadas en 30 mil millones de dólares en el último año.

Ante ese panorama, Guterres convocó a la comunidad internacional a actuar -estados, sector privado y sociedad civil- “para asegurar fondos y apoyo suficientes” para mantener al periodismo como fuerza esencial de una democracia y que las sociedades no queden “irremediablemente dañadas”.

Comentó en su mensaje que desde la SIP venimos marcando el camino sobre esta revalorización de los medios de comunicación. Por un lado, corresponde a la propia industria bregar con su propia sostenibilidad a través de la innovación y nuevos modelos económicos viables, como lo ha venido haciendo.

Por otro lado, los gobiernos y las organizaciones multilaterales deben crear políticas públicas que garanticen la viabilidad de medios de comunicación independientes y robustos. Los gobiernos europeos son buen ejemplo, habiendo adoptado medidas de apoyo económico y financiero de carácter transparente, no discriminatorias y respetuosas de la independencia de los medios.

Hace días, elogiamos al gobierno de Colombia por ser el primero de América Latina en avanzar con una política específica para los medios. Ha incluido en el presupuesto de este año un fondo de 24 millones de dólares para la transformación digital de los medios, que se busca distribuir con garantías de equidad y transparencia. También hemos elogiado un proyecto de ley en el Congreso de ese país que busca crear medidas más permanentes, por ejemplo, creando estímulos tributarios para los anunciantes, considerando que la publicidad es un atributo potenciador de la economía general, e incentivos para la contratación de periodistas durante los próximos cuatro años.

También, en el ánimo de nuestra Declaración de Salta, hemos observado como positiva la decisión del Parlamento de la Unión Europea para que las plataformas digitales compensen a los editores periodísticos por el uso y beneficio que obtienen por la distribución de los contenidos noticiosos, contenidos que tienen elevados costos de elaboración para los medios.

Aplaudimos la ley dictada en Australia en febrero -Código de Negociación de Medios y Plataformas Digitales- que exige que las plataformas y los editores de medios se sienten a negociar el precio de los contenidos que las plataformas usan para generar cuantiosos ingresos publicitarios, en detrimento de la economía de los medios.

Estas legislaciones pueden servir de modelo para que otros gobiernos de las Américas adopten políticas públicas similares.

También, como indicó Guterres, organismos multilaterales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento y el Banco Centroamericano de Integración Económica, entre otros, además, de organizaciones y empresas privadas, etc… deben asumir esta responsabilidad de apoyar al periodismo y a los medios de comunicación, ya que la viabilidad y de su permanencia depende la salud de las naciones libres y democráticas.

En recientes reuniones, la asamblea de la SIP aprobó las siguientes resoluciones sobre la sustentabilidad de medios de comunicación, convocando a diferentes actores a la acción: Australia, medios de comunicación y plataformas digitales y Sostenibilidad.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa que se celebra este 3 de mayo, fue instaurado en conmemoración de la Declaración de Windhoek, documento que contiene principios sobre la defensa de la libertad de prensa, redactado en 1991 durante una reunión de periodistas africanos impulsada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view?website#2

00
Compartir